14 Ene 2015

La Entrevista con Mª del Mar Fernández: Directora de ASEPRHU & INPROVO



Diamond V

En la actualidad, compagina la dirección de ASEPRHU con la de INPRO VO y el Instituto de Estudios del Huevo, organizaciones complementarias de apoyo al sector del huevo.Además, es Presidenta de la Asociación Europea de Comercializadores de Huevos (EEPTA – European Egg Packers and Traders), miembro de EUWEP, que agrupa también a las industrias de ovoproductos europeas. Inició su actividad laboral siendo directora durante seis años de la Unión de Cooperativas Agrarias de Madrid (UCAM).

Este año se celebra el 20 aniversario de la constitución de ASEPRHU ¿Qué puede destacar de su trayectoria en estos años?

En diciembre de 1994 se constituyó la Asociación Española de Productores de Huevos (AS EPRHU) y desde su creación estoy vinculada al sector. Ha sido un período apasionante, porque la organización se creó en plena crisis: un mercado que empezaba a tener excedentes de producción, subida de costes de los piensos, con una caída del consumo del 34% en 8 años y sin una estructura organizativa, tras la incorporación de España a la Unión Europea.

En este contexto, ASEPRHU se constituye para representar y defender los intereses de los productores de huevos españoles ante la Administración y otras entidades. Además, se ocupa de la promoción de su imagen y de la del sector, la formación y la prestación de otros servicios a los socios que les ayuden en el desarrollo de su actividad como, por ejemplo, la negociación del convenio colectivo del sector.

Desde el primer momento tuvimos claro que debíamos trabajar en varios frentes, y consolidar AS EPRHU para después promover la creación del Instituto de Estudios del Huevo, el instrumento de comunicación y promoción del huevo con base científica.Posteriormente, debíamos crear la organización interprofesional, INPROVO, para organizar a toda la cadena del huevo.

El sector debía superar una situación muy complicada y tuvo claro que unirse era mucho más eficaz que estar separados, sin visibilidad pública ni representación. Además, apostamos por colaborar con otras organizaciones nacionales e internacionales, con vistas a trabajar en el ámbito comunitario de forma coordinada. Por eso estamos en el COPA-COGECA, la organización europea de los productores agrarios y las cooperativas, donde somos muy activos.

¿Qué es INPRO VO y qué objetivos tiene?

INPROVO es la Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos. Agrupa a asociaciones, no a empresas o socios individualmente. La componen dos ramas, que tienen cada una el 50% de la representación.

“INPROVO desarrolla actuaciones de interés para toda la cadena del huevo, ya que la Interprofesional es el punto de encuentro de los distintos agentes que componen el sector, para avanzar en objetivos comunes”

De un lado, los productores, y de otro las industrias y comercio. Se constituyó en 1997, y está reconocida por el Ministerio de Agricultura, a quien reporta sus actuaciones y cuentas anualmente.

Los principales objetivos de IN PROVO son la comunicación y promoción del huevo y los ovoproductos, la mejora de su calidad, informar y responder a las demandas del consumidor, realizar estudios y trabajos que permitan conocer el sector y el mercado para mejorar su transparencia y facilitar su ordenación. En estas líneas hemos estado trabajando desde 1998, de la mano del Instituto de Estudios del Huevo y del Ministerio de Agricultura.

Además, INPROVO participa activamente en organizaciones internacionales de la cadena del huevo, a nivel europeo (EUWEP) e internacional (International Egg Commission). Esto nos permite estar siempre atentos a lo que ocurre en nuestro entorno y a gestionar problemas comunes con aliados de otros países, y tener presencia y representación ante la Unión Europea y en organizaciones de ámbito mundial.

¿Quién compone INPROVO?

La rama de producción la forman ASAJA, UPA, Cooperativas Agroalimentarias y ASEPRHU. La rama de industria y comercialización la forman Cooperativas Agroalimentarias, ASEPRHU e INOVO (Asociación Española de Industrias de Ovoproductos). Entre las dos representan a una mayoría del sector del huevo en España. Además, esperamos que muy pronto Federovo se una a INPROVO para ser aún más representativos.

En este sector del huevo español hay un porcentaje muy alto de empresas que tienen granjas y también centros de embalaje e incluso industrias de ovoproductos. Por ello hay organizaciones nacionales que están en ambas ramas de INPROVO.

ingenieriaavicol

¿Cuáles son los retos de futuro para INPROVO?

Mejorar la situación de las empresas del huevo y ovoproductos constituye nuestro principal reto. Debemos conseguir que los esfuerzos realizados en los últimos años para producir mejor se conviertan en ventajas competitivas en el mercado.

La sociedad europea es muy exigente en las condiciones de producción agroalimentaria, pero no está remunerando a los operadores los costes de aplicar el Modelo Europeo. Esto debe cambiar si queremos que el sistema actual sea sostenible.  Con transparencia y comunicación.

La cadena alimentaria está desequilibrada en su poder de negociación, y esto perjudica a las partes más débiles, las de los extremos: productores e industrias, de un lado, y consumidores por otro. Hay que reequilibrar las relaciones entre las partes de la cadena. Para ello, hemos pedido al Ministerio de Agricultura que sean obligatorios los contratos en las transacciones de huevos y ovoproductos. Dará transparencia y acabará con abusos que no son aceptables y ponen en peligro a las empresas del sector, sin beneficiar al consumidor.

 “El Instituto de Estudios del Huevo ha sido esencial para informar al consumidor y eliminar creencias erróneas”

Por otro lado, la comunicación sigue siendo una herramienta fundamental. El huevo es un alimento genérico y con un porcentaje muy elevado de marca de la distribución, lo que limita la capacidad e interés de las empresas para hacer promoción de marca. También es un alimento básico que despierta el interés del consumidor y debemos ofrecer información y respuestas a sus preguntas.

INPROVO realiza campañas de información sobre la producción y comercialización del huevo, el marcado y el etiquetado: la primera en 2004, al implantarse la nueva regulación sobre el marcado obligatorio, y una segunda que se desarrollará entre 2014 y 2016.

Explicaremos el Modelo Europeo de Producción y cómo se refleja en el marcado y etiquetado del huevo.  Es esencial que el consumidor sepa que el huevo se produce como él nos pide. Comenzó con la presentación de la encuesta “Huevómetro” el pasado mes de octubre, y en noviembre tuvo lugar el lanzamiento oficial de la campaña, donde explicamos todas las actividades que vamos a desarrollar en los próximos dos años.

¿Cuál cree es la principal amenaza para el sector?

En estos momentos, la principal amenaza es la falta de visión de conjunto y de largo plazo de muchos operadores. Pensar que cada empresa puede cambiar su situación y el entorno hostil solo o enfrentado a sus competidoras. Hace falta amplitud de miras, estrategia y aunar esfuerzos.

Salvando la evidencia de que el sector lo forman muchas empresas que compiten entre sí en el mercado, tienen intereses comunes que defender para mejorar la situación y las oportunidades de sobrevivir del colectivo. Es ahí donde tiene sentido la actuación de las asociaciones y de la interprofesional. Es el espacio donde trabajar para la ordenación y la transparencia del sector, la comunicación conjunta y la promoción, y la relación con la Administración y otros aliados.

¿Cuáles son las oportunidades para el sector del huevo español?

Desarrollar todas las posibilidades de la interprofesional para equilibrar el mercado y también para acciones de comunicación y promoción, estudios y estadísticas sectoriales y colaboración con la Administración. Dentro de estas posibilidades, la comunicación con el consumidor a través de entidades de apoyo, con credibilidad y solvencia, como el Instituto de Estudios del Huevo, es una oportunidad única que tenemos que aprovechar mejor. Con más medios y una estrategia de continuidad a medio plazo seríamos mucho más visibles, y el huevo ocuparía el lugar que merece en nuestra dieta, cocina y economía.

¿Cómo afectarán las negociaciones de libre comercio al sector español?

Éste es uno de los aspectos que más preocupa al sector europeo del huevo. En algunas negociaciones bilaterales se han incorporado temas que no estaban en la agenda de la Organización Mundial de Comercio, como la regulación sobre bienestar animal, que estamos obligados a aplicar y que, en el sector del huevo, supone costes relevantes sin una diferenciación del producto final en el mercado mundial.

Sin embargo, falta voluntad política para ser consecuentes hasta el final y obligar a que los huevos y ovoproductos importados respeten las normas comunitarias. En algunos casos se habla de “intención de aproximar legislación”, sin concretar, o de “reconocimiento de la legislación respectiva”.

No hay opciones para defender al sector con este enfoque. Necesitamos que las exigencias comunitarias en cuanto a bienestar y sanidad animal, así como en medioambiente o trazabilidad, se impongan también a las importaciones.

“El del huevo es un sector dinámico, de profesionales comprometidos, acostumbrado a las crisis y a salir de ellas. Con trabajo, colaboración e iniciativa hemos avanzado hasta ahora y espero que también lo hagamos en el futuro”

Si tan relevantes son para la sociedad de la UE, hay que ser consecuentes hasta el final y reclamarlas para todos los productos comercializados en el mercado único. No hacerlo es querer engañarnos, y engañar a los productores y al consumidor. No podemos aceptarlo.

Evidentemente, si no logramos una protección para el sector, el resultado será muy perjudicial para todos, porque la producción que hoy se destina en la UE al ovoproducto, sobre todo al de más larga duración, el huevo desecado, será muy fácil de sustituir con importaciones. Y eso se traduce en la desaparición de una parte de los productores europeos que venden a esta industria, o en excedentes en el mercado de la UE. No son buenas perspectivas, desde luego… Por eso tenemos que seguir trabajando duro para cambiar la situación.

INSTITUTO DE ESTUDIOS DEL HUEVO

  • El año 1995 en los hogares españoles el consumo de huevos cayó a 198 huevos por persona, cuando en 1987 el dato deconsumo fue de 300 huevos per cápita. Esa notable caída supuso una grave crisis para el sector.
  • El mantra repetido del colesterol y el consumo del huevo fue el culpable al que apuntaba todo el mundo, llegando a modificar incluso un hábito muy español: el consumo de huevos en la cena.
  • ASEPRHU consideró prioritario solucionar el problema y mejorar la imagen del huevo. Buscó el mejor asesoramiento, y creó el Instituto de Estudios del Huevo, asociación en la que empresas proveedoras de los productores colaborarían para impulsar la investigación, la comunicación solvente y la promoción del huevo.
  • Con datos, estudios, investigaciones concluyentes y todo lujo de explicaciones, resultaba que el del huevo y el colesterol era un mito más de los que se daban por buenos eternamente, y era el momento de revisarlo y cuestionarlo.
  • Dieciocho años después los productores reconocen que la creación del Instituto ha sido clave, para conseguir el cambio de imagen tan necesario y hoy es una herramienta insustituible para que el huevo tenga visibilidad, y siga contando con embajadores de primer orden en su defensa.
  • El Instituto se ha convertido en un referente de la información sobre el huevo en español, gracias a su presencia en redes sociales, subpublicaciones y los libros del huevo (que han ganado premios). Recientemente ha apoyado la creación del Consorcio Internacional del Huevo y la Nutrición (International Egg Nutrition Consortium –IENC-).
abvista




REVISTA AVINEWS +


Noticias sectoriales

 
 

MONOGRÁFICOS

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Marzo 2021

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.