17 Mar 2020

Vacunas de laringotraqueítis infecciosa, cómo evaluar la protección y programas de vacunación

Laringotraqueítis


AUTOR

Daniel Maekawa

Mari Carmen García

Diamond V

Contenido disponible en: English (Inglés)

La Laringotraqueítis (LT) es una enfermedad respiratoria aguda que afecta la producción avícola a nivel mundial. La enfermedad es causada por Gallid alphaherpesvirus tipo I (GaHV-1), mejor conocido como el virus de la Laringotraqueítis infecciosa (VLT).

Las principales características de la enfermedad en su forma más aguda son dificultad respiratoria severa acompañada por traqueítis hemorrágica, rinitis mucoide y conjuntivitis. La enfermedad es controlada por medio de vacunación y medidas de bioseguridad.

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LAS VACUNAS CONTRA LT 

Vacunas Viva Atenuadas

Vacunas en embrión de Pollo (CEO)

Las vacunas fabricadas en embrión de pollo (CEO), fueron las primeras en ser desarrolladas y utilizadas para el control de la enfermedad.

 

A pesar de su alto potencial para revertir a un estado de virulencia        (Fig. 1 y 2), causar reacciones post vacunales y perdidas en producción, las vacunas de embrión continúan en vigencia debido a la excelente protección que ofrecen. En los Estados Unidos, en zonas de alto desafío y de alta densidad avícola durante brotes severos de la enfermedad las vacunas de embrión son una herramienta importante en el control de la enfermedad.

Vacunas en Cultivo Celular (TCO)

Las vacunas fabricadas en cultivo celular (TCO), cronológicamente fueron las segundas vacunas en emerger para el control de la enfermedad.

Esta vacuna fue atenuada por medio de pasajes sucesivos en cultivo celular. A diferencia de las vacunas de embrión, el potencial de la vacuna de cultivo celular de revertir su nivel de virulencia y de generar reacciones post vacunales es mucho más limitado (Fig. 1 y 2).

Para obtener una mejor protección, la vacuna de cultivo celular debe ser administrada por gota ocular y no por métodos masivos (agua de bebida, aspersión).

Vacunas Recombinantes

Vacuna recombinante de Herpesvirus  de Pavo – Laringotraqueítis (rHVT-LT)

Las vacunas recombinantes en vector herpesvirus de pavo con antígenos de Laringotraqueítis o Laringotraqueítis más el virus de Newcastle (rHVT-LT & rHVT-ND-LT) constituyen otra alternativa para el control de la enfermedad. A diferencia de las vacunas vivas atenuadas, las vacunas recombinantes en vector HVT no ganan virulencia, no inducen reacciones respiratorias y no se transmiten de ave a ave. Por lo tanto, son vacunas de bajo riesgo y muy seguras para su uso.  También, las vacunas recombinantes de LT en vector HVT inducen inmunidad duradera y tienen la ventaja de poder suministrarse en la planta de incubación, evitando manejos adicionales en el campo.

Vacuna Recombinante Viruela aviar – Laringotraqueítis (rFPV-LT)

Las vacunas recombinantes en vector de viruela (FPV) fueron aprobadas para su uso comercial antes que las de HVT. Estas vacunas pueden administrase tanto en la planta de incubación, así como en crianza vía punción en el ala, ofreciendo una importante opción como vacuna de refuerzo en el campo para aves de vida larga.

Por otro lado, una importante limitación de esta vacuna es que su eficacia contra LT puede ser comprometida en casos donde exista una previa exposición al virus  de viruela aviar.

Vacunas Inactivadas

En la actualidad el uso de vacunas inactivadas para el control de ILT es bastante limitado, a pesar de ser una alternativa inocua              para el ave.

El motivo principal se encuentra fundamentado en que las vacunas inactivadas confieren principalmente inmunidad de tipo humoral, mientras que para la resistencia de la enfermedad se requiere esencialmente de inmunidad celular.

 

Otras de las desventajas que conllevan el uso de vacunas inactivadas son los gastos adicionales por mano de obra debido a la necesidad de administrarse individualmente y la presencia de reacciones inflamatorias en el lugar de aplicación.

A continuación, se presenta un cuadro resumen con las características generales de las vacunas de Laringotraqueítis comercialmente disponibles (Tabla 1).

Laringotraqueítis

PARÁMETROS POR CONSIDERAR EN LA EVALUACIÓN DE PROTECCIÓN PARA VACUNAS CONTRA ILT

Con la finalidad de evaluar experimentalmente el nivel de protección de las vacunas contra LT, los siguientes parámetros después de un desafío son evaluados en el laboratorio:

Signos Clínicos

Para la evaluación de signos clínicos, manifestaciones clásicas de la enfermedad como conjuntivitis (Foto 1), dificultad respiratoria (Foto 2) y letargo (Foto 3) son tomadas en cuenta.

La severidad de signos clínicos es relativamente cuantificada usando la escala de puntajes:

  • Normal
  • Leve
  • Moderado
  • Severo

Cada ave recibe una puntuación que refleja la suma de signos clínicos, luego se estima el promedio de signos clínicos de grupos vacunados y se comparan con el promedio del grupo no vacunado después del desafío para establecer diferencias en el nivel de protección (Fig. 3).

Laringotraqueítis

Carga de genoma viral en la tráquea

A pesar de que la mayoría de las vacunas reducen signos clínicos de la enfermedad por lo tanto caen dentro de un rango de protección de moderado a bueno, no todas las vacunas logran disminuir eficientemente la carga viral en la tráquea después del desafío.

Utilizando la técnica de PCR en tiempo real específico para detectar el genoma del virus de Laringotraqueítis se puede cuantificar la carga de genomas virales en hisopados o raspados traqueales.

En la evaluación experimental se comparan promedios del genoma del virus de desafío en tráquea de aves vacunadas vs. aves no vacunadas antes y durante el pico de signos clínicos (Fig. 4).

Peso Corporal

La medición de ganancia en peso corporal después del desafío bajo condiciones experimentales es un parámetro efectivo para determinar nivel de protección si las aves utilizadas en el modelo experimental son destinadas para alto rendimiento cárnico (pollo de engorde) o si las dietas administradas poseen el volumen calórico requerido para la línea.

Encontrar diferencias estadísticas de ganancia de peso entre aves livianas de postura comercial después del desafío bajo una dieta con volumen calórico moderado o bajo es difícil y por lo tanto no añade resolución al modelo experimental de protección.

Transmisión del virus de desafío

Debido a la incapacidad de algunas vacunas en reducir eficientemente la carga viral después del desafío, existe la posibilidad de que aves vacunadas puedan transmitir y diseminar virus de desafío, manteniendo la circulación del virus de campo, principalmente en áreas endémicas de la enfermedad.

Con la finalidad de demostrar experimentalmente si aves vacunadas contra ILT pueden diseminar el virus de desafío, se introducen aves centinelas (no vacunadas) en grupos de aves previamente vacunadas y desafiadas.

Este modelo nos ofrece la posibilidad de comparar la habilidad de aves vacunadas en disminuir o bloquear la transmisión de virus después de un desafío  (Fig. 5).

Laringotraqueítis

Basado en estudios experimentales donde se consideraron los parámetros de reducción de signos clínicos, reducción de carga viral y transmisión del virus desafío a aves centinelas,    la eficacia de protección de vacunas de LT disponibles comercialmente fueron categorizadas (Tabla 2).

PROGRAMAS DE VACUNACIÓN CONTRA LT

Los diferentes programas de vacunación contra LT varían de acuerdo con el tipo de producción, nivel de desafío de campo y disponibilidad local de vacunas, entre otras razones.

Tipo de Producción

Reproductoras y ponedoras comerciales

En los Estados Unidos, y en la mayoría de los países donde tanto vacunas vivas como recombinantes son permitidas, las reproductoras y ponedoras comerciales son inicialmente inmunizadas con vacuna recombinante rHVT-LT vía subcutánea al día de edad, seguido posteriormente de una vacuna de cultivo celular (TCO) vía gota ocular o de embrión (CEO) vía agua de bebida, entre las 8 y 12 semanas de edad.

En algunos países de Sur América, donde no se permite el uso de vacunas vivas, la mayoría de las reproductoras y ponedoras comerciales son vacunadas con recombinante rHVT-LT al día de edad, seguido por el uso de vacuna recombinante rFPV-LT vía punción en el ala entre las 6 y 10 semanas de edad.

En países donde únicamente las vacunas vivas son utilizadas, reproductoras y ponedoras comerciales son vacunadas dos veces entre las 4 – 9 y 12 – 14 semanas de edad con vacunas de cultivo celular (TCO) o embrión de pollo (CEO). 

Pollos de Engorde

En muchas circunstancias no se justifica vacunar a los pollos de engorde si el desafío de campo es nulo o muy reducido. Sin embargo, en áreas endémicas de la enfermedad, la primera herramienta de elección en la mayoría de los casos es la recombinante rHVT-LT, basado en su practicidad de aplicación en la planta de incubación y la ausencia de perdidas productivas asociadas a reacciones post vacunales.

Por otro lado, en zonas de alto desafío, donde no se puede controlar brotes de enfermedad con vacunas recombinantes y en países como los Estados Unidos o México, donde la crianza de pollos de carne puede extenderse por más de 8 semanas, los pollos de carne son generalmente vacunados con embrión de pollo (CEO) entre los 8 y 12 días de edad vía agua de bebida o usando la combinación de rHVT-LT + CEO.

A continuación, se presenta un cuadro resumen con los programas de vacunación frecuentemente utilizados en Reproductoras – Ponedoras y pollos de carne contra LT, incluyendo una calificación de protección basada en resultados experimentales y observaciones de campo (Tabla 3).

DISPONIBILIDAD LOCAL DE VACUNAS

La disponibilidad de vacunas contra LT varían de acuerdo con cada país y/o región, y se encuentra regido bajo las políticas establecidas por cada entidad sanitaria local. Muchas veces las decisiones que se toman a nivel país sobre el uso de vacunas favorecen o limitan el control de la enfermedad.

De acuerdo a un estudio recientemente publicado (García & Zavala, 2019), de un total de 104 países que proporcionaron información sobre el registro y uso de vacunas de LT, 77 países (74%) usan vacunas de LT de algún tipo.

Dentro de los 104 países:

  • 61 (58.7%) usan vacunas de embrión (CEO)
  • 24 (23.1%) usan la vacuna de cultivo celular (TCO)
  • 51 (49.0%) usan al menos un tipo de vacuna recombinante (rHVT-LT, rFPV-LT, o ambas)
  • 44 (42.3%) usan vacunas rHVT-LT; 32 (30.8%) usan la vacuna rFPV-LT (Fig. 6 y 7).




REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


aviagen
Logo Ceva
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube

 
Síguenos en Youtube AgrinewsTV