05 Jun. 2019

Manejo & Bienestar

Manejo & Bienestar

estrés térmico en pollos

Revisión de las medidas a adoptar para reducir la sensación de calor


Escrito por: Santiago Bellés

Las medidas para obtener el máximo potencial de nuestros pollos en las épocas de calor irán dirigidas a dos objetivos muy claros.


  • Reducir la sensación de calor
  • Reducir los efectos del calor sobre los pollos

Reducir la sensación de calor

Para reducir la sensación de calor de los pollos y mantener el equilibrio termosensible neutral debemos controlar tres elementos:

  • Reducir temperatura ambiental -reducción de aportes y aumento de pérdidas-
  • Controlar humedad
  • Incrementar velocidad de aire alrededor de los pollos

Medidas para reducir los aportes de calor en la nave

Algunas medidas deben contemplarse incluso antes de iniciar la construcción de la granja.

  • Elegir zonas ventiladas evitando hondonadas.
  • La orientación de la nave debería ser E/SE-NO/O, aunque con naves cerradas/oscuras este aspecto es mucho menos importante.
  • Buen aislamiento para reducir el aporte de calor desde el exterior principalmente por el sol y para evitar las pérdidas de calor en épocas frías.
  • Buena estanqueidad para conseguir que el aire que entre en la nave, entre por donde nosotros decidamos, y no a través de entradas parásitas.
  • Reducir el número de animales alojados reduce el aporte de calor y humedad, pero va a suponer una reducción en los ingresos de los granjeros.
  • Utilizar menor cantidad de material de cama, pero se debe mantener bien aireada.
    • La fermentación de la gallinaza produce calor y podemos encontrar camas con temperaturas superiores a los 45ºC en su interior.
  • La entrada de sol directo al interior de la nave, además de suponer un alto aporte de calor, origina desplazamientos de los pollos a las zonas de sombra, donde se produce una alta densidad animal.

La propia ventilación supone un aporte de calor en todos aquellos momentos en que la temperatura de entrada del aire exterior es superior a la temperatura interior de la nave.

estrés calórico en naves avíolasImagen termográfica donde no se observan puentes térmicos

sensación de calor¿Cómo incrementar la eliminación de calor?

Sistemas de ventilación natural

Con la ventilación natural no podemos controlar ni los caudales de renovación de aire, ni los circuitos de ventilación, ni podemos utilizar adecuadamente los sistemas de refrigeración.

Se debe evitar cualquier obstrucción en la ventilación alrededor de la nave y en las entradas de aire por las ventanas.

Se deben utilizar adecuadamente los recursos disponibles, que suelen ser ventiladores verticales dispuestos a lo largo de la nave para proyectar aire hacia los pollos simulando un efecto “túnel”.

Si estas naves disponen de sistema de refrigeración, este suele ser por nebulización en el interior de la nave, incrementando la humedad relativa de forma significativa.

En una nave con ventilación natural si no hay sistema de extracción de aire, la humedad podría elevarse hasta más del 80%, algo peligroso si no se consigue disminuir la temperatura interior de la nave

 

Ventilación Forzada

La ventilación forzada ser homogénea, controlada y conocida, y sobre todo versátil según las condiciones climáticas.

Cuando hablamos de ventilación, hablamos de caudales y circuitos de aire.

Los caudales son relativamente fáciles de controlar ya que tenemos a nuestra disposición ordenadores de control ambiental que regulan el funcionamiento de los extractores, y el volumen de aire que sale es el mismo que entra, aunque debe entrar exclusivamente por donde nosotros decidamos.

Los caudales siempre garantizan los mínimos de ventilación.

Si pretendemos velocidades de aire alrededor de los 2,5-3 m/s de forma homogénea y uniforme, esto solo se puede conseguir con ventilación sistema “túnel”. Con sistema de ventilación tipo túnel, primero se debe llevar al máximo la capacidad de ventilación y después, la refrigeración evaporativa, pero prestando atención continua al comportamiento de los pollos.

Circuitos de aire

Los pollos no entienden de ingeniería o física, pero si “sienten”. Cualquier sistema de ventilación en verano deberá tener en cuenta el efecto refrescante del “abanico” aunque en inglés se le llame “windchill”. Consiste en hacer circular alrededor del ave una corriente de aire que le permita eliminar calor por convección. Este efecto se consigue entre velocidades de 0,25 a 3 m/s y con temperaturas inferiores a 35ºC.

El enfriamiento evaporativo no debería encenderse hasta que la temperatura de la nave alcance los 30ºC. Una reducción de 2,2ºC solo incrementa la eliminación de calor un 6%, mientras que incrementar la velocidad del aire de 1,5 a 2,5m/s, incrementa la eliminación en un 20%.

Tanto en el sistema túnel como longitudinal, la diferencia de temperatura entre la zona de entrada de aire y de salida, no debe ser superior a 2ºC.

calor en verano para las granjas de pollosSe debe hacer un uso adecuado de los sistemas de ventilación durante las primeras horas de la noche para eliminar los restos de calor lo más pronto posible. Las aves pueden tolerar temperaturas de hasta 40ºC sin que se incremente la mortalidad, siempre y cuando la temperatura de la noche sea cuanto menos 7,5ºC más fría que la del día. Durante la noche no podremos utilizar los sistemas de refrigeración evaporativa ya que nos acercaremos a humedades relativas del 100 %, por lo tanto, el recurso que nos queda es ventilación.

 

Refrigeración evaporativa

Se basa en el principio físico de reducir la temperatura del aire mediante la evaporación de agua (560 kcal/kg), de forma que el calor absorbido por el agua al evaporarse consigue enfriar el aire al mismo tiempo que aumenta el grado higrométrico. Por tanto, la eficiencia de este sistema dependerá de la cantidad de agua que se pueda llegar a evaporar y esto depende directamente de la temperatura y humedad del aire exterior.

Básicamente hay dos sistemas que deben estar siempre acompañados de elementos de movimiento y extracción de aire:

  • La nebulización en el interior de la nave mediante boquillas de alta presi.n
  • Los paneles evaporativos

Nebulización en el interior de la nave mediante boquillas de alta presión

EFICACIA

La mayor o menor eficacia del sistema de nebulización dependerá de la cantidad de agua a evaporar en el menor tiempo y para ello necesitamos que las gotas se mantengan suspendidas en el aire el mayor tiempo posible. Las gotas que chocan contra superficies -vigilar la colocación de las boquillas- o que llegan al suelo, no participan en el proceso de refrigeración.

Las gotas deben tener no más de 10 micras de diámetro, y ello va a depender del tipo de boquilla que se utilice y de la presión del agua, mientras mayor sea ésta, menor será el tamaño de la gota.

Mantenimiento

Se debe considerar el contenido en sólidos disueltos en el agua y concretamente la dureza debido a que pueden producirse obstrucciones de las boquillas, de ahí que se aconseje la instalación de filtros -20 micras- descalcificadores y tratamientos periódicos con productos desincrustantes. Se debe revisar diariamente el funcionamiento de todas las boquillas, procediendo a sustituir aquellas que estén obstruidas.

 

Paneles evaporativos

EFICACIA

Para que la eficacia del los paneles evaporativos sean mayor, se debe garantizar que toda la superficie del panel esté mojada, y que la velocidad de paso del aire a través del panel sea la indicada por el fabricante -1 a 1,5 m/s- ya que la eficiencia de saturación depende de la velocidad de paso de aire, y del grosor del panel. Mayor extracción no siempre significa mayor refrigeración. Debemos garantizar un buen aislamiento y estanqueidad para evitar entradas parasitas de aire caliente -juntas, puertas, ventanas-.

La temperatura exterior y la humedad relativa del aire van a determinar la capacidad que tenemos para disminuir la temperatura ambiental al pasar el aire a través del panel. La eficiencia del panel se puede chequear comparando la temperatura de bulbo seco en el interior con la temperatura de bulbo húmedo exterior; la temperatura interior no debe ser mayor de 1-1,5ºC por encima de la temperatura de bulbo húmedo exterior.

Mantenimiento

  • Consultar el plan de mantenimiento del fabricante. Limpieza de los paneles y utilizar algún producto químico descalcificante -ácido acético diluido al 10%- que no dañe el panel.
  • En lugares donde el agua es muy dura (>15ºF o 178 ppm de carbonato cálcico), se deben instalar descalcificadores para evitar depósitos de cal que reducirían su capacidad de refrigeración.
  • Realizar una purga continua del 20% de la capacidad del depósito para evitar la concentración de sales que se producen después de la evaporación.
  • Realizar tratamientos contra el biofilm con biocidas.
  • Limpieza de los componentes adicionales (depósitos, tubo de distribución y canal de recogida). En el tubo taladrado se deben repasar los agujeros con un punzón, y el interior con un cable con un cepillo.
  • La limpieza se debe realizar dos veces al año (inicio y final de temporada estival), y así el panel debería durar entre 6 y 8 temporadas. Se debe incluir el panel dentro de los protocolos de limpieza y desinfección de la nave en los periodos entre crianzas.

 

 

 

 

 

 

Diamond V


Deja tu comentario