05 Jun. 2019

Otros

Otros

Transición adecuada desde los promotores de crecimiento a los aditivos

¿ANTIBIÓTICOS PROMOTORES DE CRECIMIENTO (AGP POR SUS SIGLAS EN INGLÉS), HERRAMIENTAS ÚTILES O PELIGROSAS?

Desde que los animales son criados en condiciones intensivas, los antibióticos son requeridos para controlar infecciones bacterianas, aunque ellos también son bien conocidos debido a su efecto sobre la conversión alimenticia, crecimiento y desempeño productivo.

Esos efectos están relacionados con la actividad antimicrobiana de esas moléculas en el tracto intestinal de los animales:

fue demostrado en los años ochenta que los pollos libres de gérmenes mostraban mejor crecimiento que los pollos con una microflora intestinal comensal fisiológica y no responden a la acción de los antibióticos utilizados como promotores del crecimiento.

Al mismo tiempo, los pollos tratados con AGP tienen un rendimiento en vivo similar al de los pollos libres de gérmenes.

Los AGP ayudan de diferentes maneras al animal durante su vida productiva.

  • Dado que reducen la carga microbiana en el intestino, los nutrientes están más disponibles para el huésped y también hay menos metabolitos producidos por las bacterias que reducen el crecimiento.
  • En segundo lugar, los antibióticos reducen los patógenos, con menos patologías subclínicas, una menor producción de toxinas y un menor costo metabólico para el sistema inmunitario innato.
  • Además, la reducción de la carga microbiana conduce a una pared intestinal más delgada con una mejora en la absorción de nutrientes por parte del huésped.
  • Otra acción de los AGP, estudiada en los últimos años, es su efecto antiinflamatorio. Los AGP, así como los antibióticos utilizados con fines terapéuticos, inhiben diferentes funciones de las células inflamatorias, en particular la producción de citoquinas proinflamatorias, lo que limita su efecto catabólico.

Todos los efectos explicados de los AGP son positivos para el anfitrión y el agricultor. La otra cara es que los AGP también promueven la resistencia a los antimicrobianos.

Esta es la razón por la cual, después de décadas de uso de AGP, hay un aumento alarmante de patógenos resistentes a múltiples fármacos e infecciones bacterianas no tratables.

Y esta es también la razón de la tendencia global a reducir el uso de AGP.

 

¿QUÉ PASA CUANDO SE ELIMINAN LOS AGPS?

La repentina interrupción del uso de AGPs, necesariamente tiene implicaciones en la cría de animales:

  • se produce inflamación intestinal y disbacteriosis, con infecciones sistémicas (frecuentemente difíciles de tratar)
  • menor crecimiento
  • peor desempeño

Las medidas más importantes y simples para poner en acción son:

  1. permiso restringido para ingresar a la granja solo para algunas personas o vehículos necesarios;
  2. desinfección de zapatos antes de la entrada;
  3. ropa dedicada a una sola granja;
  4. limpieza y desinfección precisa de todo el medio ambiente y herramientas de crianza entre dos ciclos de crianza;
  5. un período de tiempo adecuado sin ningún animal en los corrales después de esta desinfección y antes de la introducción de los nuevos animales.

Además, la prevención incluye, por supuesto, vacunas contra las patologías más importantes, que varían según la región geográfica.

 

TAMBIÉN PODEMOS DAR UN PLUS A LOS ANIMALES

Los AGP tienen muchos efectos positivos para el animal anfitrión: se necesita algo similar para reemplazarlos.

En este caso, la nutrición y los aditivos para los alimentos son las herramientas más importantes.

A nivel intestinal es importante modular la microflora, reduciendo patógenos. La actividad antimicrobiana de los ácidos orgánicos es bien conocida: entran pasivamente en las células bacterianas patógenas y tienen actividad tanto bacteriostática como bactericida.

  • Otros agentes antimicrobianos útiles son compuestos idénticos a los naturales: estas moléculas forman poros en la pared celular bacteriana con una fuerte actividad bactericida.
  • Los ácidos orgánicos y los compuestos naturales idénticos (CNI) son buenos agentes antimicrobianos solos, pero son más potentes cuando se combinan: los poros formados por los CNI favorecen la entrada de ácidos orgánicos en las bacterias patógenas, lo que aumenta su actividad.
  • Al mismo tiempo, estas moléculas en combinación también tienen un efecto antiinflamatorio en el epitelio intestinal, mejorando su función de barrera, reduciendo el paso de toxinas y células bacterianas, y disminuyendo la producción de citoquinas inflamatorias.

Así que esta combinación de moléculas tiene todos los efectos positivos de los AGP, sin ser antibióticos.

El único problema es que los ácidos orgánicos y los compuestos idénticos a la naturaleza se degradan en la primera parte del tracto digestivo, por lo que no pueden explotar su actividad donde más se necesita, en el intestino.

aditivos

En primer lugar, previene la rápida degradación de los ingredientes activos y los lleva al intestino.

Al mismo tiempo, permite la liberación lenta de ácidos orgánicos y compuestos naturales idénticos a lo largo de todo el intestino, debido a la granulometría específica del producto para cada especie.

 

Cuando existen otras medidas preventivas zootécnicas (densidad animal, adecuación nutricional, vacíos sanitarios) y veterinarias (bioseguridad, vacunación) y además la dieta está correctamente equilibrada, pero se requiere un mejor rendimiento productivo, AviPlus®P puede brindar el impulso necesario para alcanzar la meta incluso sin utilizar antibióticos como promotores de crecimiento.

 



Deja tu comentario