Aunque se están implementando reglas de higiene muy estrictas frente a M. synoviae , las granjas avícolas construidas en los últimos años están diseñadas principalmente desde una perspectiva económica. En muy raras ocasiones, la prevención de enfermedades es una de las consideraciones primordiales.

Las reproductoras de pollos de engorde permanecen largos períodos en las naves de recría y producción, siendo susceptibles a varios agentes que interfieren con el sistema inmune y predisponen a la infección. Las infecciones son a menudo aparentemente subclínicas, pero inducen daño en los huéspedes infectados y pueden causar inmunosupresión.

Si se considera la transmisión de varios agentes patógenos a la progenie, el impacto económico se ampliará a las granjas de pollos de engorde, lo que compromete los resultados generales de producción

La creciente construcción de granjas multi-edad (Figura 1) plantea un riesgo epidemiológico significativo.

patología aviar

Figura 1. Granjas de broiler multi-edad

Mycoplasma spp.

A los Mycoplasma spp. los encontramos normalmente en la naturaleza como patógenos o comensales de huéspedes eucarióticos. Estos organismos son procariotas muy pequeños, desprovistos de paredes celulares y delimitados solo por una membrana plasmática.

La falta de erradicación de M. synoviae de los lotes de aves de corral comerciales se ha debido, en gran parte, a la capacidad de estos organismos para establecer infecciones de por vida y para diseminarse por transmisión horizontal y vertical entre sus huéspedes. Varias especies del género Mycoplasma son patógenos de mamíferos, aves, reptiles, peces y artrópodos, causando una amplia variedad de enfermedades, especialmente afectando a los tractos respiratorio y genital, así como por las articulaciones.

Identificación de M. synoviae

En muchos laboratorios, la identificación de M. synoviae se basa en:

  • La colonia típica y morfología
  • Requisitos de crecimiento
  • Características bioquímicas
  • Reacciones serológicas

La secuencia completa del genoma de una cepa de M. synoviae ya está disponible, y es probable que los genomas de otras cepas para poder comparar sean evaluables en un futuro próximo. La información disponible indica un solo serotipo. Existe una considerable variación entre los aislamientos de campo. A veces parecen ser cepas poco virulentas con signos clínicos leves y otras se observan informes de campo de cepas altamente virulentas de M. synoviae.

Mycoplasma synoviae es responsable de la sinovitis infecciosa y causa pérdidas económicas debido a la disminución de la producción de huevos, del crecimiento y de las tasas de incubabilidad, y la degradación de las canales en el sacrificio debido a aerosaculitis y lesiones de artritis.

La infección por Mycoplasma synoviae suele ser subclínica en los reproductores de pollos de engorde, pero el hecho de que pueda desempeñar un papel importante en la enfermedad respiratoria compleja de los pollitos (las crías) ha motivado a las compañías de cría a considerar la erradicación

¿Cómo afecta M. synoviae a las reproductoras pesadas?

En reproductoras pesadas, el principal problema asociado con M. synoviae es generalmente una disminución del 5-15% en la producción de huevos. La relevancia clínica y económica de M. synoviae parece ir en aumento considerando el número de publicaciones en todo el mundo y la aparición de cepas que afectan la calidad de la canal (Figura 2), la producción de huevos, y la aparición de cepas artropáticas y amiloidogénicas en algunos países.

Cuando los lotes de reproductoras comerciales se infectan durante la producción de huevos, la transmisión al huevo parece ser mayor en las primeras 6 semanas después de la infección

Transmisión

La transmisión ocurre entre las aves por la ruta del aerosol y por la contaminación de la alimentación y el agua. Todo el lote puede estar infectado a las 3 semanas de edad. La transmisión horizontal se produce fácilmente por contacto directo.

En general, M. synoviae parece diseminarse más rápidamente que M. gallisepticum. El primero puede estar presente en el tracto respiratorio de pollos infectados durante 4 semanas y durante ese tiempo se produce la propagación entre las naves. Por lo tanto, el medio contaminado de M. synoviae es un peligro potencial para las aves.

Los micoplasmas también infectan a otras especies de aves domésticas y silvestres, por lo que es importante asegurarse de que no estén en contacto con pollos comerciales.

Algunos datos proporcionan una fuerte evidencia de que la transmisión indirecta de Mycoplasma spp. se produce a través de los comederos infectados. Aunque M. synoviae puede transmitirse a través de fómites, las aves infectadas de esta manera pueden superar rápidamente la enfermedad leve y, una vez recuperadas, pueden protegerse contra infecciones más virulentas adquiridas por contacto directo de ave a ave.

Transmisión indirecta

Tal transmisión indirecta es bastante inesperada para las bacterias sin pared, que se supone que son sensibles al choque osmótico, la calefacción o los tratamientos químicos. Sin embargo, M. synoviae puede persistir en plumas de hasta 2 o 3 días a temperatura ambiente y se ha demostrado su alta capacidad de diseminación.

Diseminación de M. synoviae

Los micoplasmas son más propensos a diseminarse entre granjas por la ruta mecánica, que incluye la propagación a través de equipos contaminados, zapatos y otros fómites. Mycoplasma synoviae ocurre con mayor frecuencia como una infección subclínica de las vías respiratorias superiores. Puede causar lesiones en el saco aéreo cuando se combina con otros agentes respiratorios como el virus de la enfermedad de Newcastle (NDV), el virus de la bronquitis infecciosa (IBV) o ambos.

Otras veces, M. synoviae se vuelve sistémica y produce sinovitis infecciosa, una enfermedad infecciosa de aguda a crónica de pollos y pavos, que afecta principalmente a las membranas sinoviales articulares y vainas tendinosas, y produce sinovitis exudativa, tenovaginitis o bursitis.

La sinusitis infecciosa distiende groseramente los senos infraorbitarios, con fibrina, heterófilos, hiperplasia de células epiteliales e hipertrofia de las glándulas mucosas. Más tarde, hay infiltrados linfocíticos en la lámina propia o formación nodular, y puede producirse traqueitis y aerosaculitis.

La patogenicidad de M. synoviae generalmente implica el tropismo y la colonización del tracto respiratorio, y otros factores adicionales como la imunosupresión pueden producir invasión sistémica y signos clínicos

 

Signos comunes de la enfermedad

Los siguientes signos comunes de la enfermedad son las primeras manifestaciones notables:

  • Cresta pálida
  • Cojera
  • Crecimiento retardado

 

La progresión de la enfermedad debilita al ave que se le encrespan las plumas, y se inflaman las articulaciones, especialmente las articulaciones de las patas y del corvejón

En los últimos años, ha aumentado la aparición de cepas artropáticas y amiloidogénicas de M. synoviae, así como cepas que inducen anomalías en el ápice de la cáscara de huevo y pérdidas en la producción de huevos.

La progenie de los reproductores infectados con M. synoviae puede sufrir la enfermedad en mayor medida viéndose afectada la tasa de conversión y el escaso aumento de peso.

Si desea leer el artículo completo descargue el PDF adjunto



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube