09 May 2019

Memorias incubaFORUM 2019: Eduardo Romanini

incubaforum


AUTOR

Eduardo Romanini

Diamond V

Eduardo Romanini, del  Departamento de Desarrollo de Incubación, Petersime, participó en el incubaFORUM-2019, jornada celebrada en el Wanda Metropolitano de Madrid, con la ponencia titulada «Optimización de la ventana de nacimiento»

Durante muchos años, la nacedora fue considerada sólo una máquina de “acabado”. Sin embargo, varias investigaciones demostraron que la nacedora puede mejorar y optimizar el resultado de la incubadora, resultando en ganancias de uniformidad, calidad, eclosión y desempeño post-nacimiento. Pero esto requiere una buena gestión de los nacimientos y de los manejos post eclosión (Banwell, 2013). En cambio, la preparación de los pollitos después del nacimiento y el transporte se ha convertido en una actividad de la industria avícola tan importante como la producción y el engorde de las aves en la granja (Nazareno et al., 2015a, 2015b).

De acuerdo con los niveles tecnológicos alcanzados en las incubadoras y granjas, como mejoras de las máquinas y equipamientos, se hizo inadmisible que la productividad y la calidad de los pollitos empeoren, por ejemplo, debido a la sala de espera de pollitos en la incubadora por un control inadecuado del producto o del ambiente. En la búsqueda de mejoras en la calidad del producto final, que se refleja directamente en el desempeño zootécnico, existen varias técnicas que hoy se están empleando para facilitar el proceso de la incubación (Machado, 2012). En el presente artículo vamos a destacar algunas de ellas.

Ventana de nacimiento

El término “ventana de nacimiento” describe el período de tiempo durante el cual los pollitos están realmente saliendo de los huevos. La propagación de la eclosión está influenciada por la variabilidad en la temperatura en las incubadoras, el correcto balance térmico en la incubación, pre-incubación, el almacenamiento de huevos y la edad de las reproductoras. Idealmente, no más del 1% de los pollitos deben haber eclosionado 30 horas antes del saque de los pollitos (RossTech, 2009). Si la eclosión se retrasa conforme a la programación de la incubadora, entonces se perjudicará el crecimiento y la uniformidad de los lotes en campo.

Una amplia ventana de nacimiento sumada al tiempo de manejo postnacimiento en la incubadora, almacenamiento y transporte ocasiona que los primeros pollitos nacidos pueden quedar hasta 72 horas en ayuno. Esto es extremadamente crítico para el bienestar animal, calidad de pollito y rendimiento en el campo. Por este motivo tenemos algunas herramientas que pueden ayudar a disminuir esta ventana de nacimiento y mejorar el rendimiento de los pollitos a campo.

Adapte su programa de incubación de acuerdo con el horario de transferencia.

Una gestión de temperatura precisa es crucial para los resultados de incubación. Si los embriones dentro de los huevos se desarrollan con una temperatura inferior a 100 ° F, su tasa de crecimiento se reduce. Si la temperatura sube a 102 °F, los embriones presentarán un crecimiento acelerado al principio; sin embargo, esos pollitos posteriormente crecerán de forma más lenta que los demás. Con temperaturas superiores a 104 °F, el riesgo de muerte de los embriones es elevado. Además, si la temperatura no es correcta durante el período final de la incubación, la absorción de la yema del huevo se verá afectada, resultando en ombligos mal cicatrizados.

  • Mantener una buena temperatura genera pollitos con ombligos bien cicatrizados y tasa de crecimiento ideal. Es importante recordar que una temperatura óptima en combinación con la ventilación y la humedad correctas genera aves con ombligos correctamente cicatrizados (López, 2014).
  • Idealmente, la transferencia de los huevos de la incubadora a la nacedora se realiza a partir de los 18 días y 12 horas. Si utilizamos los mismos programas de incubación en la transferencia, por ejemplo, al día 17 y 12 horas que utilizaríamos en una transferencia al día 18 y 12 horas, se corre el riesgo de obtener resultados por debajo del ideal. ¿Por qué?

En el gráfico siguiente, se puede ver cómo la temperatura del embrión evoluciona a través de las diversas etapas del proceso de incubación: actividad vascular (sangre que fluye en la membrana externa) (1), posicionamiento de pollo (2), picaje interno (3) y picaje externo (4):

incubación

El siguiente gráfico simplificado muestra las principales modificaciones necesarias en las condiciones ambientales.

incubaforum

En este gráfico es fácil ver qué la transferencia en el día 17 y 12 horas requerirá condiciones muy diferentes en el nacimiento que las que serían necesarias en una transferencia en el día 18 y 12 horas. Cargue sólo huevos del mismo lote y edad de reproductoras, con el mismo tiempo de almacenamiento y provenientes de la misma incubadora balanceada. Para diferentes tipos de lote, edad de reproductoras y tiempo de almacenamiento, el perfil general, como se muestra arriba, cambiará, y las duraciones y los picos intermedios serán diferentes. Si se combinan diferentes lotes, alcanzar las condiciones óptimas se vuelve difícil, si no imposible:

incubaFORUM

Para obtener resultados satisfactorios principalmente en lo que se refiere a la calidad de los pollitos y una ventana más reducida, necesitamos cargar las incubadoras de forma correcta balanceando de acuerdo con la producción de calor metabólico de los embriones.

La mezcla de lotes es muy común en las incubadoras, por lo que necesitamos tener un patrón de carga que busque el máximo balance y uniformidad. Los lotes con mayores fertilidades deben ser incubados en la posición más cercana del pulsador para una mejor disipación del calor. Los lotes con menor producción de calor, con menor fertilidad deben ser incubados en el medio de la incubadora, mientras que los lotes intermedios cerca de la pared de la incubadora (Romanini, 2018). De esta forma estaremos balanceando la carga térmica en el interior de la incubadora y consiguiendo más uniformidad térmica, que consecuentemente contribuirá a reducir la ventana de nacimiento. A continuación, podemos ver un esquema con el correcto patrón de carga.

INCUBACIÓN

Otros puntos también deben ser tenidos en cuenta. ¿Todos los huevos tienen el mismo tamaño? Asegúrese de cargar la incubadora de la forma más uniforme posible.

¿Los huevos están a una temperatura constante de 100 °F? La mejor manera de garantizar esto es usar una tecnología que monitoree y controle constantemente la temperatura de los huevos. No sólo durante la incubación tenemos que asegurar el balanceo térmico, también durante la transferencia es de extrema importancia que trabajemos los lotes y su transferencia a la nacedora teniendo en cuenta la producción de calor metabólico.

En el esquema siguiente podemos ver un esquema con la correcta distribución de los carros de incubadora a las nacedoras.

petersime

Por qué y cuándo los niveles de CO2 deben ser aumentados o reducidos

El cambio gaseoso es de vital importancia para la supervivencia del embrión. El oxígeno (O2), necesario para impulsar su metabolismo, se difunde al huevo a través de los poros de la cáscara, y el dióxido de carbono metabólico producido (CO2) se difunde fuera del huevo por el camino contrario. El intercambio gaseoso entre el embrión y el ambiente ocurre a través de los poros de la cáscara del huevo. El nivel de O2 está directamente relacionado con el nivel de CO2. Los sistemas de control en incubadoras monitorean el nivel de CO2, no el nivel de O2, por ser de más fácil medición. ¿Por qué controlar los niveles de CO2 durante todo el ciclo de incubación tiene un efecto beneficioso sobre el desarrollo del embrión? ¿Y cuándo los niveles de CO2 deben aumentar o disminuir?

Días 18 a 21: variación en los niveles de CO2

El nivel de CO2 puede afectar directamente el proceso de eclosión, ya que puede retrasar o desencadenar el picaje interno y externo. Por lo tanto, puede ser adaptado para acelerar o retrasar ciertas fases en el ciclo de eclosión, resultando en ganancias significativas en el ajuste del momento de eclosión y en la uniformidad de los pollitos (Cormick, 2017).

Sala de pollitos

Después del nacimiento las aves no son capaces de controlar su temperatura corporal. La temperatura correcta de la sala de pollitos depende también de la velocidad del aire y de la humedad relativa. Si los pollitos se someten a temperaturas muy altas o muy bajas, se estresarán, usarán más energía y, si están sometidos a temperaturas muy altas, perderán agua a una velocidad mayor. Salas a temperaturas no ideales producirán pollos con rendimiento por debajo de lo esperado

Conclusiones

El gerente de la planta de incubación debe investigar periódicamente todas las variables que pueden influir en la calidad de los pollitos. No todas las plantas incubadoras tienen un ambiente con temperatura controlada.

Cuando no hay control las temperaturas de incubadoras, nacedoras y salas pueden fluctuar durante el año, afectando el tiempo de eclosión y calidad de los pollitos.

Por estos y otros motivos la calibración de las incubadoras, presiones de sala, balance térmico en las incubadoras y nacedoras, calidad de huevos y almacenamiento de huevos son algunos de los elementos esenciales para una buena gestión.

La evaluación de la ventana de nacimiento es un buen indicativo de que los procedimientos y parámetros son correctos, y también para evaluar el correcto mantenimiento de los equipos. También se debe conocer la mortalidad a los 7 días en la granja del cliente o en su propia empresa. Es una información esencial para entender si hay posibles desviaciones en el proceso.

 



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Marzo 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube