AUTOR

Marco A. Rebollo

Diamond V

Contenido disponible en: Português (Portugués, Brasil)

Las aves sometidas a estrés calórico son capaces de adaptarse si la exposición es gradual, no obstante, la pérdida productiva sucede tanto por reducción en el consumo como por el trastorno metabólico que se desencadena.

Sabemos que aun cuando contemos con la tecnología más avanzada de control ambiental (casetas aisladas, ventiladas, selladas, con paneles, etc.), dicho control nunca será al 100%, en especial en esos momentos de calor extremo.

Bastan unas horas para causar mortalidades importantes, además del impacto crónico en bajos pesos y conversión pobre.

La zona termo neutral en aves se ubica entre 19 y 25 ºC (DaghirN.J., 1998). En época de calor las temperaturas dentro del galpón climatizado fácilmente rebasan los 28 ºC . Dependiendo de la humedad relativa, estas temperaturas pueden caer en la zona de peligro (<65%HR) y hasta de emergencia (<90% HR) (Baumgard, L. 2013). Al no contar con glándulas sudoríparas las aves dependen en gran manera de la perdida evaporativa por jadeo. Que si se prolonga lleva a una hiperventilación seguida de una descompensación metabólica (alcalosis, desbalance acido-base, inmunodepresión, afección gastrointestinal, etc.) y muerte.

golpe de temperatura en pollosLas aves cuentan además con una densa cubierta de plumas y en el caso del pollo de engorda su relación masa corporal: capacidad ventilatoria es aún más desfavorable.

El manejo que se les da a las aves en época de calor incluye:

  • Bajar densidades
  • Abasto pleno de agua fresca
  • Aumentar el flujo de aire en el galpón
  • Administrar electrolitos
  • Incluso restringir el acceso al alimento previo a las horas críticas
  • Mojar a las aves*

alternativas nutricionales

El uso de aclimatización se ha intentado en algunas zonas tropicales; exponiendo a las aves gradualmente al calor (4 a 5 días, 32 – 35 ºC, Hillerman and Wilson, 1955).

Por el lado de la nutrición también se suelen hacer ajustes preventivos para estrés calórico. Al preparar las dietas para la temporada cálida se deben considerar algunos puntos importantes:

  • Ajustar nutrición al consumo de alimento. El principal factor asociado a las pérdidas productivas por calor es la reducción en el consumo de alimento. No obstante, hay que tener en mente que hay factores asociados a el estrés calórico per se, que se mencionan a continuación. El uso de alimento en pellet ayuda a mantener el consumo y el desempeño.
  • Ajustes de energía y sus fuentes. Rangos mayores de temperaturas implican mayor eficiencia de energía, pero también el riesgo de muerte posterior a su consumo. Eficiencia debido a menores requerimientos de mantenimiento. Incrementar la proporción de energía proveniente de grasas (hasta 21.7% de las calorías para pollo de engorda, Dale & Fuller, 1980) ayuda a reducir el incremento térmico inespecífico

Las aves bajo estrés calórico sufren un cambio metabólico derivado de la liberación de gluco- y mineralocorticoides. Esto implica:

  • Aumento en el metabolismo de las grasas, por lo que es importante no exceder los niveles de energía.
  • Reducción del metabolismo de las proteínas (Waldroup et al, 1970), aunque no el aumento en requerimiento de aminoácidos. Por ello la formulación por aminoácidos digestibles es fundamental (Brake et al, 1998).
  • Pérdida de minerales: Ca, Na, K, Zn, Fe y Cr (El Husein, 19981, Klassing 1988, Sahin et al. 2005). Por lo que se deben considerar niveles óptimos, y usando fuentes de lata biodisponibilidad.

Es importante considerar los más iones posibles para establecer un adecuado balance electrolítico (mEq/Kg); Na, K, Cl, Ca, fosfatos, sulfatos, Mg. De ser posible contar con los análisis de los ingredientes y agua en cuanto a su contenido, para lograr mayor precisión.

Aumentar los niveles de vitaminas A, E y C ha sido de ayuda ( Moreng, 1980, Cheville, 1970, Njoku, 1984).

La administración de bicarbonato de sodio puede ser de utilidad como fuente compensatoria de sodio sin agregar más cloro, y ha sido controversial con respecto a su efecto como fuente de carbonatos.

El uso de vit. C ha probado ser de ayuda.

Recientemente se ha desarrollado el uso combinado de zinc y cromo (III) unido a aminoácidos (complejos metal aminoácidos, Availa®Mins, Zinpro Corp.).

En un estudio hecho en broilers Ross 308, sometidos a estrés calórico de 21 a 35d (33ºC, 85%HR) al ser comparados con un testigo que tenían picolinato de cromo a los 35d., se observaron mejoras en:

  • Ganancia de peso
  • Conversión alimenticia
  • Rendimiento de pechuga
  • Niveles de albumina e inmunoglobulinas

Previos estudios han demostrado mejoras en salud intestinal con el uso de esta fuente de zinc por preservar las uniones estrechas en el intestino (Peirce, S. et. al. 2013).

nutrición animal
nutrición animal

 

Las aves sometidas a estrés por calor son capaces de adaptarse si la exposición es gradual, no obstante, la pérdida productiva sucede tanto por reducción en el consumo como por el trastorno metabólico que se desencadena.

La exposición súbita a altas temperaturas lleva sin duda al incremento en la mortalidad.

El cuidado de las fuentes y los niveles nutricionales son fundamentales, así como la suplementación de electrolitos y algunas vitaminas. El uso de Zn y Cr de complejos metal aminoácidos (Availa®Mins) ofrecen una nueva alternativa para mitigar los efectos productivos adversos del estrés calórico.

nutrición animal

 



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Marzo 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube