25 Abr 2016

Manejo óptimo de la distribución aérea del pienso para optimizar la uniformidad en la recría de reproductoras pesadas

Contenido disponible en: English (Inglés)

Bajo estas circunstancias el espacio disponible de comedero se convierte en un factor limitante, que en ocasiones obliga a reducir las densidades. Alimentando las aves sobre el suelo eliminamos en gran medida esta limitación, permitimos a todos los individuos consumir el pienso al mismo tiempo y por lo tanto mejoramos la uniformidad de los lotes ASÍ MISMO, LA ALIMENTACIÓN SOBRE LA YACIJA PERMITE MEJORAR EL BIENESTAR DE LAS AVES, YA QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ESCARBAR Y PICOTEAR, QUE ES PARTE DE SU COMPORTAMIENTO NATURAL

CALIDAD Y PROFUNDIDAD DE LA CAMA
viruta-de-madera

La viruta de madera debería ser el material de elección para la alimentación en el suelo. Es imprescindible un manejo correcto de la ventilación, la calefacción y del agua de bebida, para conseguir que la viruta se vaya degradando paulatinamente hasta convertirse en una cama seca y friable.

La yacija debe llegar a ser un polvo de color oscuro, casi negro, de esta forma el granulado contrastará por diferencia de color y será más fácil su localización por parte de las aves. La cascarilla de arroz y materiales similares, que permanecen sin degradarse, deberían ser evitados.

Durante el tiempo que las aves están consumiendo el pienso escarban buscando el granulado y al mismo tiempo lo mezclan con la cama.

La yacija no debería exceder los 4 cm de profundidad si queremos evitar que una parte del alimento se pierda

Para conseguir 4 cm de profundidad tendríamos que distribuir inicialmente 2 cm:Para asegurar el confort de las aves, las naves se deberían precalentar correctamente 24 horas antes de la llegada de las aves.

LA DURABILIDAD DEL GRANULADO

Un granulado de calidad, y por lo tanto una buena durabilidad son imprescindibles si utilizamos un sistema aéreo de distribución del alimento.

test-holmenDurabilidades bajas comportan la rotura de los gránulos durante el transporte del pienso entre la fábrica y la explotación, y así mismo en la granja cuando lo transportamos entre los silos y las tolvas de distribución.

En consecuencia el porcentaje de partículas finas se incrementa y estas irreversiblemente se pierden durante la distribución del pienso; el resultado es una disminución del alimento disponible para las aves.

Es por lo tanto esencial la valoración constante de la durabilidad del granulado. Un sistema ampliamente utilizado en las fábricas para efectuar esta valoración es el test Holmen.

Las materias primas tienen un efecto significativo sobre la calidad del granulado. Dietas en base a trigo nos dan valores más altos de durabilidad, ya que durante el acondicionado y el proceso de granulación se produce una gelatinización de su almidón. Por el contrario dietas en base a maíz suelen tener valores inferiores de durabilidad, como consecuencia de una menor gelatinización.

Por lo tanto, al menos un 45% de trigo debería ser adicionado si queremos conseguir valores correctos de durabilidad

ELIMINACIÓN DE LOS FINOS

Las reproductoras pesadas reciben continuos aumentos de pienso durante su recría y, en consecuencia, deberían responder con incrementos de peso constantes y uniformes

La heterogeneidad en la calidad del granulado entre las diferentes entregas efectuadas en una explotación, piensos correctos alternados con piensos de baja durabilidad y con exceso de finos, provocará una falta de predictibilidad de los incrementos de peso y curvas de crecimiento en forma de dientes de sierra.

En la fábrica, tras el proceso de granulación, el pienso debería ser cribado para separar los finos y devolverlos al acondicionador para granularlos de nuevo

En la granja de recría se pueden instalar cribas en el transportador (figura1) y así eliminar las partículas finas que se hayan podido crear durante el transporte y la descarga del pienso

new-farms
LA TEXTURA DEL PIENSO

El tiempo de consumo del pienso tiene una influencia directa sobre la homogeneidad de los lotes.

SI LAS AVES CONSUMEN EL ALIMENTO RÁPIDAMENTE EL RESULTADO ES UNA INGESTA DE PIENSO VARIABLE ENTRE INDIVIDUOS Y EN CONSECUENCIA TENDREMOS LOTES HETEROGÉNEOS

La duración del pienso en recría se debería situar de forma ideal entre 30 y 45 minutos; sin embargo cuando se alimentan las aves en el suelo la duración suele ser más reducida y a menudo situarse cerca del cuarto de hora.

La longitud del granulado está relacionada con el tiempo que las aves necesitan para consumir el pienso. Granos muy largos reducen el tiempo de consumo y por lo tanto perjudican la uniformidad del lote.

piensoDe todas formas únicamente se deberían producir granulados cortos cuando se pueda asegurar una correcta durabilidad, si disponemos de cribas y si la yacija es poco profunda y está friable.

En la fase de transición entre la migaja del pienso de cría y el granulado del pienso de crecimiento, la textura del alimento se debería situar entre una migaja grosera y un granulado corto, se trataría de acostumbrar a las aves paulatinamente a la nueva presentación.

Por lo tanto, producir en la fábrica granos largos de entre 14 y 15 mm de longitud debería ser evitado, ya que las aves acabaran consumiendo granos de 10 a 11 mm y el tiempo de consumo será demasiado reducido

El objetivo debería ser producir granos cortos, de entre 9 y 10 mm de longitud; entonces las aves acabaran consumiendo granos de 5 a 6 mm y así se alargará la duración del pienso

illabo

TRANSICIÓN ENTRE LA MIGAJA Y EL GRANULADO

Durante esta fase hay dos reglas que deberían ser siempre respetadas para evitar que la uniformidad de los lotes se degrade:

  • No iniciar la transición hasta los 21 días de vida de las aves
  • Hacer la transición de forma paulatina

El cambio de un pienso migajado a un granulado siempre supone un desafío para las manadas. Aunque los granos sean cortos, de 5-6 mm de longitud, todas las aves tienen que ser capaces de ingerirlos. Dentro de las manadas hay sujetos más pequeños que pueden tener una dificultad física para consumir el granulado, iniciando la transición a los 21 días nos aseguramos que todas las aves sean capaces de ingerirlo.

Las aves que componen una manada tienen diferentes características de conformación, peso y corte de picos, son individuos diferentes, y por lo tanto unos se habituarán a comer pienso granulado antes que otros.

Efectuando la transición de migaja a granulado de forma lenta y paulatina daremos tiempo para el aprendizaje de todas las aves y así evitaremos caídas importantes de la uniformidad.

Se debe tener en cuenta que al mismo tiempo que se modifica la presentación del alimento se inicia otro método de distribución del mismo.

La tabla inferior muestra como efectuar correctamente la transición de migaja a granulado (Tabla 1). Al iniciar el proceso deberíamos colocar los comederos de arranque alrededor de las tolvas de distribución aérea

De esta forma cuando el granulado en el suelo una parte se introducirá en estos comederos y en consecuencia las aves lo asociaran con alimento Estos comederos los dejaremos sobre la superficie de la cama hasta los 30 días de vida de las aves, aunque en ese momento toda la distribución sea aérea, se trata de dar más oportunidades a las aves rezagadas para que aprendan a comer el granulado.

Antes de extender la cama nueva sobre el suelo y por lo tanto antes de la entrada de las aves en la explotación se debería testar el correcto funcionamiento de las tolvas de reparto aéreo. Se trataría de ponerlas en funcionamiento con un poco de pienso para comprobar si reparten uniformemente sobre el suelo.

Durante la transición y hasta las 6 semanas de vida de las aves, se deberían ajustar las tolvas para repartir el pienso sobre aproximadamente la mitad de la superficie; es decir, si entre la tolva y la pared hay 7 metros, sólo tendría que caer pienso en un radio de unos 4 m, los otros 3 metros hasta llegar a la pared no deberían tener pienso.

El tamaño reducido de las aves al inicio de la recría provoca que durante su alimentación queden muchos espacios de cama libres. Entonces los sujetos más hábiles ingieren mucho más pienso del debido y la manada se desiguala.

Además existe el riesgo añadido de tener aves embuchadas y por lo tanto mortalidad

granulado-migaja

Tabla 1. Proceso de cambió de migaja a granulado

  • A partir de los 42 días las tolvas deberían repartir sobre el 100% de su circunferencia, siempre evitando que el granulado golpee las paredes.
  • Como norma general, una tolva debería ser para 1500 hembras o para 1000 machos.
  • Incluso haciendo una buena transición las manadas suelen perder uniformidad durante la misma.
  • Es por lo tanto importante efectuar el primer peso y selección individual de las aves una semana después de finalizar la transición.
tigsa
REPARTO DEL PIENSO Y MANEJO DE LA LUZ

El manejo correcto del reparto del agua, del pienso y de la intensidad de la luz tiene como objetivo permitir a las aves consumir el pienso uniformemente.

Inmediatamente después deberíamos apagar la luz al mismo tiempo que iniciamos el reparto del pienso, se debe mantener la iluminación apagada durante 15 seg.

Hay dos motivos por los cuales las aves deberían tener acceso al agua antes de efectuar el reparto del pienso:

  • Evitar embuchamientos. Si hay aves que vienen del día anterior con el buche un poco duro tendrán la posibilidad de beber antes de consumir pienso de nuevo.
  • Tener una distribución uniforme de las aves antes de repartir el granulado.No se debería permitir que las aves asocien la luz con el reparto del pienso, hay que darles ½ hora de agua y luz antes de distribuir el pienso para que las aves se calmen y dejen de desplazarse.

Durante la media hora inicial en la cual las aves tienen acceso al agua, la intensidad de la luz debería ser de aproximadamente de 10 lux, se trata de evitar un exceso de actividad y permitir que las aves se distribuyan de forma uniforme.

El objetivo de este manejo es que las aves tengan un volumen inicial de pienso distribuido en el suelo cuando se vuelvan a encender las luces, de esta forma conseguiremos que inicien el consumo del granulado sin desplazarse y por lo tanto de forma calmada (Figura 2).

Durante el tiempo que las aves estén consumiendo, la intensidad de luz se debería elevar hasta 30 lux, para así facilitar la localización del granulado y su completo consumo. Trabajar con intensidades más altas únicamente provocará stress, picoteo de las plumas de las colas e incluso picaje.

UNA VEZ QUE EL PIENSO HAYA SIDO CONSUMIDO SE DEBE VOLVER A UNA INTENSIDAD DE 10 LUX

Respecto al consumo de agua es importante controlar el ratio agua: pienso y variarlo dependiendo de la temperatura, de la humedad relativa y del estado de la cama.

Sin embargo el punto clave para tomar decisiones respecto al consumo de agua debería ser el estado de los buches. Si las aves han ingerido agua suficientemente, al palpar los buches no deberíamos notar los granos de pienso. Hay que tener en cuenta que una ingesta reducida de agua tendrá un impacto negativo en el proceso de digestión y en la uniformidad del lote.

manejo-reproductora

Figura 2. Patrón de manejo de la luz durante la distribución del agua y del pienso.

DISPOSICIÓN DE LAS TOLVAS DISTRIBUIDORAS
dioxvetDe forma ideal las naves deberían estar divididas en parques cuadrados, con la longitud de sus lados correspondiendo con la anchura de la nave.

En el centro de cada parque debería situarse una tolva. De esta forma las densidades a lo largo de la nave serían uniformes y el número de aves consumiendo bajo cada tolva distribuidora sería muy similar.

Como norma general, en granjas de hasta 14 m de ancho, para situar correctamente las tolvas hay dos distancias que deberían corresponder con la anchura de la nave:

  • La distancia entre las tolvas
  • Los diámetros de las circunferencias de distribución de pienso

Distribuyendo de esta forma las tolvas en la nave se trataría de evitar:

  • Que las circunferencias de distribución de granulado se superpongan y que por lo tanto la distribución del pienso no sea uniforme.
  • Que el pienso golpee y se acumule contra las paredes.

Dentro de la circunferencia de distribución del pienso éste debería encontrarse repartido uniformemente.

El material situado dentro de los parques, como perchas o aseladeros, se debería colocar en las esquinas, para evitar que el granulado lo golpee y por lo tanto no se distribuya uniformemente.

CONCLUSIONES

Los puntos clave para optimizar la uniformidad cuando se utiliza la distribución aérea de pienso son los siguientes:

  • Profundidad de la cama de 4 cm.
  • Utilizar materiales para la yacija que se degraden hasta convertirse en una cama seca, oscura y friable.
  • El granulado debería tener una durabilidad mínima de 92%.
  • Cribar el granulado en la fábrica de pienso y en la granja.
  • La longitud de los granos distribuidos debería ser de 5 a 6 mm.
  • El tiempo de consumo ideal debería ser de 30 minutos.
  • Distribuir el alimento con una intensidad de 30 lux para evitar nerviosismo.
  • No se deberían notar los granos de pienso al palpar el buche si el volumen de agua distribuido ha sido suficiente.
  • Efectuar el primer peso y selección individual una semana después de acabar la transición migaja-granulado.
  • La distribución del granulado en el suelo debe ser uniforme. 42 aviNews

exafan



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube