petersime-entrevista-pieter-heymerick-brasilDIRECTOR PETERSIME AMÉRICA LATINA

¿Qué nos puedes contar sobre la historia de Petersime en América Latina?

Por razones históricas, Petersime no estuvo presente significativamente en América Latina hasta el 2007. Fue en ese año que Petersime decide apostar fuerte por este mercado, reconociendo el gran potencial de la región en el sector avícola.

Gracias a nuestra tecnología avanzada, hemos conseguido implementar varios proyectos
de incubación, en un principio en Brasil y después en otros países de la región.

En la actualidad, no solo podemos decir
que Petersime es una de las marcas más consolidadas a nivel mundial, sino que también es la incubadora de carga única que más confianza genera en América Latina.

“Nuestra tecnología de carga única en incubadoras ha dado excelentes resultados”

¿En los últimos años qué proyectos ha realizado Petersime en América Latina?

En un principio, entramos en Brasil con una máquina de prueba junto con una de las empresas líderes del país. Estamos muy agradecidos que Sadia, ahora incorporado en BRFoods, nos dio la oportunidad de mostrar que nuestra tecnología de carga única proporciona excelentes resultados de incubación. Este éxito ha permitido consolidarnos en el mercado con varios proyectos de incubación en Brasil.

Poco después, la empresa Agrovet SA del Perú, liderada por el Ing. Pomiano, decide apostar por nuestra tecnología de incubación para el desarrollo de su nueva planta de incubación. El equipo de proyectos de Agrovet realizó un minucioso estudio de todas las tecnologías de carga única que les llevó a decidirse por Petersime. Esta colaboración fue una experiencia sumamente enriquecedora para nosotros.

A partir de ahí, se sucedieron los proyectos de incubación con empresas líderes en varios países. En Argentina realizamos nuestro primer proyecto de incubación con la empresa Granja Tres Arroyos, gracias a la confianza que nos dio el Sr. De Grazia. En Colombia, la empresa AVICOL renovó sus plantas de incubación con nuestra tecnología.

Tras estas excelentes referencias, llevamos a cabo otra serie de proyectos en Argentina, Brasil, Chile, Peru, Colombia, México , Honduras …

¿Cuáles son los objetivos de Petersime en América Latina?

Actualmente nos centramos en el servicio al cliente, fundamental para poder aumentar nuestra presencia en el mercado latinoamericano. Este objetivo lo estamos desarrollando de la mano de nuestros representantes en los diferentes países, que nos ayudan a tener una relación más cercana a cada mercado.

Sin duda, nuestra incubadora es la que consigue los mejores resultados de incubación. Pero como cualquier equipo industrial, es importante que cuente con un buen servicio técnico para entrenar a los usuarios y poder dar asistencia técnica donde sea necesario. Por esta razón, estamos formando un equipo de técnicos locales para que nuestros clientes puedan obtener el máximo rendimiento de sus plantas de incubación.

¿Cuáles son las novedades y ventajas competitivas que Petersime puede ofrecer a sus clientes en América Latina?

Nuestra línea de incubadoras de carga única es distinta a la tecnología de otras empresas presentes en el mercado latinoamericano. Por ejemplo, ofrecemos un sistema de control denominado Embrio-respuestaTM que automatiza el proceso de control de las incubadoras. De esta manera, conseguimos mejorar los resultados de incubación y eliminar la posibilidad del error humano.

Contamos también con un equipo de expertos en incubación con reconocida experiencia, que ayudan a nuestros clientes a obtener los mejores resultados de incubación, no sólo a nivel de máquina sino también en todo lo que es organización de los procesos productivos dentro de sus plantas de incubación.

¿Qué nos puedes contar sobre el sector avícola en América Latina?

Es un mercado muy dinámico e interesante. Su producción avícola está creciendo a una ritmo importante y las previsiones indican que contribuirá con un 25% de la producción avícola mundial. Brasil es una gran potencia en el sector avícola, siendo tanto el tercer productor como el primer exportador de carne de pollo a nivel mundial. México, por su parte, es el quinto país en producción de carne de pollo y uno de los más grandes productores de huevos, aunque al mismo tiempo es uno de los grandes importadores de carne de pollo.

Es una industria dentro de la cual las diferentes empresas cuentan con buenos profesionales, personal bien preparado y altamente cualificado. Por eso, hoy en día se está viendo una tendencia a la tecnificación ya que estos profesionales entienden que el camino de la innovación y la modernización es la manera de seguir siendo competitivo.

¿Qué nos puedes contar sobre la capacidad típica en una planta de incubación?

Existe mucha variabilidad entre los diferentes países y depende de la realidad de cada mercado. Cuando hablamos de plantas de incubación de carga única, desarrollamos proyectos a partir de 50.000 a 100.000 pollitos semanales. En mercados más grandes, como por ejemplo Brasil, hemos llevado a cabo proyectos de tres a cuatro millones de huevos incubables por semana.

“Ponemos a disposición de nuestros clientes un equipo de expertos para lograr los mejores resultados en sus plantas de incubación”

En los próximos años ¿Qué desafíos abordará Petersime en América Latina?

La tecnificación del mercado y su profesionalización ganan protagonismo. El reto más importante en la incubación es de transformar un huevo
fértil en un pollito de la mejor calidad posible para que con la mínima cantidad de alimento se obtenga la mayor cantidad de carne de pollo.

Es importante recordar que el objetivo final del sector avícola es la producción de alimentos, más específicamente proteínas asequibles para todo el mundo.

¿Qué aspectos resultan limitantes a la hora de mejorar los procesos de incubación?

Durante los últimos años, el avance dentro de las líneas genéticas ha sido muy importante. En las líneas de pollo de alto rendimiento, el embrión tiene un nivel de producción de energía metabólica que es difícil de controlar con una incubadora de carga múltiple, sobre todo al final del ciclo de incubación.

La manera de salvaguardar este potencial genético ,no es solo climatizando las plantas de carga múltiple, sino también contemplando la posibilidad de instalar incubadoras más modernas que consigan controlar esa producción de calor de los embriones durante su desarrollo.

Petersime se compromete a salvaguardar este potencial genético durante el proceso de incubación.

¿Qué importancia tiene la bioseguridad en la incubación?

La bioseguridad es de suma importancia dentro de la planta de incubación y tener un buen programa de control es esencial.

En este aspecto, la ventaja de las incubadoras de carga única es que después de cada transferencia o cada ciclo de incubación, las maquinas permanecen vacías y apagadas. Durante este intervalo, se puede realizar una profunda limpieza y desinfección disminuyendo de manera significativa el riesgo de cualquier tipo de contaminación.

La incorporación de la carga única a la incubación es una mejora más que notable a nivel de bioseguridad

¿Qué nos puede contar sobre la tecnología de carga única de Petersime controlada por Embrio-respuestaTM?

El concepto de Embrio-respuestaTM es una filosofía de control del proceso de incubación que Petersime desarrolló a finales de los años 90 en cooperación con la Universidad de Lovaina.

La idea es que el embrión es quien controla la máquina. Cada embrión se comporta de una manera distinta. Nuestra máquina “escucha” las señales emitidas por la carga de embriones y responde a sus necesidades.

¿Cómo se lleva a cabo el control de la temperatura?

Sin duda, la temperatura es el parámetro más importante a controlar durante el proceso de incubación. Nosotros no queremos programar solamente la temperatura de la incubadora; nuestro objetivo es controlar la temperatura corporal del embrión.

“Nuestra máquina “escucha” las señales emitidas por la carga de embriones y responde a sus necesidades”

Esto lo llevamos a cabo por medio de unos sensores – OVOSCANTM – que detectan la producción de calor del embrión. En función de esta información, la temperatura de la maquina se ajusta de manera automática para mantener la temperatura embrionaria lo más estable posible.

Es importante destacar que hoy en día, el desafío para conseguir excelentes resultados de incubación es enfriar de manera adecuada las incubadoras. Por lo tanto, el sistema de enfriamiento juega un papel más significativo que el sistema de calefacción.

¿Qué papel juega la ventilación dentro de los procesos de incubación?

Se han realizado varios estudios que demuestran claramente que niveles elevados de CO2 durante la primera mitad de la incubación (desarrollo embrionario) consiguen fortalecer al embrión. Por lo tanto, nuestra incubadora de carga única usa la ventilación para controlar esos niveles de CO2.

En la segunda mitad de la incubación (crecimiento embrionario) es importante garantizar suficiente disponibilidad de O2 para el embrión en crecimiento. En este etapa, la incubadora aumenta de manera significativa el flujo de ventilación, contribuyendo a su vez al enfriamiento de la máquina.

En relación a la ventana de nacimiento ¿qué nos podría agregar al respecto?

La ventana de nacimiento es el tiempo que transcurre entre el nacimiento del primer pollito y el último. En la incubación, el objetivo principal es que la ventana de nacimiento sea lo más corta posible con el fin de obtener un nacimiento uniforme.

Nuestras nacedoras cuentan con un sensor Synchro-HatchTM que ayuda a uniformizar la ventana de nacimiento. Este sensor detecta el picaje interno de los embriones. Con esta información, la nacedora ajusta su ambiente de manera automática respondiendo así al avance en el nacimiento.

Nuestro objetivo es atrasar lo máximo posible el nacimiento de los primeros pollitos. Sin embargo, una vez que detectamos que el nacimiento empieza, la nacedora proporciona una serie de estímulos con el fin de agilizar el nacimiento y así conseguir una ventana de nacimiento lo más corta posible.

Petersime busca obtener un nacimiento uniforme dentro del cual todos los pollitos completen 504-512 horas de desarrollo, las horas necesarias para un pollito de excelente calidad.

También es importante a la hora de controlar la calidad del pollito que los huevos pierdan el suficiente peso ¿Qué hace Petersime al respecto?

En incubación debemos tener en cuenta que, para obtener excelentes resultados, los parámetros a controlar más importantes son primero, la temperatura, y segundo, la pérdida de peso. El estímulo de CO2, anteriormente mencionado, solo resultará beneficioso cuando estos 2 parámetros están controlados correctamente.

El objetivo de nuestras incubadoras de carga única es obtener una pérdida de peso entorno al 10 – 11% en el momento de la transferencia, para garantizar pollitos de buena calidad.

Nuestro sistema de control de pérdida dinámica detecta la pérdida de peso con cada movimiento de volteo, para que el usuario pueda ver
cómo avanza la pérdida de peso y regule la humedad y la ventilación como corresponda.

¿De qué herramientas disponen los jefes de las plantas de incubación para supervisar y controlar?

En una planta de incubación moderna, la programación, control y monitoreo de los equipos está centralizado en la oficina del jefe de la planta.

Petersime dispone de un software Eagle EyeTM que permite visualizar el plano total de la planta de incubación, controlar las incubadoras de manera centralizada y supervisar las condiciones de todos los ambientes.

Este sistema nos permite reducir el personal presente dentro de la planta de incubación durante el fin de semana o durante la noche. Ofrece también acceso y control remoto a las máquinas y permite consultar datos históricos.

Sabemos que el consumo de energía es un gran contribuyente a los gastos de incubación ¿Tiene Petersime alguna tecnología que reduzca este gasto? Es un hecho que es necesaria una cierta cantidad de energía para transformar un huevo fértil en un pollito de calidad. El desafío es hacerlo de la manera más eficiente posible.

Hablando a nivel de incubadora, el factor principal de consumo de energía es el motor de ventilación. Por medio de distintas investigaciones, descubrimos en qué momentos se puede reducir la ventilación de las incubadoras, disminuyendo así el consumo energético. Por esta razón, todas nuestras incubadoras disponen de motores con control de velocidad variable.

El segundo factor a tener en cuenta es que la mayoría de los países de América Latina tienen un clima cálido. Por ello los sistemas de climatización suponen más del 50% del consumo de energía de una planta de incubación. De ahí, la importancia de instalar un sistema de climatización eficiente que reduzca los gastos energéticos.

Hoy en día, Petersime cuenta con un sistema de climatización con control por presión, llamado Eco-VacTM. Con este sistema de control, centramos el proceso de climatización únicamente en el volumen de aire que consume la incubadora, evitando gastos de energía innecesarios.

Para terminar, querrías añadir alguna cosa más?

Simplemente quiero añadir que para mí es un placer trabajar en esta industria. Cada proyecto es una nueva experiencia y aunque cada país en América Latina es diferente, en nuestra aérea de trabajo – que es la incubación – nuestros clientes comparten desafíos similares. Es ahí donde Petersime juega un papel importante con el fin de que todos nuestros clientes sean los campeones de la incubación.

 



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube