28 Ago. 2019

Incubación Otros

Incubación Otros

Optimización del control de la enfermedad de Marek mediante la vacunación in ovo

Una de las mayores preocupaciones que enfrenta la industria avícola es la tendencia evolutiva del virus de la enfermedad de Marek (VEM) hacia una mayor virulencia.

Aunque la enfermedad de Marek (EM) ha sido controlada con éxito por la vacunación desde 1970, la aparición regular de serotipos nuevos y más virulentos también requiere que las estrategias de control evolucionen.

Causada por un herpesvirus oncogénico, la EM se asocia con el desarrollo de tumores en aves adultas, pero algunos de sus efectos más dañinos resultan de la supresión inmune crónica que comienza mucho antes en la vida de las aves.

Investigaciones recientes sugieren que la vacunación in ovo además de proporcionar una protección superior contra EM, cuando se usa una vacuna con base en el herpesvirus de pavo (HVT), también puede tener un impacto positivo en el desarrollo del sistema inmune del pollo.

 

CAMBIO HACIA UNA MAYOR VIRULENCIA

La EM es una de las enfermedades víricas más importantes en la avicultura a nivel mundial, y tiene un costo estimado de $ 1 billón a $ 2 billones en pérdidas por año1 .

La enfermedad es altamente contagiosa y tiene una amplia gama de manifestaciones, que incluyen inmunosupresión, parálisis y otros problemas neurológicos, lesiones cutáneas, tumores viscerales y ceguera.

El virus que causa la EM se desprende del epitelio del folículo de la pluma y se transmite por las exfoliaciones transportadas por el aire y el polvo contaminado que luego es respirado por las aves.

Como este agente es ubicuo la exposición al virus silvestre de la EM es prácticamente imposible de prevenir de ahí que todos los lotes de aves se consideran infectados. Sin embargo, el control efectivo de la enfermedad se puede lograr mediante la vacunación, especialmente cuando se combina con una buena bioseguridad, higiene, ventilación y manejo general de los lotes.

Según el Servicio Nacional de Estadísticas Agrícolas de los EE. UU., las pérdidas por decomiso de pollos de engorde disminuyeron más del 99% desde que se introdujeron las vacunas, al pasar del 1.5% en 1970 al 0.003% en el 20062 .

Como se muestra en la Figura 13 , en el pasado el HVT y las vacunas bivalentes (una combinación de serotipo 3 [HVT] y serotipo 2 [SB-1]) proporcionaron una protección adecuada; ahora ambas vacunas son todavía necesarias, pero no siempre son suficientes.

Figura 1. Vacunas y evolución del virus de la enfermedad de Marek.
Vaccines were introduced at the time shown by the arrows. HVT, bivalent vaccine (HVT + serotype 2 SB-1) and Rispens (CVI988 strain) vaccine. From Witter, 1996 with permission from Avian Diseases. HVT: Turkey herpes virus; m: Moderate; v: Virulent; vv: Very virulent; vv+: Very virulent +.

Actualmente, la cepa CVI988 que pertenece al serotipo-1 del VEM ofrece la mayor protección contra la EM virulenta, especialmente cuando se usa en combinación con otros serotipos. En un estudio del 2015, se descubrió que los protocolos de vacunación que incluían CVI988 proporcionaban una mejor protección contra el virus altamente virulento MDV 648A que los protocolos que usaban solo vacunas de los serotipos 2 (SB-1) y 3 (rHVT) (Figura 2)4.

Figura 2. Mejor protección contra desafíos tempranos cuando el protocolo de vacunación incluye la cepa CVI988 y la administración in ovo.

La inclusión de CVI988 en los programas de vacunación contra la EM es, por lo tanto, una forma importante de garantizar una protección adecuada contra VEM virulento.

Sin embargo, dada la tendencia del VEM a evolucionar hacia una mayor virulencia, existe una necesidad urgente de continuar desarrollando y optimizando las estrategias de vacunación para un máximo control de la enfermedad.

VACUNACIÓN IN OVO

Una estrategia que ha demostrado ser altamente efectiva desde hace bastante tiempo es la vacunación in ovo; mediante la cual se administra una vacuna dentro del huevo embrionado durante las últimas etapas de desarrollo en un sitio específico donde es capaz de estimular una respuesta inmune.

Los estudios muestran que todas las vacunas contra la EM comercialmente disponibles ofrecen una mejor protección cuando se administran in ovo en comparación con la vacunación subcutánea al nacimiento5 .

En un estudio del 2001, se probó una vacuna CVI988 en aves libres de patógenos específicos (SPF, por sus siglas en inglés) para determinar si induce una protección temprana contra la EM inmediatamente posterior a la eclosión.

En un grupo, la vacuna se inyectó in ovo a los 17 días de desarrollo embrionario (DE), y en el segundo grupo se administró por vía subcutánea el día del nacimiento. A los 1, 2, 3, 4, 5 y 7 días de edad, las aves de cada grupo fueron desafiadas mediante una inyección intra-abdominal con la cepa RB1B, una variante virulenta del VEM serotipo-1, y se tomaron muestras para determinar las lesiones de la EM.

marek

Figura 3. La vacunación in ovo provee una protección más temprana.

En otro estudio del año 2012 sobre la optimización de los protocolos de doble vacunación se produjo hallazgos similares. En este estudio, los pollos recibieron las mismas combinaciones de vacunas CVI988 y bivalente (HVT + SB1) in ovo a los 18 días DE o subcutáneamente el día de la eclosión, y luego se desafiaron a los 2 días de edad con el VEM 648A altamente virulento.

Una vez más, se encontró que la aplicación de vacuna in ovo inducía niveles significativamente más altos de protección contra la EM que la inyección subcutánea (P <0.05) (Figura 4)7 .

marek

Figura 4. Diferencia en protección entre la vacunación in ovo a los 18 días DE (IO) vs la vacunación subcutánea (SC) al día de edad en aves desafiadas a los dos días.
Letras diferentes indican que las diferencias fueron estadísticamente significativas.

 

MADURACIÓN DE LA RESPUESTA INMUNE DEL EMBRIÓN DE POLLO

Mientras que CVI988 ofrece la mayor protección contra forma virulenta de la EM, las vacunas HVT siguen siendo herramientas importantes para el control de la EM. Durante más de 40 años, se han utilizado con éxito tanto solas como en combinación con otras vacunas, pero investigaciones recientes demuestran que también pueden contribuir al desarrollo del sistema inmune del pollo joven.

Se realizó un estudio para determinar el efecto de la administración in ovo de una vacuna HVT, disponible comercialmente, en la maduración del sistema inmune embrionario.

Después de la vacunación de pollos SPF a los 18 días DE, los investigadores evaluaron los fenotipos de las células esplénicas al 1° día de edad y la capacidad de los pollos de un día para responder a diversos antígenos en comparación con las aves más viejas (7d y 14d).

marek

Además, la administración in ovo de HVT hizo que los pollitos respondieran mejor a antígenos como la Concavalina A y la hemocianina de un molusco marino (KLH).

Estos hallazgos sugieren que es posible acelerar la maduración del sistema inmune embrionario mediante la administración de HVT in ovo8.

marek

Figura 5. Porcentajes de detección al día de edad de los diferentes inmunofenotipos de linfocitos en el bazo cuando las aves fueron vacunadas con HVT in ovo a los 18 días DE (HVT 1d).
Letras diferentes indican que las diferencias fueron estadísticamente significativas.

 

RESUMEN

La protección temprana y efectiva es fundamental para salvaguardar a las parvadas contra los efectos potencialmente devastadores de la EM.

Múltiples estudios han demostrado que la vacunación in ovo con cualquiera de las vacunas comercialmente disponibles tiene un impacto positivo en la eficacia de la vacuna; con los protocolos que incluyen la CVI988 como los que generan mayor protección.

Además, la administración in ovo de vacunas HVT también mostró tener un impacto positivo en el desarrollo inmunitario de los embriones de pollos, un beneficio importante en vista de los efectos inmunosupresores bien documentados de la EMt .

Estos hallazgos sugieren que los programas de vacunación in ovo que incluyen vacunas de todos los serotipos del VEM (CVI988, SB1 y HVT) pueden ofrecer una protección óptima a medida que el virus continúa evolucionando hacia cepas aún más virulentas.






Deja tu comentario