12 Abr. 2018

Vacunación in ovo

Localización: la clave para una vacunación in ovo exitosa

Por Tarsicio Villalobos, Director de Servicio Técnico, Global Poultry, Zoetis

La vacunación in ovo es ya un procedimiento de trabajo común en la gran mayoría de plantas de incubación estadounidenses de gran tamaño. Asimismo, el interés por esta tecnología está en aumento en otros mercados mundiales, en especial donde hay un rápido crecimiento como en Asia y América Latina.

Los fabricantes de equipos han tomado nota de este creciente interés y, hoy en día, en muchos mercados, los responsables de las plantas de incubación tienen la posibilidad de escoger entre dispositivos de distintos proveedores.

A primera vista, los dispositivos de vacunación in ovo parecen ser muy complejos y, de hecho, incorporan un gran abanico de innovadoras características de diseño y bioingeniería que dificultan la comparación entre equipos. Sin embargo, existe una sencilla función que es de vital importancia a la hora de escoger el dispositivo más adecuado: la administración homogénea de la vacuna en el lugar correcto dentro del huevo. Por encima de todas las demás, esta característica única determina el éxito o el fracaso de la vacunación in ovo.

Desterrando mitos

Al final del año 2013, asistí al XXIII Congreso Latinoamericano de Avicultura en El Salvador y me sorprendió el grado de interés demostrado por todo lo relacionado con in ovo. No obstante, era preocupante la cantidad de personas que parecían creer que no importa el lugar en el que se administre una vacuna in ovo, con tal de que se realice en alguna parte dentro del huevo. Las investigaciones de los últimos años han confirmado que el lugar de la inyección es, probablemente, el factor más importante para el éxito de esta forma de vacunación.

Una comparación de campo de dos dispositivos in ovo diferentes realizada en los Estados Unidos reveló una frecuencia de nacimientos significativamente diferente (Williams y Zedek, 2010). Se utilizaron dos métodos de evaluación: incubación completa y prueba pareada. En la primera comparación, la producción de dos salas de incubación de una planta comercial se trató alternativamente con ambos dispositivos.

Aproximadamente, con cada dispositivo se vacunaron diariamente 230.000 huevos a los 19 días y 1 hora de incubación, de manera que a lo largo de este ensayo de 9 semanas se vacunaron aproximadamente 7 millones de huevos.

En la prueba pareada, los huevos se manejaron de forma aleatoria para que fueran vacunados por un dispositivo o el otro durante la transferencia de las  bandejas de incubación a las cestas de nacimiento. Más de 29.000 huevos recibieron una inyección por tratamiento (tipo de dispositivo) los días 18 y 19 de incubación.

tabla1-zoetis-incubacion
tabla2-zoetis-incubacion

La comparación tras la incubación completa demostró que uno de los dispositivos se asociaba a una frecuencia de eclosión hasta un 2,32 % mayor que el otro dispositivo. La prueba pareada también mostró una ventaja estadísticamente significativa del mismo dispositivo el día 18, pero no hubo ninguna diferencia entre las inyecciones del día 19.

Impacto económico

Si trasladamos estos resultados al plano económico, una diferencia de un 1 % en la frecuencia de eclosión equivaldría a cerca de 5.000 dólares semanales para la planta de incubación en cuestión en el momento de la realización de este estudio. La diferencia entre ambos dispositivos podría haber alcanzado los 430.000 dólares al año, lo cual hubiera influido notablemente en los balances finales de la planta de incubación.

Este estudio demostró que el nacimiento puede variar de forma significativa de un dispositivo de vacunación in ovo a otro, por consiguiente, la siguiente pregunta fue… ¿por qué?

Cuando se desarrolló el primer dispositivo comercial in ovo hace más de 20 años, se sabía que el momento y el lugar de la inyección eran factores críticos de éxito para la eficacia de la vacuna contra la enfermedad de Marek. Los estudios habían demostrado que era necesario administrar la vacuna in ovo entre los 17 días y 12 horas y los 19 días y 4 horas de incubación. En ese momento, el embrión se encuentra en una posición adecuada para eclosionar con la cabeza bajo el ala derecha y el tallo del saco vitelino entrando en el abdomen. Para que el efecto sea óptimo, la vacuna debe administrarse en el saco amniótico o en el propio embrión [por vía intramuscular (IM) o subcutánea (SC)]. A raíz de esta información, el primer dispositivo se diseñó específicamente para administrar la vacuna en el lugar correcto, una y otra vez.

Así que quizás la diferencia en los nacimientos entre los dispositivos demostrada en el estudio anterior estaba relacionada con la uniformidad en el sitio de inyección donde se administró la vacuna y es posible que algunas de las inyecciones ocasionalmente imprecisas lesionaran a los embriones y por consiguiente se afectó el nacimiento.

Precisión en el sitio de inyección

Se llevó a cabo otro estudio en dos plantas de incubación comerciales para descubrir si la precisión en la administración de la vacuna variaba entre los mismos dispositivos in ovo que se habían utilizado en el estudio anterior (Williams y Hopkins, 2011). Se mezcló una vacuna estándar contra la enfermedad de Marek con un colorante afín a las proteínas, de manera que pudiera determinarse el sitio de inyección dentro del huevo.

Se consideraron correctas las inyecciones en el saco amniótico del embrión, las subcutáneas y las intramusculares; se consideraron incorrectas las administradas en la cámara de aire, el saco alantoideo, el abdomen del embrión, el cráneo, la cavidad torácica, etc. Cada dispositivo se utilizó para procesar más de 1.000 huevos normales. En una planta de incubación había máquinas Chick Master y en la otra, Jamesway Super J.

Los resultados de este estudio revelaron una gran diferencia en la precisión de los dos dispositivos: uno de ellos administró la vacuna correctamente en el 94,62 % y el 91,04 % de los huevos en ambas plantas de incubación mientras que el otro lo hizo en el 61,16 % y el 71,98 % de los huevos (Tabla 3). Esta fue una clara prueba de que la precisión en la administración de la vacuna puede variar entre dispositivos de forma sustancial. Puede que esto también explique la diferencia en nacimientos entre los dispositivos, ya que uno puede provocar lesiones y por lo tanto reducir la viabilidad de los embriones afectados.

tabla3-zoetis-incubacion

El dispositivo 1 utiliza aire comprimido para expandir una matriz de tubos dentro del cabezal de inyección que sujeta firmemente los inyectores flotantes, facilitando el posicionamiento individual de los mismos directamente sobre el ápice de los huevos, independientemente del tamaño, forma u orientación de los huevos.

Desde luego que el nacimiento es un parámetro importante para las plantas de incubación y es esencial que todos los dispositivos in ovo la mantengan en los niveles más altos posibles. No obstante, el motivo principal para utilizar una vacuna in ovo es el de mejorar el rendimiento de las aves después de la eclosión, ayudándolas a protegerse contra los desafíos de las enfermedades prevalentes.

Estudio de protección

Se diseñó un tercer estudio para comparar el nacimiento y la protección contra la enfermedad de Marek en el que se utilizaron dos dispositivos diferentes y dos vacunas de herpesvirus de pavo (Turkey Herpesvirus, HVT) (Barbosa et ál. AAAP, julio de 2013).

Se vacunaron huevos de pollos de engorde el día 18 de incubación con una vacuna de herpesvirus de pavo (HVT) comúnmente usada en la industria para proteger contra el virus de la enfermedad de Marek (MDV) y una vacuna recombinante del herpesvirus de pavo con una inserción que expresa una proteína del virus de la enfermedad de Gumboro (rHVT-IBD). Se utilizaron dos dispositivos in ovo diferentes, uno con diseño de doble aguja (Dispositivo 1)., y otro con diseño de aguja única (Dispositivo 2). Se expuso luego a las aves con 5 días de edad a la cepa virulenta RB1B del virus de la enfermedad de Marek (vMDV-RB1B) y se les pesó a los días 14, 21 y 49. Se realizó una necropsia en el día 50, o antes si las aves morían prematuramente, para comprobar la existencia de lesiones de Marek.

Los resultados mostraron que el porcentaje de nacimientos y el peso variaban entre dispositivos, y que el de doble aguja arrojaba mejores resultados.

También había una marcada diferencia en el porcentaje de aves que desarrollaban la enfermedad de Marek y, de nuevo, el dispositivo de doble aguja arrojaba mejores resultados (Figura 1).

figura1-zoetis-incubacion

Consecuencias de una administración incorrecta

De estos estudios se deduce claramente que diferentes dispositivos in ovo producirán diferentes resultados en la planta de incubación en cuanto al nacimiento y posterior rendimiento de las aves.

Administrar la vacuna en un lugar incorrecto del huevo tiene dos posibles consecuencias adversas: primero, hay una reducción en la eclosión, ya que algunos embriones mueren, posiblemente como resultado de las lesiones causadas por la aguja,(por ejemplo si se golpea el cráneo); y segundo, la protección frente a la enfermedad no es óptima.

Las aves que no desarrollan una buena respuesta inmunitaria debido a que no se les ha administrado la vacuna en el lugar correcto pueden volverse susceptibles al virus de campo y actuar como grandes diseminadoras del mismo dentro del lote de aves. Si hay un número suficiente de ellas, es posible que el elevado desafío pueda superar incluso las defensas de las aves que están vacunadas correctamente y lleguen a desarrollar la enfermedad.

Ambas consecuencias se han demostrado en ensayos comerciales y ambas tienen el potencial de afectar de forma significativa la eficiencia de la producción y los resultados económicos. Por tanto, es esencial mantener al mínimo el número de aves vacunadas de forma incorrecta eligiendo un dispositivo in ovo que administre la vacuna en el lugar correcto de forma tan consistente como sea posible. El simple hecho de que se inyecte el huevo no significa que el embrión quedará inmunizado.

zoetis-vacunacion-in-ovo

Los huevos deben estar alineados de forma correcta e individual para lograr una alta frecuencia de inyecciones en el lugar exacto

La capacidad de administrar una vacuna en el sitio óptimo varía de un dispositivo a otro, dependiendo del nivel de excelencia en bioingeniería incorporado en su diseño. Los responsables de las plantas de incubación deben ser conscientes de que no todos los dispositivos in ovo se crean de igual forma y deben hacer todas las preguntas pertinentes antes de tomar cualquier decisión.

Bibliografía

Williams CJ and Zedek AS. Comparative field evaluations of in ovo applied technology. Poultry Science 2010; 89: 189-193.

Williams CJ and Hopkins BA. Field evaluation of the accuracy of vaccine deposition by two different commercially available in ovo injection systems Poultry Science 2011; 90: 223-226.

Deja tu comentario