22 Nov 2021

La importancia de la nutrición en la calidad de la cáscara de las reproductoras pesadas

get_the_title

get_the_title
  • Cummings Research Park 920 Explorer Boulevard NW Huntsville, AL 35806
    Estados Unidos
  • +1 256 890 3800
  • http://es.aviagen.com/



AUTOR

Alex Chang

Diamond V

Una deficiente incubabilidad representa una pérdida sustancial de ingresos y de rentabilidad para un negocio de reproductoras pesadas. La mala calidad de la cáscara y los huevos contaminados suelen ser los principales factores que contribuyen a ello.

Por lo tanto, es importante comprender los factores que afectan a la calidad del cascarón y cómo mejorar significativamente el número de huevos incubables, así como reducir la pérdida de pollitos debido a la mala calidad de la cáscara.

LA CÁSCARA DEL HUEVO: ¿QUÉ SABEMOS?

La cáscara del huevo protege y soporta las estructuras blandas internas. Es semipermeable al aire y al agua, y ayuda a prevenir la infección bacteriana.

  • Alrededor del 94-95% de la cáscara seca es carbonato de calcio (CaCO3) y pesa 5,5-6,0 g (Mongin, 1978).
  • Las cáscaras de buena calidad de las reproductoras pesadas tienen alrededor de 2,0-2,2 g de calcio en forma de cristales de CaCO3.

Una cáscara típica contiene alrededor de 0,3% de fósforo y 0,3% de magnesio y trazas de sodio, potasio, zinc, manganeso, hierro y cobre.

El resto de la cáscara seca del huevo está compuesta por una matriz de material orgánico que tiene propiedades de unión y de organización de calcio durante la formación de la cáscara.

CUTÍCULA

reproductoras pesadas

Figura 1: Estructura interna del huevo fértil en el momento de la puesta.

La parte más exterior de la cáscara del huevo es la cutícula (Figura 1).

  • La cutícula es una capa no calcificada, delgada e insoluble en agua, compuesta principalmente de glicoproteínas.
  • Hace que el cascarón sea impermeable al agua y sella los poros de la cáscara para mantener fuera el polvo y las bacterias, además desempeña un papel en la regulación de la humedad y el intercambio gaseoso durante la incubación y previene la desecación del embrión.

Una vez la gallina ha puesto el huevo, la cutícula tarda un tiempo en fijarse completamente. Hasta que la cutícula no se fije, no protegerá a los poros de la penetración de las bacterias.

HUEVOS AGRIETADOS

Es obvio que cuando una fuerza externa excede la resistencia de la cáscara, se produce la rotura del huevo.

reproductoras pesadasLa rotura de los huevos puede ser:

  • completa (rotura de la cáscara y las membranas)
  • incompletas (se rompe la cáscara y las membranas permanecen intactas).

Los huevos completamente agrietados no se incuban, debido al alto riesgo de pérdida elevada de humedad y contaminación bacteriana.

Sin embargo, los huevos con fisuras capilares incompletas son menos obvios en la inspección visual y pueden ser utilizados inadvertidamente en las plantas de incubación.

PROBLEMAS DE MALA CALIDAD DE LA CÁSCARA DE LOS HUEVOS

reproductoras pesadasBarnett et al., (2004) realizaron investigaciones para determinar si los pollitos procedentes de los huevos con grietas delgadas eclosionarían y crecerían normalmente en comparación con los que tienen cáscaras no dañadas.

Comprobaron que los huevos con fisuras finas tenían una eclosión sobre huevo fértil muy inferior, una mayor pérdida de peso del huevo y una mayor mortalidad embrionaria. En otro estudio en el que se utilizó la gravedad específica como determinante del grosor de la cáscara del huevo (Roque y Soares, 1994), descubrieron que los huevos de cáscara gruesa (gravedad específica 1,080) mostraban una mayor incubabilidad y una menor mortalidad embrionaria intermedia y tardía.

¿QUÉ INFLUYE EN LA CALIDAD DE LA CÁSCARA DEL HUEVO?

En la calidad de la cáscara de huevo de las reproductoras pesadas pueden influir una serie de factores tanto nutricionales como no nutricionales. Estos factores incluyen:

  • El tiempo que el huevo pasa en el útero durante la formación de la cáscara.
  • Tasa de deposición de calcio en el útero (glándula coquiliaria).
  • Hora del día en que se pone el huevo.
  • Edad de la gallina; con la edad del ave el grosor de la cáscara disminuye y el tamaño del huevo aumenta.
  • Agentes/enfermedades infecciosas y contaminación (por ejemplo, Bronquitis Infecciosa, Síndrome de caída de puesta, Enfermedad de Newcastle, Micoplasmas, micotoxinas T-2 y HT-2; sulfonamidas, insecticidas organoclorados).
  • Deficiencias y excesos nutricionales.
  • Agua potable salina.
  • Tiempo de alimentación.
  • Otros – como el genotipo, la nave o el sistema de producción, el medio ambiente (temperatura, iluminación, disponibilidad y calidad del agua), estrés general, prácticas de manejo (incluida la uniformidad del lote y la manipulación de los huevos).

LA IMPORTANCIA DE UNA NUTRICIÓN ÓPTIMA

Como la cáscara contiene mayormente CaCO3, normalmente se asume que el calcio es el único nutriente responsable de la calidad del cascarón. Sin embargo, tanto el fósforo como la vitamina D3 también están involucrados (Figura 2), junto con una serie de oligoelementos. El estado de salud de los intestinos y la función renal desempeñan un papel importante en la absorción del calcio y la actividad de la vitamina D3.

reproductoras pesadas

Figura 2: Vía bioquímica del metabolismo del calcio y el fósforo en las gallinas.

CALCIO

El calcio es necesario para las gallinas reproductoras pesadas en niveles adecuados (hasta 4,9-5,1 g/ave/día) para la formación de la cáscara. Una fuente y un suministro adecuados de calcio durante la puesta es crucial para prevenir la aparición de varios problemas, entre ellos: la tetania cálcica, anormalidades esqueléticas y mala calidad de la cáscara (delgada, blanda y agrietada).

FÓSFORO

El fósforo está presente en la cáscara del huevo en un nivel bajo, pero es importante para reponer el hueso medular de la gallina. Debe haber suficiente fósforo dietético para asimilar el calcio en la matriz ósea. Por lo tanto, es crítico proporcionar una ingesta diaria  de fósforo «disponible» (500-585 mg/ave/día desde el pico hasta el final del lote) para la calidad óptima de la cáscara. Por el contrario, un alto nivel de fósforo disponible (en términos de fósforo no fítico) puede tener efectos negativos.

VITAMINA D3

La vitamina D3 es una vitamina importante que participa en el metabolismo del calcio tanto en el hígado como en el riñón y, por lo tanto, afecta significativamente a la calidad de la cáscara. La vitamina D3 es necesaria para la absorción normal del calcio. Una cantidad inadecuada de vitamina D3 en la dieta induce rápidamente una deciencia de calcio y una disminución del peso del cascarón, lo que da como resultado cáscaras más débiles y delgadas. La dosis mínima recomendada en los piensos de producción de reproductoras pesadas es 3.500 UI/kg de vitamina D3.

OLIGOELEMENTOS

Los oligoelementos como el manganeso, el cobre y el zinc son importantes para lograr una buena calidad de la cáscara. Los niveles recomendados de estos nutrientes por las principales empresas de selección deben satisfacer los requisitos de calidad de la cáscara. En términos de biodisponibilidad, puede ser benecioso suministrar parte de estos minerales de fuentes orgánicas para mejorar la calidad de la cáscara del huevo (Stefanello et al., 2014).

ELECTROLITOS

Los electrolitos participan en el equilibrio ácido-base (Na+K-Cl), el equilibrio electrolítico es uno de los principales factores metabólicos que intervienen en la formación de la cáscara de huevo (Mongin, 1978). En condiciones normales, asegurar un equilibrio electrolítico de alrededor de 200 mEq/kg de alimento es suficiente para lograr una calidad óptima de la cáscara.

Las aves sometidas a estrés térmico suelen poner huevos con cáscaras más finas y débiles debido a las alteraciones del equilibrio ácido-base de la sangre como resultado del jadeo. La hiperventilación conduce a una pérdida excesiva de CO de la sangre.

El nivel más bajo de CO hace que el pH de la sangre se eleve o se vuelva más alcalino. Un pH sanguíneo más alto reduce la cantidad de iones de Ca y CO que llegan al útero para la formación de la cáscara de huevo.

AGUA POTABLE

El agua potable salina, alta en sodio y cloruro, puede inhibir la actividad de la enzima anhidrasa carbónica en la mucosa de la glándula coquiliaria, lo que limita el suministro de iones de bicarbonato (y de calcio) en el lumen del útero para formar CaCO3 (Chen y Balnave, 2001).

HORA

La hora de alimentación puede influir en la calidad de la cáscara. Las reproductoras pesadas se suelen alimentar durante las primeras horas de la mañana. Desafortunadamente, esto no coincide con el momento de la deposición de la cáscara del huevo.

El pico de demanda de calcio se produce durante la noche cuando se produce la deposición de la cáscara. Como hay una cantidad limitada de calcio en el tracto digestivo en el momento de la calcificación de la cáscara, se moviliza una cantidad significativa de calcio del sistema óseo para la formación de la misma. Los resultados de las investigaciones indican que cuanto más calcio óseo se utiliza en la formación de la cáscara, más dedeficiente es la calidad del cascarón (Leeson y Summers, 2000).

TAMAÑO PARTÍCULAS

reproductoras pesadasEl tamaño de las partículas de la fuente de calcio es una opción alternativa a la alimentación nocturna mediante el uso complementario de partículas grandes de piedra caliza (tamaño de 2-4 mm) o de concha de ostras.

Los granos o partículas gruesas de calcio se retienen más tiempo en la molleja, reducen la solubilidad del calcio y ayudan a extender la absorción del calcio de la alimentación al período nocturno.

La aplicación en la granja al final de la tarde en el comedero o en la cama puede mejorar la calidad general de la cáscara en las gallinas de edad, aumentando el peso de la cáscara por unidad de supercie y el contenido de la misma.

Muchos estudios han demostrado las ventajas de las fuentes de calcio en grano grosero para mejorar la calidad de la cáscara, en particular en las reproductoras de más edad.

Reis et al., (1995) llevaron a cabo una investigación en un lote de reproductoras pesadas para examinar los efectos de la piedra caliza complementaria en tamaño grosero en la calidad de la cáscara del huevo y el resultado de la incubación posterior.

La comparación de los resultados obtenidos en las reproductoras a las que se les dio una dieta regular de producción que contenía un 3,1% de calcio a las 8 de la mañana frente a las aves que siguieron el mismo programa de alimentación con un complemento por la tarde de 2 g/ave/día de caliza grosera, mostró una mejor gravedad específica del huevo, si bien, la pérdida de peso del huevo durante la incubación no se alteró.

La incubabilidad y la viabilidad de los pollitos mejoraron significativamente con la alimentación complementaria con piedra caliza.

MANEJO DEL TAMAÑO DEL HUEVO

Las gallinas ponen huevos más pesados a medida que envejecen y aumentan su peso corporal; sin embargo, la cáscara del huevo se vuelve cada vez más delgada, ya que no hay un aumento proporcional en el peso de la misma. Al mismo tiempo, la capacidad de las gallinas para absorber el calcio en el intestino se reduce.

Por consiguiente, las granjas que tienen lotes de aves de mayor edad pueden tener una mayor incidencia de problemas de cáscara y una disminución de la eclosión.

Una forma de controlar los problemas de cáscara en las reproductoras pesadas de más edad es manejar el tamaño del huevo.

  • Esto puede lograrse adoptando un programa de alimentación en tres etapas, con disminución de la proteína y los aminoácidos a medida que las aves envejecen.
  • Esto ayudará a controlar el peso corporal, lograr los pesos objetivo de los huevos, apoyar la persistencia de la puesta y mejorar la fertilidad y la incubabilidad.

RESUMEN

Las cáscaras finas y los huevos contaminados afectan en gran medida a la incubabilidad en las reproductoras pesadas.

  • Unas buenas prácticas de manejo y una correcta bioseguridad de la granja son imprescindibles para prevenir enfermedades y proporcionar un entorno favorable para las aves.
  • Adoptar un proceso adecuado de manejo de los huevos y tener un programa efectivo de control de calidad en la planta de incubación son importantes para asegurar una buena incubabilidad.
  • Una deficiente incubabilidad representa una pérdida sustancial de ingresos y de rentabilidad para un negocio de reproductoras pesadas.
  • La mala calidad de la cáscara y los huevos contaminados suelen ser los principales factores que contribuyen a ello.

La nutrición y los programas de alimentación apropiados son fundamentales para controlar los objetivos de peso corporal y de tamaño del huevo de la reproductora y para lograr una calidad de cáscara satisfactoria




REVISTA AVINEWS +


Noticias sectoriales

 
 

MONOGRÁFICOS

REVISTA

Magazine aviNews aviNews España Octubre 2021

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



logo