22 Oct 2019

La calidad como sinónimo de aumento de la rentabilidad en la producción de alimentos para animales

agroqualita


AUTOR

Dione Carina Francisco

Diamond V

Contenido disponible en: English (Inglés)

Las fábricas de premezclas y alimentos balanceados son de gran importancia para la producción animal en términos de costos de producción de carne, además de contribuir a la salud animal e, en última instancia, influir en la salud humana.

Debido a esto, la inversión en calidad no puede ser ignorada, de lo contrario tendremos pérdidas no sólo directamente, considerando las operaciones que tienen lugar en las fábricas, sino también indirectas, como reflejo en toda la cadena alimenticia.

Conforme a la FAO, varios incidentes críticos han afectado la salud animal y humana, impactando también la comercialización de raciones y alimentos; dentro de estos se destacan:

  • EEB
  • Dioxinas
  • Micotoxinas
  • Contaminación por E. coli O157: H7
  • Desarrollo de resistencia antimicrobiana

También podemos incluir el peligro de Salmonella sp, que a menudo está presente en las fábricas de alimento y premezcla.

Para disminuir el riesgo de estos eventos, se han creado una serie de protocolos de calidad que pueden ser utilizados por las empresas, y la elección de cuál implementar se debe basar en el mercado de actuación, exigencias del cliente, requisitos legales, posicionamiento de la empresa frente a la competencia y productos fabricados (alimento o premezcla).

Es importante destacar que los estándares de calidad que se requieren legalmente deben ser implementados y los otros protocolos son de cumplimiento voluntario, como HACCP, ISO 22.000, FSCC 22.000, FAMI-QS, GMP+, entre otros.

Lo que es común en todos esos protocolos es su carácter preventivo con relación a la inocuidad de los productos, en el cual analizamos el riesgo desde las materias primas hasta el consumo de los productos y que se basan en el Codex Alimentarius², que desarrolla estándares y códigos de práctica con el fin de hacer que la producción de alimentos sea segura en cualquier país del mundo que sea signatario.

Si pensáramos sólo y únicamente en la inocuidad de los productos que son colocados en el mercado consumidor, la inversión en calidad ya se habría pagado, porque estaríamos actuando en la prevención de enfermedades importantes, como se destacó anteriormente. Pero la calidad va mucho más allá de la inocuidad, es una herramienta de gestión del negocio, con requisitos específicos como los que constan en la ISO 22000, FSSC 22.000 y FAMI-QS.

Para lograr el objetivo de inocuidad, usamos programas de pre-requisitos que también nos ayudan a economizar recursos, como es el caso de la gestión de proveedores, lo que conduce a una mejor negociación, mejora de la calidad y disminución de riesgos.

La gestión o calificación de los proveedores es un punto extremadamente sensible para las empresas, porque cuando no se elabora e implementa correctamente, causa daños tanto en la calidad como en la producción; las empresas que invierten en calificar a sus proveedores tienen la garantía de que recibirán sólo lo que fue contratado.

De lo contrario, si no existen reglas claras sobre la compra, la devolución y cambio de productos, terminaran por tener que utilizar una materia prima o insumo de menor calidad, lo que conduce a una disminución en la calidad de los productos manufacturados y tiene un reflejo negativo en el consumidor.

La generación de datos de calidad también ayuda al retorno de la inversión, ya que nos permite analizar la situación de toda la operación y anticipar futuras inversiones, además de mostrarnos cuáles puntos son frágiles, ahorrando así recursos usándolos de la manera correcta, en situaciones realmente necesarias.

Muchas empresas no analizan los datos recopilados y pierden la oportunidad de una mejora continua, lo que se espera de cada programa de calidad, en vista que la calidad no es algo estático, sino que cambia constantemente, para que podamos mejorar en los puntos en que la organización no está haciéndolo muy bien.

Las normas de calidad también conducen a una disminución del re-trabajo o rectificación y de productos no conformes, lo que significa menores costos y un mejor servicio al cliente.

Durante la implementación de los protocolos, se revisan y ajustan todos los procedimientos de las operaciones, por lo que se reduce la rectificación.

Como las normas son de carácter preventivo, ningún peligro o defecto puede pasar de una etapa a otra sin corregirse primero, disminuyendo los productos no conformes, que acarrean reclamos, cambios, descarte de productos y pérdida de clientes.

La reunión de análisis crítico por la dirección es un requisito presente en varias normas de certificación, donde se analizan los indicadores de desempeño de calidad y se mide la satisfacción del cliente.

Otro punto de oportunidad de mejora continua es la gestión de riesgos, es decir, la empresa debe conocer y tomar medidas sobre los riesgos que afectan tanto positiva como negativamente, y existen diferentes herramientas que se pueden utilizar para gestionar los riesgos.

Es interesante notar el cambio que ocurre con los colaboradores, quienes, a través de la capacitación y entrenamiento, se comprometen más con su trabajo a medida que perciben la importancia de sus actividades para garantizar la salud de los animales y las personas, impactando de forma positiva en la productividad y en la disminución de rotación de funcionarios.

Al abarcar las diversas áreas de la empresa, como la alta dirección, compras, recursos humanos, producción, calidad, ventas, entre otros, las normas abordan la calidad en un sentido más amplio y no sólo en cuestión de inocuidad, lo que conduce a una comunicación más asertiva entre los diferentes departamentos para que el requisito de calidad sea alcanzado.

Las inversiones en calidad siempre generan ganancias, ya sea desde un punto de vista económico o de inocuidad, así como también aumentan la confianza del consumidor en la marca. Las empresas que aún no han realizado esta inversión terminan perdiendo clientes o no llegan a nuevos mercados.

Las empresas que obtienen la certificación conquistan mercados y/o clientes más exigentes al reducir las incertidumbres en las negociaciones.

En el caso de la avicultura, en su mayoría compuestas por integradores, las fábricas de alimentos balanceados adquieren una importancia aún mayor, porque los animales siempre consumen el alimento producido en la misma fábrica, es decir, en caso de contaminación, como por Salmonella sp, rápidamente el plantel se vería afectado, resultando en importantes pérdidas económicas.

En resumen, la calidad se debe ver como una parte importante del negocio, ya que producir sin calidad o con una calidad inferior significa no optimizar los recursos utilizados en las operaciones y se reflejará en toda la cadena alimenticia.



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Junio 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube