16 Ene. 2020

Otros

Otros

Refutando que consumo de huevo causa muerte prematura

Refutando que consumo de huevos cause muerte prematura

Tras una publicación difundida con respecto a que el consumo de más de tres huevos por semana aumenta el riesgo de muerte prematura, el Instituto Nacional Avícola A.C. ha emitido un comunicado para rectificar está información errónea.

Es muy desafortunada una nota basada en un estudio publicado en la revista JAMA en el mes de Marzo 19, 2019, Volumen 321, Número 11., el cual ha sido claramente cuestionado por la comunidad científica debido a que el diseño del estudio es observacional y no permite establecer una causalidad entre el consumo de colesterol sea del huevo o de otros alimentos con colesterol y la presencia de enfermedades cardiovasculares.

Existen múltiples variables que no pudieron controlar por la propia naturaleza del estudio como lo son los estilos de vida no saludables como por ejemplo el tabaquismo, la inactividad, el bajo consumo de alimentos ricos en grasa poliinsaturadas, las variables propias de las poblaciones (como la genética). Lo anterior,  dificulta  relacionar el consumo en este caso específico del huevo con el riesgo de enfermedades cardiovasculares o mortalidad cardiovascular.

La doctora Angela Kimura Ovando, consejera del Instituto Nacional Avícola AC. manifestó que inclusive los propios autores del estudio declaran las limitaciones de esta investigación y que deben considerarse con reserva la extrapolación de sus resultados a otras poblaciones.

 

Es más, conforme con la especialista radicada en México, “inclusive a pesar de que los datos obtenidos de 6 diferentes estudios formaron una muestra muy importante y su análisis estadístico fue muy sofisticado, no pudieron controlar las variables. Por lo cual, solo podemos recalcar que el consumo en exceso de alimentos que tengan colesterol, ya sea de la carne, lácteos o alimentos ultraprocesados o huevo en exceso pueden desarrollar enfermedades cardiovasculares y mortalidad cardiovascular”.

 

En este estudio se tomaron los datos obtenidos de un cuestionario del consumo de alimentos en las últimas 24 horas y se extrapolaron los resultados en los siguientes 17 años relacionándolos con los datos encontrados posteriormente de enfermedades cardiovasculares o mortalidad cardiovascular.

 

Variables que comprometen el estudio y confunden los resultados obtenidos

 

  • La forma en cómo se evaluó el consumo del huevo en la población observada: Es muy complicado que las personas recuerden perfectamente lo que comieron el día anterior y muchas veces desconocen si las preparaciones de los alimentos consumidos (platos mixtos) tenían huevo o grasas saturadas de otro tipo o si su contenido de hidratos de carbono (azúcar) pudiera ser tan alto como para influir en el riesgo cardiovascular. Además de los posibles errores en la interpretación de las preguntas hechas a los sujetos del estudio o de quien realizó el cuestionario.

 

  • Otro factor de confusión es que extrapolaron un solo recordatorio de alimentos para todo un lapso de 17,5 años, sin considerar que pudieran existir cambios en las pautas de alimentación de los sujetos de estudio en ese tiempo, sobre todo si consideramos que los problemas de sobrepeso y obesidad en los últimos 30 años en la población de Estados Unidos se ha incrementado de manera desproporcionada sobre todo por el consumo incrementado de energía y de hidratos de carbono y de alimentos ultraprocesados.

 

  • Los hallazgos de este estudio sobre huevos deben interpretarse en el contexto de estudios previos en los que se ha demostrado en poblaciones de americanos, europeos y asiáticos que un consumo bajo o moderado de huevos ( 3 unidades por semana) NO se asocia a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares en personas sanas y que debe estar incluido su consumo dentro de un patrón de alimentación saludable, sin dejar de enfatizar el consumo de frutas, verduras, cereales integrales, leguminosas, frutos secos y la reducción de azúcar, alimentos ricos en grasa saturada como mantequilla, carnes rojas y alimentos ultraprocesados.

 

 

  • Extrapolaron los hallazgos de este estudio realizado en población americana (62,1% blancos, 31,1% afroamericanos, 4,4% hispanoamericanos y 2,4% chinos) al resto de la población mundial siendo un factor de error ya que en estudios previos se ha mostrado que en poblaciones de europeos y asiáticos que el consumo de un huevo al día no muestra una correlación con la mortalidad cardiovascular. La diferencia en los polimorfismos presentes en diferentes poblaciones en relación a los patrones de consumo de alimentos permite que se expresen o no diferentes enfermedades y por tal motivo se genera un sesgo en este tipo de estudio observacional.

 

México es uno de los países con mayor consumo de huevos a nivel mundial (con casi 23 kg per cápita al año) por lo cual se requiere urgentemente profundizar en estas líneas de investigación que no existen aún. Sobre todo, por los beneficios nutrimentales que aporta huevo en la dieta de nuestra población y los hallazgos de estos estudios darán la pauta para confirmar dichos beneficios tanto en población Mexicana y Latinoamericana.

Finalmente, doctora Angela Kimura Ovando resalta que “Se requieren estudios bien diseñados y controlados que permitan responder puntualmente a cada pregunta relacionada con la salud cardiovascular y otros temas afines”.

Diamond V





Leave a Comment