AUTOR

Jose Luis Valls

Director técnico de aviNews.

Diamond V

El correcto control de la coccidiosis sigue siendo hoy en día el punto más conflictivo en el mantenimiento de la integridad intestinal, a pesar de los numerosos productos alternativos y vacunas que se utilizan en el mercado avícola. Como consecuencia de la acción casi siempre solapada de los coccidios, la salud intestinal se ve afectada por la intervención bacteriana sobre las células de la mucosa. Clostridium, salmonellas y los propios coccidios forman uno de los tríos que actualmente complican la integridad intestinal, más cuando se esta trabajando en una fase de reducción del uso de antibióticos

Es necesario tener en cuenta las interacciones que en el intestino se producen y que pueden permitir que los coccidios prosperen favoreciendo el daño de las células epiteliales, el posterior incremento de la producción de citoquinas y más tarde la afectación a las células caliciformes productoras de moco, desarrollando un proceso de enteritis necrótica.

Hoy en día, los cambios que se están produciendo en las preferencias de los consumidores y de las grandes cadenas de distribución presionan a los productores de aves de corral a eliminar el uso de antibióticos

De momento se ha producido un incremento en el número de lotes de aves con alteraciones en su integridad intestinal que ha hecho que la industria avícola investigue cada día más con productos alternativos que solucionen las disbiosis producidas. Las diferentes especies patógenas de Eimeria infectan en diferentes ubicaciones en el intestino de las aves y de ello va a resultar una disminución de su crecimiento o incluso la muerte del ave.

Distintos trabajos de investigación nos señalan que las principales especies de coccidios, como E. acervulina, E. tenella y E. máxima, sobre todo esta última, tienen una fuerte influencia en la posible colonización de salmonella spp. Las investigaciones han demostrado también que la enteritis necrótica no necesariamente predispone a una mayor colonización de salmonella spp. y cuando se controla E. tenella, la colonización de Salmonella Heidelberg es significativamente menor –Hofacre,2007 J Appl Poult Res.–

Se sabe que el uso de vacunas de coccidios, aunque sean atenuados, tiene influencia sobre la integridad intestinal.

La replicación necesaria que tienen que tener los parásitos para producir la inmunidad deseada puede a veces resultar en un daño importante en las células de la mucosa – sobre todo E. máxima – y favorecen la acción de los clostridium con lo que se puede desembocar en una disbacteriosis como mínimo, que suele necesitar de un tratamiento para volver a la normalidad intestinal. Una ventaja del uso de vacuna de coccidios es que la prevalencia de Salmonella en pollos de engorde vacunados ha sido de un 17% menor que en las aves de control no vacunadas de coccidiosis y del 16% más bajo que en los pollos de engorde tratados con ionóforos.

patología aviar

En los últimos años se ha estudiado de forma intensa la actividad del intestino, desde las enzimas digestivas, ácidos secretados, bacterias intestinales necesarias o bacterias posiblemente patógenas y parásitos como los coccidios que se aprovechan de cualquier situación que produzca una acción favorable para su intervención. Se sabe que el Clostridium perfringes y su familia son una parte normal de la posible flora intestinal de los pollos sanos. Pero cuando los coccidios actúan, las bacterias comienzan a multiplicarse e incluso a producir toxinas que agravan más la situación intestinal, facilitando la morbilidad de las aves y el crecimiento pobre a causa de una deficiente conversión o incluso conducirá a la muerte de las aves.

De los estudios realizados sobre la flora del ciego se afirma que el 70 % de sus bacterias son pertenecientes a la familia Clostridiaceae y un 10 % a Lactobacillus spp. En cambio del estudio del resto de la flora intestinal se constata que es Lactobacillus spp el más predominante con un 70 % (bacterias productoras de ácido láctico ) y Clostridium solo esta representado con un 10 %. Es decir, mismos tipos de bacterias presentes pero en proporciones muy distintas

Hay que tener en cuenta además que el ciego es la fuente de muchos microorganismos de la flora bacteriana normal del intestino delgado debido a la retroperistalsis de los intestinos. Este movimiento inverso del contenido cecal hacia arriba en el intestino delgado se produce de manera frecuente, lo que hace que una buena salud cecal sea importante para la salud general de los intestinos de las aves.

 

Debemos de recordar que el intestino del pollo es un órgano complejo constituido por un equilibrio de bacterias, virus y protozoos. Cuando un agente patógeno como las coccidias alteran este delicado equilibrio, entonces la flora normal bacteriana se ve afectada de manera adversa. Las bacterias patógenas pueden ser una parte pequeña pero normal de la flora bacteriana del intestino de un pollo sano. Para evitar que se conviertan en una parte más grande de la flora cecal normal, es fundamental que todos los segmentos de la flora intestinal pueden manejarse.

El complejo ecosistema del intestino del pollo comienza a comprenderse y a medida que se incremente nuestro conocimiento, estaremos en mejores condiciones para minimizar las enfermedades intestinales y tener un lote de aves que crezca de manera más eficiente al tiempo que se proporcionará alimento sano y más seguro para los consumidores

Mientras tanto, uno de los pasos más importantes que los productores pueden tomar para reducir y controlar la coccidiosis es mantener una cama seca y en buenas condiciones.



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Junio 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube