get_the_title
  • 30 High Ridge Court Cambridge ON N1R 7LR
    Canadá
  • +1 800-203-2299 (línea gratuita); +1 519-624-4646
  • www.jamesway.com/



AUTOR

R. Keith Bramwell Asesor técnico senior de Jamesway Incubator Company Inc.

Diamond V

Contenido disponible en: Português (Portugués, Brasil)

Para cumplir con las demandas del mercado, que podría lograrse fácilmente, en un mundo ideal, deberíamos tener consistentemente:

  • Excelentes productores y personal
  • Granjas de primera categoría
  • Excelente fertilidad
  • Instalaciones excepcionales (incubadoras y granjas).

Se debe tener en cuenta que producir la máxima cantidad de pollos de calidad con el menor número de granjas debe lograrse de la manera más económica posible.

Lamentablemente, no vivimos en este mundo ideal, por lo que estos criterios no son fácilmente alcanzables y más si tenemos en cuenta que estamos tratando con un sistema biológico donde el 100% de éxito es fisiológicamente imposible.

Factores críticos que influyen en la incubabilidad & calidad del pollito

Factores críticos que influyen en la incubabilidad y la calidad del pollito a través de sus efectos sobre la fertilidad y la calidad de la cáscara:

  • Edad
  • Salud
  • Tensión
  • Nutrición
  • Manejo del lote reproductor

La manipulación del huevo para incubar después de ser puesto por la gallina también juega un papel crítico en su posible incubabilidad y la calidad posterior del pollito.

Una vez que se pone el huevo (oviposición), su potencial de eclosión ya está determinado en base a los factores previamente mencionados del lote reproductor.

El potencial de eclosión puede, en el mejor de los casos, mantenerse mediante una manipulación adecuada del huevo antes de la incubación, así como en el proceso de incubación, pero no se puede mejorar en ningún momento en este proceso.

La moderna gallina reproductora de pollos de engorde a menudo requiere un manejo y una nutrición muy específicos, tanto antes como después del inicio de la reproducción, para alcanzar su potencial reproductivo completo.

Debe cumplirse un buen manejo y una nutrición específica para maximizar la cantidad de pollos de calidad que entran en las granjas.

Con las grandes dificultades que hay para producir suficientes huevos fértiles viables se deben seguir las prácticas adecuadas de manipulación e incubación del huevo. Todo aquello que ocurre después de la oviposición, tanto antes como durante el proceso de incubación, pueden causar costosas reducciones en la incubabilidad de los huevos de un lote por lo demás sano, fértil y productivo.

Una revisión del proceso de fertilización y desarrollo embrionario ayudará a comprender la importancia de las condiciones adecuadas de manejo y almacenamiento del huevo a las cuales a menudo se someten los huevos para incubar.

Fertilización & desarrollo embrionario

Aproximadamente 20 minutos después de la oviposición, el próximo óvulo (o yema) ovula y este es el huevo que generalmente se coloca al día siguiente.

El óvulo recientemente ovulado debe ser fertilizado dentro de los primeros 5 minutos después de la ovulación. El proceso de formación del huevo requiere aproximadamente de 24 a 26 horas para completarse Si el óvulo no es fertilizado dentro de este corto período de tiempo, la fertilización no puede ocurrir ya que la albúmina de huevo se deposita inmediatamente para rodear toda la yema y contiene un inhibidor enzimático que impide la fertilización.

Con la albúmina de huevo presente, el esperma no puede penetrar la membrana perivitelina que rodea la yema y no puede obtener acceso al material genético femenino en el blastodisco del óvulo.

A medida que la yema u óvulo se mueve hacia abajo en el tracto reproductivo, se deposita albúmina de huevo adicional alrededor de la yema seguida de la formación de las membranas de la cáscara de huevo alrededor de la albúmina. La cáscara de huevo se forma y se deposita sobre las membranas para rodear todo el contenido del huevo.

Mientras que el huevo avanza por el tracto reproductivo, se mantiene a la temperatura corporal de las gallinas de entre 104° y 106°F (40° y 41.1° C). Se considera que el cero fisiológico es la temperatura a la cual se producirá un desarrollo significativo del embrión y se ha determinado que es mayor de 75°F (23.9°C).

La temperatura corporal de la gallina es suficiente para permitir que el desarrollo embrionario tenga lugar durante las 24 a 26 horas posteriores a la fertilización mientras se produce la formación del huevo, antes de la oviposición. Debido a la temperatura corporal de la gallina y al tiempo requerido para formar un huevo completo, el embrión de pollo es viable y está creciendo; compuesto de aproximadamente 20,000-40,000 células en el momento de la puesta.

El desarrollo celular temprano del embrión que ocurre en el oviducto a menudo se puede ver a simple vista en un huevo recién puesto (Figura 1).

Figura 1.

Figura 1. Huevo infértil (lado izquierdo) que no muestra crecimiento celular del disco germinal. Huevo fértil en el lado derecho que muestra el patrón en forma de donut el cual representa el desarrollo celular y el crecimiento del embrión.

A partir de este momento, se requieren aproximadamente 22 días desde la fertilización hasta la eclosión para completar el desarrollo, con aproximadamente el 4.5% de este desarrollo producido antes de la oviposición.

Muchas personas consideran los huevos para incubar como huevos que están fertilizados pero que aún no han comenzado a desarrollarse.

Sin embargo, los huevos para incubar fertilizados contienen embriones vivos y viables, por lo tanto, la forma en que son cuidados desde el punto de inicio hasta el inicio de la incubación artificial es, en última instancia, fundamental para el éxito de ese embrión.

Relación entre la fertilidad y la mortalidad embrionaria temprana

La mortalidad embrionaria es normal a lo largo de la vida de un lote porque el desarrollo del embrión es un sistema biológico en el que nada es perfecto. Cuando se trata de “biología” y “naturaleza”, los términos “nunca” y “siempre” no deben utilizarse. Se puede decir “nunca digas nunca” y “nunca digas siempre” cuando se habla de un sistema o evento biológico porque nada es exacto.

Sin embargo, hay tendencias y sucesos que se dan con la frecuencia suficiente como para que existan expectativas que se deben planificar y considerar. En el caso de la mortalidad embrionaria general, se espera que experimente un 4-5% de mortalidad embrionaria total durante el período de incubación.

Existen desafíos durante el desarrollo que ocurren en los primeros días del desarrollo del embrión (la diferenciación comienza los días 2-3) y en las últimas etapas de la incubación (punción e inicio de la respiración pulmonar, días 18-19).

Cuando la diferenciación celular o el cambio de embrión a respiración pulmonar falla, se produce la mortalidad embrionaria.

Si bien hay ciertamente otras etapas durante el proceso de incubación donde puede ocurrir la mortalidad, estas áreas se esperan como resultado de las imperfecciones del proceso biológico del embrión en desarrollo (Figura 2).

Figura 2. Picos normales o esperados en la mortalidad embrionaria durante la incubación de huevos de gallina.

 

Si bien alcanzar este 4-5% de pérdida total de embriones debería ser el objetivo, es poco probable que, incluso en las mejores condiciones, un productor pueda esperar rutinariamente una mortalidad significativamente menor que estos valores, aunque con una administración inadecuada, estos valores a menudo son elevados.

Además de los niveles de mortalidad esperados debido a fallos en el desarrollo embrionario, la mortalidad temprana embrionaria elevada generalmente se asocia a prácticas incorrectas de incubación de huevos antes de la incubación, tales como:

  • Frecuencia de recolección de huevos
  • Duración del almacenamiento
  • Abuso de temperatura de almacenamiento, transporte, etc.

La mortalidad tardía elevada generalmente se debe a inconsistencias en las prácticas de incubación, pero también puede ser elevada por otros factores de manejo del recolector similares al abuso del almacenamiento de huevos.

Si bien la elevada mortalidad temprana del embrión generalmente se asocia con prácticas inadecuadas de manipulación del huevo, existe otro factor que puede causar una alta mortalidad embrionaria, y que es la baja fertilidad debido al apareamiento.

Las gallinas, como casi todas las especies de aves, tienen la capacidad de almacenar espermatozoides en un esfuerzo por aumentar la probabilidad de una fertilización exitosa.

En gallinas ponedoras activas, la biología de la gallina y los mecanismos de formación del huevo resultan en un oviducto que está ocupado todo el tiempo menos 20-30 minutos cada día.

Como se explicó anteriormente, 20 minutos después de poner un huevo, la gallina ovulará otro óvulo, y esta yema será la contenida en el huevo del día siguiente.

Debido a que la fertilización debe ocurrir inmediatamente después de la ovulación, la gallina debe tener las células espermáticas almacenadas y listas para la fertilización, lo cual solo se puede lograr almacenando espermatozoides in vivo.

Aunque la gallina tiene la capacidad de almacenar esperma hasta tres semanas después de un apareamiento o inseminación, las células espermáticas no contienen el mismo potencial, siendo menor cuanto más tiempo estén almacenadas en la gallina.

Durante el apareamiento natural, se ha determinado que un macho depositará entre 100-200 millones de espermatozoides, por lo que estos datos son representativos de lo que ocurriría después del proceso natural de apareamiento.

La Figura 3 representa la reducción de la fertilidad para cada día después de una dosis de inseminación de 100-200 millones de espermatozoides en gallinas reproductoras de pollos de engorde.

Figura 3. La relación entre la frecuencia de apareamiento, la fertilidad posterior y la mortalidad embrionaria después de una única dosis de inseminación. Los días posteriores a la inseminación representan el número de días después de que las gallinas fueron inseminadas.

 

Como se puede ver en la Figura 3, después de ocho días, la fertilidad comienza a disminuir drásticamente con cada día sucesivo hasta que la fertilidad se interrumpe 22 días después de la inseminación.

Todos los huevos se almacenaron y se trataron por igual sin otros factores contribuyentes, como la temperatura de almacenamiento del huevo, la duración del almacenamiento o la edad del lote.

Lo que es interesante es el hecho de que después de 10 días tras la inseminación, el porcentaje de mortalidad embrionaria temprana de los óvulos que son fértiles comienza a aumentar y continúa haciéndolo hasta el cese de la fertilidad en el día 22.

Por lo tanto, en situaciones de apareamiento infrecuente, la gallina tendrá que depender de las células espermáticas que haya almacenado a partir del apareamiento o la inseminación más reciente.

Cuanto más tiempo se almacenan las células espermáticas en la gallina, menos viables se vuelven, dando como resultado un embrión en desarrollo que ha perdido algo de vitalidad y vigor y tiene una mayor probabilidad de morir en los primeros días de incubación.

El apareamiento infrecuente es una situación común que se encuentra en los lotes de reproductoras viejas. Las gallinas mayores son fisiológicamente menos fértiles, y los machos más viejos a menudo son menos activos y, por lo tanto, se aparean con menos frecuencia. Estas condiciones dan como resultado una correlación, particularmente en los lotes más viejos, entre la fertilidad reducida y el aumento de la mortalidad embrionaria temprana, siendo otro de los factores que puede causar una mortalidad embrionaria elevada independiente de un programa de incubación pero que definitivamente forma parte de un programa de incubación/granja.

Si bien una comprensión básica de la fisiología del desarrollo de los huevos para incubar y los embriones es importante, los factores de manejo son los más críticos.

Un programa de incubadora/granja exitoso requiere una comprensión de todas las áreas del programa de incubadora-granja, desde la granja de reproductoras hasta la manipulación e incubación del huevo, el procesamiento de los pollitos y todo lo demás.

La cooperación entre el personal y los programas de gestión es necesaria entre todas las partes para garantizar que cada huevo tenga el máximo potencial de eclosión al salir de la incubadora y llegar a la granja. Si bien el objetivo final de una granja avícola es la producción de proteína animal en forma de carne, todo el sistema de producción está vinculado entre sí.

Las enfermedades que reducen la fertilidad, la mortalidad embrionaria posterior y luego reducen la eclosión, también afectarán al rendimiento del pollo de engorde.

Cada área de reproducción está correlacionada entre sí y juega un papel en el éxito de las siguientes áreas del sistema de producción.

La producción de huevos para incubar y el cuidado adecuado de ellos durante todo el programa de manejo de incubadora / granja dará como resultado un mayor número de pollitos producidos, así como una mejora en la calidad y el rendimiento de los pollitos.

 



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Marzo 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube