Por Lluis Puig, Veterinario

La rama de la industria avícola centrada en la reproducción es una de las más exigentes debido a los elevados requerimientos sanitarios y tecnológicos de los centros de selección y multiplicación genética.

Y no es para menos. En un paralelismo con la educación, las granjas de reproductoras y las salas de incubación son muy importantes porque son las que sientan las bases del éxito o fracaso de las futuras producciones (de huevos en granjas de ponedoras y de carne de pollo en granjas de broiler). Las buenas prácticas en estos eslabones son necesarias para lograr un exitoso resultado en el futuro. De la misma manera, los errores cometidos en esta fase se pagarán con creces; si no es de forma inmediata, será con peores resultados en las siguientes fases productivas.

Así se entiende el esmero del trabajo en salas de incubación y granjas de reproductoras, como también se trabaja con esmero la recepción de los pollitos de un día y en especial el manejo de la primera semana de vida post-eclosión. Sin embargo, entre todas estas fases hay una conexión que a veces se obvia: el transporte. Es esencial el transporte de huevos incubables de la granja de reproductoras a la sala de incubación, y el transporte de pollitos de un día de la sala de incubación a la granja de engorde o a la nave de recría. En ambos casos el transportista dispone de una mercancía muy frágil que debe ser tratada acordemente.

Tanto los huevos incubables como los pollitos salen de un entorno muy controlado en términos ambientales, humedad relativa y temperatura, y deben llegar a otro entorno con las mismas condiciones.

Salas de almacenaje de huevos incubables, salas de incubación y granjas de recría y engorde disponen de la infraestructura y la capacidad energética para mantener estas condiciones ambientales controladas con mínimas oscilaciones. Sin embargo, los camiones o furgonetas de transporte, dadas sus características móviles y la necesidad de hacer económicamente asumible su función, ven más limitadas estas capacidades. Esto es muy importante en el caso de los pollitos de un día, puesto que además de los factores ambientales hay otro especial: disponemos de un tiempo limitado para hacer el transporte.

CAPACIDADES Y LIMITACIONES DE LOS POLLITOS

Para comprender la importancia del cuidado de los pollitos de un día debemos conocer sus capacidades y limitaciones:
(1) Sus condiciones ambientales óptimas son de 32-34ºC (30-36ºC en la caja) y 40-80% de humedad relativa. Cuando se salen del rango activan sus mecanismos compensatorios.
(2) Disponen de una baja relación volumen/superficie, por lo que tienen una mayor sensibilidad a las variaciones ambientales.
(3)   No pueden acceder ni a agua ni a alimento, por lo que son especialmente sensibles a la deshidratación y al agotamiento de sus reservas si se mantienen en condiciones térmicas desfavorables.
(4) Su capacidad para mantener la temperatura corporal no está completamente desarrollada (no oscilan térmicamente al mismo nivel que un reptil pero tampoco son capaces de mantener su temperatura corporal estable como un adulto).

BUEN MANTENIMIENTO DE LA TEMPERATURA

Si la temperatura es excesiva se activarán mecanismos de disipación de calor (aleteo y jadeo) que llevarán al consumo de reservas energéticas y a la deshidratación. Si es insuficiente se acurrucarán y quemarán sus reservas para producir calor. La situación se hace especialmente grave si consideramos la ineficiencia de estos mecanismos a su edad, y que, una vez consumidas las reservas energéticas, pasan a consumir proteína. La proteína de la que disponen se compone fundamentalmente de inmunoglobulinas de la inmunidad materna, por lo que si las consumen, verán mermadas sus capacidades de hacer frente a las infecciones que se encontrarán en las próximas fases de su vida.

De esta manera podríamos pensar que lo más grave es tener pollitos muertos a la descarga, lo cual es más probable si pasan calor. Pero lo realmente grave es todo lo que no se manifiesta de forma visible. Un transporte subóptimo a nivel térmico redundará en un mal arranque por mal desarrollo digestivo y baja inmunidad derivados del consumo de reservas y la deshidratación. Por tanto, veremos más bajas de las habituales la primera semana de vida, crecimientos lentos y peores índices de conversión al final del ciclo.

Un transporte incorrecto a nivel térmico redundará en un mal arranque por mal desarrollo digestivo y baja inmunidad derivados del consumo de reservas

En cualquier caso es importante destacar que en la gestión de la temperatura interviene de forma importante la velocidad de movimiento del aire. En un ambiente frío los efectos sobre el pollito son menos graves con una baja velocidad del aire. Mientras que con calor excesivo una buena velocidad compensa parcialmente el exceso térmico.

Por lo que se refiere a la humedad, el rango de seguridad es más amplio que con la temperatura: entre 40 y 80%. Las deficiencias redundarán en deshidratación -aunque con menos fuerza que el efecto de una temperatura excesiva- y en problemas respiratorios, si es sostenida durante mucho tiempo. Por otro lado, los excesos dificultarán la efectividad de los mecanismos de disipación de calor, haciendo los animales más sensibles a los excesos térmicos.

Finalmente, no podemos obviar las necesidades de ventilación. Debemos renovar el aire durante el transporte de forma suficiente. Sin embargo, si las condiciones climáticas exteriores son muy extremas deben considerarse sistemas de renovación de aire que conserven las condiciones de humedad y temperatura ambiental de la forma energética más eficiente.

En conclusión, la situación más grave nos vendrá por un sobrecalentamiento o deficiencias de ventilación, pero no podemos obviar las otras situaciones. Conviene proveer a los transportistas de todas las herramientas necesarias para que lleven a cabo su trabajo de forma correcta: una formación adecuada que les alerte de las situaciones de riesgo tan pronto como se produzcan y que les permita gestionarlas de la mejor forma posible; y vehículos adecuadamente equipados para la climatización de la carga de acuerdo con las condiciones ambientales exteriores esperables, dimensionados de acuerdo a las necesidades de transporte, y en número suficiente para garantizar capacidad de respuesta ante situaciones excepcionales como averías.



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Junio 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube