AUTOR

Ing. Fabio G Nunes - Consultor en Procesamiento Avícola

Diamond V
  • El mantenimiento en el matadero avícola debe verse y trabajar como corresponsable del desempeño global del matadero, lo que requiere romper ciertos paradigmas

La figura estereotipada del Mantenimiento, compuesta por profesionales de overoles azules, sucios de aceite y grasa, lidiando con las frecuentes interrupciones en la faena, y realizando la manutención correctiva de las máquinas siempre bajo demanda del matadero, ya no tiene lugar en la moderna industria avícola. En ella, el Mantenimiento debe verse y trabajar como corresponsable del desempeño global del matadero, lo que requiere romper ciertos paradigmas

La integridad de la canal no es un atributo de la responsabilidad exclusiva de un área o departamento de la empresa, sino que el producto del esfuerzo compartido, integrado y continuo de tres áreas:

  1. Producción (Incubación, Nutrición, Sanidad y Engorde)
  2. Matadero 
  3. Mantenimiento.

Me dirán Uds. qué Producción y Matadero se comprende, claramente, y preguntarán ¿dónde entra el Mantenimiento? ¡Les contestaré con una analogía con la Fórmula 1!

En la Formula 1, para el equipo ser victorioso a cada disputada carrera, no le basta solo un gran piloto y un gran auto. ¡Hay que tener un efectivo equipo de box que garantice las excelentes condiciones del auto y del piloto del inicio al final de la carrera! Si les pregunta que hacen a los que en el box laboran, seguramente no escucharán “yo echo gasolina”, “mi trabajo es cambiar llantas” o “cuido la telemetría”, sino que muy probablemente oirán “yo trabajo por la victoria (echándole gasolina, cambiando llantas o cuidando la telemetría)”.

Sabedor de que su trabajo es clave en el esfuerzo del equipo por la victoria a cada carrera, el equipo del box está siempre a puestos todo el tiempo, ¿o en alguna oportunidad han visto Uds. el piloto, al pararse en el box, bajarse del auto a llamarlos para que hagan su trabajo? Además, fruto de su constante capacitación y responsabilidad, tienen siempre a mano los recursos exigidos para ejecutar sus tareas, y trabajan a una increíble velocidad, y con gran coordinación y precisión, ¡pues saben que para el resultado cada segundo cuenta y mucho!

Al igual que en la Formula 1, a la empresa avícola no le basta tener un efectivo equipo de matadero y un gran pollo para salirse victoriosa en la “carrera” por los clientes que disputa al diario con su competencia. ¡No! Le es imprescindible contar con un excepcional equipo de mantenimiento, que por medio del preciso y confiable mantenimiento preventivo, asegure que el matadero esté en perfectas condiciones operativas al colgarse el primer pollo y así trabaje, de forma ininterrumpida, hasta el último pollo del día.

Un excepcional equipo de mantenimiento no nace listo; hay que desarrollarlo y capacitarlo. Para ello el primer paso es vital, pues irá determinar todo lo que le sigue. Él exige que el Mantenimiento trascienda de forma irreversible el foco tradicional y obsoleto de su trabajo – mantener las máquinas e instalaciones – para asumir su real misión en la moderna empresa avícola – garantizar la integridad de los productos, en conjunto con el campo y la planta, por medio del mantenimiento de las máquinas e instalaciones. Este cambio de paradigma requiere de un gran es-fuerzo de gestión que, todavía, vale la pena emprender, pues es solamente a través del trabajo conjunto de esta tría de es que le será posible a la empresa extraer la máxima efectividad del matadero, fortaleciendo, así, la productividad y la competitividad del negocio

 

Diamond V



REVISTA AVINEWS +


Noticias sectoriales

 
 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



logo