16 May. 2019

Nutrición Animal

Nutrición Animal

alimentación pollos con plantas

Salud intestinal y plantas, una forma prometedora para producción de aves

Hoy día el sector de aves de corral se enfrenta a muchos retos, si no son los altos costos de alimentos balanceados o los bajos costos de la carne en diferentes regiones del mundo, son las continuas discusiones sobre la producción animal libre de antibióticos (AB-free) para el bienestar animal y para el impacto medioambiental de la producción avícola intensiva. Con la creciente presión para reducir el uso de los antibióticos en la alimentación animal, los coccidiostatos también han pasado a primer plano, ya que también aquí no se puede descartar la resistencia a largo plazo.

Además, como ya sucedió con los antibióticos en el 2006, se habla incluso de posibles prohibiciones en el uso de los mismos.

Mientras haya más aves sanas con un rendimiento alto y constante durante la crianza y el engorde, esto será un tema de mucha importancia. Esta es una meta que se logra principalmente mediante la óptima utilización de la alimentación.

Los prerrequisitos básicos para esto son: los procesos de absorción y la óptima digestión. En resumen, lo que conlleva tener un intestino sano

Sin embargo, la salud intestinal puede rápidamente desequilibrarse. El ecosistema descrito es fuerte en su habilidad de realizar sus tareas, pero igualmente sensible a los disturbios. ¿Y qué puede desbalancear la salud intestinal?

Coccidiosis El enemigo temido en los galpones avícolas

La coccidiosis es una enfermedad seria causada por parásitos protozoarios unicelulares, transmitido de animal a animal por los excrementos. Estos organismos unicelulares dañan seriamente los órganos internos del ave, deteriorando la absorción de nutrientes y por consiguiente el crecimiento del mismo.

Las infecciones se dispersan rápidamente, logrando grandes pérdidas económicas en la cría moderna de animales. Las pérdidas globales, incluyendo perdidas de producción, prevención de enfermedades y costos de tratamiento, corren con hasta más de 5 billones de dólares por año. Las infecciones subclínicas, acompañadas de las pérdidas en rendimiento (ej. reducción en ingesta de alimentos, pobre eficiencia alimenticia) contribuyen en parte a estos efectos económicos.

delacon

El parásito protozoario Eimeria, algunas especies de este respectivamente, se identifica como el causante de la enfermedad de coccidiosis. Dependiendo del estado inmune del huésped y del número de ooquistes absorbidos, esta enfermedad muestra diferentes manifestaciones, lo que lleva de lesiones de leves a graves en el epitelio intestinal del huésped. Las infecciones no se limitan a una sola especie, se ve mucho más coccidiosis como resultado de varias Eimeria spp. desarrollándose en diferentes secciones del intestino. Esta diversidad de patógenos hace que sea aún más difícil controlar las infecciones

Pero no solo las infecciones primarias de coccidios son perjudiciales. Un intestino previamente dañado beneficia a los patógenos clostridiales (C. perfringens), que se alimentan de alimentos no digeridos y altos niveles de moco que es secretado por el intestino como un mecanismo de defensa.

Estas infecciones secundarias agravan aún más las inflamaciones que destruyen las células epiteliales de la pared intestinal, a menudo terminan en enteritis necrótica y, por lo tanto, deben prevenirse lo más pronto posible. No es tan fácil, ya que los ooquistes de Eimeria son muy persistentes, resisten incluso a la limpieza y desinfección a fondo de los graneros.

Sin embargo, se deben tomar buenas medidas de higiene como primer paso contra los patógenos en el medio ambiente. En cuanto al huésped, es importante crear y mantener un ambiente intestinal estable y saludable para que el intestino sea resistente frente a los protozoos y otros ataques de patógenos.

La prevención es mejor que la cura

  • Los métodos de profilaxis convencionales que incluyen coccidiostatos y fármacos anticoccidiales para prevenir y controlar la coccidiosis parecen polémicos, mientras que no se puede excluir la posible aparición de cepas fármacoresistentes.
  • Asimismo, los anticoccidiales ionóforos también se consideran fármacos antibacterianos, aunque de una clase diferente a los antibióticos humanos. Con el aumento de la presión del consumidor en términos a problemas de resistencia, el uso de estos únicos métodos de profilaxis hasta ahora se ve de manera crítica. Actualmente, hay incluso indicios de posibles prohibiciones en el uso de los mismos.

Definitivamente hay una necesidad de encontrar soluciones alternativas para proteger a las parvadas de aves de aquellos patógenos tales como la Eimeria.

La clave parece estar en el intestino, como en el proverbio que proclama “intestino sano – animal sano”.

La salud intestinal es un requisito previo para un rendimiento y una rentabilidad óptimos, particularmente bajo condiciones difíciles y retantes como la producción libre de AB o las infecciones coccidiales y clostridiales. Pero para fortalecer, estabilizar y mejorar la resistencia del intestino contra los protozoos, se requiere una protección fuerte, aún mejor una protección natural.

No hay substituto para la naturaleza

¿Qué alternativas naturales a los antibióticos mejoran la resistencia frente a las infecciones intestinales, es decir, combinan la protección efectiva directa contra los patógenos y el apoyo indirecto de la salud intestinal? La mejor estrategia para asegurar un rendimiento adecuado y un retorno financiero es prevenir los desafíos en lugar de tener que tratar problemas como la coccidiosis o la enteritis necrótica (causada por la rápida proliferación del C. perfringens).

La solución es simple y viene, nuevamente, de la misma madre naturaleza: los fitogénicos (bio-activos a base de plantas) son armas seguras y efectivas que pueden reducir el daño intestinal provocado por la coccidia, no solo de manera directa sino también indirecta, para un control sostenible de infecciones primarias y secundarias.

Delacon, líder en el mercado y pionero de los fitogénicos, tiene un enorme conocimiento en selección, combinación y formulación de compuestos a base de plantas para soluciones efectivas, hechas a la medida para los retos de la producción pecuaria, como mejorar la resistencia de las aves contra las infecciones intestinales.

alimentación plantasY son precisamente estas soluciones fitogénicas completas y bien formuladas las que claramente se destacan entre la multitud. No solo combinan valiosos bioactivos, como los flavonoides, aceites esenciales y saponinas, sino que es más la interacción sinérgica de todos los ingredientes lo que hace que vayan más allá de los productos de una sola sustancia.

Los fitogénicos bien seleccionados tienen potencial para respaldar la salud intestinal de las aves de corral en condiciones difíciles, en particular condiciones de aumento de la presión coccidial y / o clostridial, al mismo tiempo que protegen a las aves desde el primer día de vida en diferentes niveles de modo de acción:

Primer nivel

En el primer nivel de defensa, la interrupción del ciclo de reproducción de Eimeria puede llevar a una excreción notablemente reducida de los ooquistes de Eimeria, reduciendo así la acumulación de Eimeria en la cama.

Segundo nivel

Además, la inhibición de la sensación de quórum (la interrupción de las vías de comunicación bacterianas) en un segundo nivel conduce a una menor virulencia bacteriana (ej. mediante la supresión de la producción de toxinas alfa por C. perfringens) que evita directamente que los patógenos colonicen y dañen la pared intestinal, estabilizando así la microbiota intestinal

Tercer nivel

En un tercer nivel, los efectos antioxidantes pueden mediarse a través de la regulación positiva de las enzimas antioxidantes, mientras que las moléculas pro-inflamatorias pueden ser inhibidas por las propiedades beneficiosas de las sustancias fitogénicas. Asimismo, la eliminación directa de especies reactivas de oxígeno (ROS) aumenta la eficacia antioxidante.

El resultado: reducción de lesiones por patógenos, aumento de la inmunidad local y mejoría de la integridad intestinal, lo que lleva a una mayor absorción de nutrientes y un mayor rendimiento en condiciones difíciles

Las ventajas de los fitogénicos son reflejadas en el mejoramiento de resistencia contra las infecciones primarias coccidiales e infecciones bacterianas secundarias y por lo tanto se observan lesiones asociadas reducidas, excreción reducida de ooquistes y aumento en el rendimiento.

delacon

Figura 1: Efecto de las sustancias fitogénicas en el rendimiento de crecimiento

Los efectos de rendimiento positivos de las substancias fitogénicas están ilustrados en la Figura 1. Muestra los efectos en el rendimiento de crecimiento hasta 42 d. Debido a la mejora en la resistencia contra las infecciones intestinales por los activos fitogénicos, las aves infectadas mostraron mejora en ganancia de peso (+8.3%), consumo de alimento (+2.3%) y conversión alimenticia (-6.0%) comparada al control (grupos infectados pero no tratados).

Las sustancias fitogénicas no se consideran un reemplazo completo de los programas convencionales de prevención de la coccidiosis, pero pueden ayudar al ave en su defensa contra las infecciones. Se han logrado también muy buenos resultados en combinación con una vacuna contra la coccidiosis, ya que las sustancias fitogénicas no eliminan completamente la excreción de los ooquistes.

Esto es importante, ya que a su vez confirma que la vacuna contra coccidiosis no está inactivada. En consecuencia, las sustancias fitogénicas se pueden administrar a animales vacunados contra la coccidiosis sin riesgo. Los compuestos fitogénicos bien formulados no solo son efectivos en combinación con las vacunas, sino que pueden considerarse contribuyentes para las soluciones de salud intestinal y pueden combinarse con otros aditivos no fitogénicos con actividades de apoyo adicionales para brindar una protección máxima en el tracto intestinal

Conclusiones

  • La necesidad urgente de controlar las enfermedades intestinales aviares (ej. la coccidiosis) en un mundo con una presión cada vez mayor para reducir los antibióticos en la alimentación, hace que las alternativas se conviertan en el centro de interés entre científicos, nutricionistas, operadores de fábricas de alimentos balanceados agricultores y consumidores.
  • Una de estas alternativas está representada por plantas seleccionadas y sus extractos, ya que su complejo de ingredientes activos funciona de diversas maneras. El uso de sustancias fitogénicas bien formuladas representa una estrategia relevante para enfrentar los desafíos de la producción avícola moderna, además de su eficacia comprobada y sus efectos beneficiosos sobre la digestión, la utilización de nutrientes y la salud intestinal, son naturales y seguros.
fitogénicos
alimentación plantas

Deja tu comentario