AUTOR

Guillermo Zavala

Diamond V

Contenido disponible en: English (Inglés)

Algunos de estos virus son capaces de inducir problemas clínicos y económicos, principalmente en pollos de engorde, secundariamente en reproductoras pesadas y menos frecuentemente en ponedoras comerciales.

Este artículo resume algunos de los problemas más relevantes causados por adenovirus aviares (FAdV) y se concentra en la hepatitis con cuerpos de inclusión.

Los adenovirus aviares se clasifican en tres grupos:

GRUPO 1:

Reúne a los adenovirus convencionales (FAdV) que comparten un antígeno de grupo común a todos ellos, diferente al antígeno común de los adenovirus de mamíferos. El prototipo de este grupo de adenovirus aviares es el virus CELO (Chicken Embryo Lethal Orphan). Los virus del grupo I son los más conocidos en la industria avícola pues son los que inducen hepatitis con cuerpos de inclusión (HCI). Varios serotipos de FAdV en este grupo son capaces de inducir HCI, siendo los más comunes los serotipos 1, 4, 8, 9 y 11.

GRUPO 2:

Está representado por virus que inducen la enteritis hemorrágica de los pavos (HEV); la enfermedad del bazo marmoleado; y el virus de la esplenomegalia de los pollos.

GRUPO 3:

Contiene al virus del síndrome de la baja de postura (EDS 76), ampliamente distribuido en aves acuáticas y que ocasionalmente infecta gallinas induciendo bajas de producción y anomalías en la calidad externa del huevo.

Importancia económica de los adenovirus

Los adenovirus aviares son capaces de inducir diversos problemas patológicos que resultan en pérdidas económicas importantes.

POLLOS DE ENGORDE Y REPRODUCTORAS JÓVENES

En el caso de la hepatitis con cuerpos de inclusión se produce mortalidad excesiva en pollos de engorde y ocasionalmente en reproductoras jóvenes.

Esta mortalidad contribuye a:

  • Incrementar el índice de conversión alimenticia (o conversión calórica, como se desee evaluar) y por lo tanto
  • Reduce el índice de productividad.

Las reproductoras infectadas a edad temprana también pueden sufrir alta mortalidad y cuando se infectan en la edad adulta sin estar protegidas eliminarán virus a través del huevo, transmitiendo así la infección a la siguiente generación en la que el problema se amplifica económicamente tras los brotes de hepatitis con cuerpos de inclusión.

Es cierto que muchos casos de hepatitis dependen de una inmunodepresión previa para que puedan expresarse.

Sin embargo, existe suficiente evidencia en el campo y en el laboratorio que sugiere que algunos de estos adenovirus se comportan como patógenos primarios y no necesariamente dependen de una inmunodepresión previa inducida por otros virus o bien por micotoxinas o factores de estrés.

PONEDORAS

Aunque la hepatitis con cuerpos de inclusión es relativamente rara en ponedoras comerciales, se han registrado casos bien documentados en aves en crecimiento que por alguna razón expresaron la enfermedad clínica con lesiones clásicas e incremento en la mortalidad.

El síndrome de baja de postura es un problema hoy día muy poco frecuente en el campo. Sin embargo, hace algunos años EDS era una de las principales preocupaciones en la industria productora de huevo marrón y también en reproductoras pesadas.

Probablemente esta enfermedad es hoy día considerada de poca importancia puesto que la industria ha vacunado activamente ya por muchos años a las ponedoras y reproductoras, de manera que el problema está esencialmente bajo control gracias a la vacunación.

La realidad es que los adenovirus son ubicuos y solo en algunas circunstancias se manifiestan clínica o económicamente

Epidemiología

Los adenovirus aviares están ampliamente distribuidos en todas las regiones geográficas y en todos los tipos de aves comerciales. Muchos profesionales de numerosas empresas nunca han visto un brote de hepatitis con cuerpos de inclusión y piensan que por ello estos virus no existen en sus empresas.

En un estudio reciente de epidemiología molecular hecho en nuestro laboratorio demostramos la presencia de diferentes serotipos de adenovirus del Grupo I (Aviadenovirus) en una gran cantidad de muestras provenientes de aves productoras de carne de distintos países del continente americano, la Unión Europea y Asia. Las muestras fueron obtenidas tanto de aves enfermas como de aves clínicamente sanas, lo que demostró que estos adenovirus circulan ampliamente por la industria avícola.

adenovirus
adenovirus

En las Figuras 1 y 2 se resumen los hallazgos de este y otros estudios que indican los principales serotipos detectados en aves productoras de carne

Patogenia

adenovirus-transmisionLos adenovirus aviares se transmiten en forma vertical y horizontal.

Transmisión vertical

La transmisión vertical puede ocurrir cuando las reproductoras por alguna razón no fueron expuestas al virus durante la etapa de crecimiento. Dado que no hubo una exposición al virus durante el crecimiento, si las aves se infectan en producción, no estando protegidas mediante anticuerpos neutralizantes, entonces el virus de campo infectará diversos tejidos epiteliales incluyendo el tracto reproductivo, de manera que se contaminarán los huevos al transitar por el oviducto. Durante la incubación el embrión se infectará y poco después del nacimiento se presentará la hepatitis con cuerpos de inclusión en la progenie.

Transmisión horizontal

Además, los pollos infectados que diseminan virus hacia el medio ambiente son una fuente de infección para el resto de la parvada, que se infecta por la vía fecal-oral.

 

Así, se registrará mortalidad elevada aproximadamente durante la segunda semana de vida como resultado de la transmisión vertical y también hacia las cuatro semanas de edad como resultado de la transmisión horizontal (Figura 3).

Este panorama continuará hasta que las reproductoras adquieran inmunidad neutralizante y dejen de transmitir virus verticalmente El desafío más importante a futuro en estas circunstancias es proteger a los pollos de engorde de diferentes lotes una vez que las instalaciones ya se han contaminado.

adenovirus-mortalidad

Figura 3. Patrón de mortalidad bifásico en una empresa afectada con múltiples casos de HCI Obsérvese que hay picos de mortalidad hacia los 16 días y también hacia la cuarta o quinta semanas de vida. El primer pico corresponde a transmisión vertical y el segundo a transmisión horizontal y/o a aves que contaban con algún nivel de inmunidad pasiva y se infectaron después de desaparecer los anticuerpos maternos contra HCI.

Otro posible escenario es cuando los pollos de engorde adquieren la infección directamente en las granjas de engorde sin que haya habido necesariamente una transmisión vertical por parte de las reproductoras. Lo importante desde el punto de vista práctico es que las reproductoras desarrollen una robusta inmunidad activa de manera que transfieran anticuerpos neutralizantes en forma pasiva a la progenie, lo cual se puede lograr después de la infección natural en las reproductoras o como resultado de la vacunación de estas últimas (Figura 4).

adenovirus-respuesta-inmunologica

Figura 4. Respuesta inmunológica esperada en aves expuestas a FAdV en el campo (sin vacunación); y en aves vacunadas. En las aves no vacunadas y expuestas en el campo existe un periodo de transmisión vertical de FAdV antes de que las aves seroconviertan, lo cual ocurre en general más lentamente que cuando las aves son vacunadas.

En circunstancias extraordinarias cuando hay muchos problemas a nivel de pollos de engorde algunas empresas vacunan a los pollos ya sea al día de edad o hacia los siete a 14 días de edad. Además es importante recordar que la hepatitis con cuerpos de inclusión se exacerba cuando hay problemas de inmunodepresión.

comeo-roxell

Diagnóstico

El diagnóstico de hepatitis con cuerpos de inclusión es relativamente sencillo, pero requiere de un enfoque integral. La simple presencia de adenovirus en el tracto respiratorio o el tracto intestinal no significa gran cosa desde el punto de vista diagnóstico. Por ello, además de demostrar la presencia de adenovirus, es fundamental demostrar que un cierto serotipo está presente como mayoría en los órganos internos de aves con problemas, particularmente en el hígado y los riñones.

LESIONES MACROSCÓPICAS

Las lesiones macroscópicas incluyen el agrandamiento del hígado con presencia de lesiones necróticas multifocales, hemorragias petequiales, y presencia de líquido ascítico en la cavidad celómica de las aves, además de la inflamación severa de los riñones y también hidropericardio (Figuras 5-7).

Clínicamente, las aves afectadas se observan retrasadas, pálidas, con las plumas erizadas (Figura 8), el vientre distendido, y ocasionalmente puede haber aves con signos neurológicos.

adenovirus-higado

Figura 5a. Hígado inflamado con lesiones multifocales correspondientes a necrosis y hemorragias

adenovirus-necrosis

Figura 5b. Zonas de necrosis zonal y coalescentes

adenovirus-cuerpos-inclusion

Figura 5c. Se pueden notar numerosos corpúsculos de inclusión intranucleares basofílicos (de color púrpura), además de numerosos hepatocitos mostrando degeneración vacuolar. Esta última es considerada una lesión patognomónica de gran valor diagnóstico

Estos signos neurológicos pueden presentarse como resultado de un daño hepático masivo, de manera que compuestos tóxicos lleguen a afectar al encéfalo a través de la circulación sanguínea desde el hígado hasta el encéfalo.

adenovirus-inflamacion

Figura 6. Inflamación severa de los riñones asociada a infección con FAdV-8

adenovirus-hiperpericardio

Figura 7. Hidropericardio e inflamación hepática en un ave infectada con FAdV-8

adenovirus-pollos

Figura 8. Aspecto clínico de un pollo con HCI Nótese la depresión, el aparente retraso en el crecimiento (a juzgar por el crecimiento de las plumas y la persistencia del plumón), las plumas erizadas y el aspecto pálido del ave

LESIONES MICROSCÓPICAS

Microscópicamente la lesión patognomónica está compuesta por:

  • ZONAS DE DEGENERACIÓN Y NECROSIS COAGULATIVA
  • PRESENCIA INEQUÍVOCA DE CORPÚSCULOS DE INCLUSIÓN INTRANUCLEARES BASOFÍLICOS

Este tipo de lesiones pueden observarse en las figuras 5b y 5c.

Prevención y control 

El programa integral de control debe consistir en bioseguridad estricta, limpieza y desinfección, la no utilización de subproductos de origen animal que puedan contener adenovirus aviares, la vacunación en reproductoras con vacunas que contengan los serotipos residentes de la empresa, y la protección efectiva del sistema inmunológico a través de la vacunación contra enfermedad de Marek en los pollos; vacunación contra anemia infecciosa en las reproductoras para proteger a la progenie contra anemia infecciosa; y vacunación contra enfermedad de Gumboro tanto en las reproductoras como en la progenie.

Además, la hepatitis con cuerpos de inclusión puede presentarse paradójicamente como un subproducto de intensa limpieza en las granjas de reproductoras.

La limpieza exhaustiva derivada de los esfuerzos para controlar y erradicar salmonelas del ambiente llega a dar como resultado una pobre exposición a FAdV en la etapa de crecimiento. Por ello, muchas veces las reproductoras no son expuestas al virus en la etapa de crecimiento y por tanto no desarrollan inmunidad antes de empezar la producción de huevo. Otros virus que también pudieran operar de manera semejante son los reovirus y el virus de la anemia infecciosa.

  • Cuando existan vacunas disponibles en los mercados locales para proteger a las aves contra adenovirus será importante incluir estas vacunas en el programa de inmunización de las reproductoras.
  • Dado que no existe una protección cruzada significativa entre varios de los distintos serotipos de adenovirus es crítico verificar cuáles son los adenovirus circulantes en cada empresa por región, de manera que se utilicen vacunas que contengan los serotipos importantes para la zona o para la empresa. Como puede verse en las Figuras 1 y 2 los serotipos más frecuentemente detectados incluyen al 1,4, 8, y 11, pero puede haber otros.
  • Lo importante es hacer una labor diagnóstica cuidadosa y un estudio epidemiológico que involucre varias granjas para determinar realmente cuáles son los serotipos relevantes e incluirlos en el programa de vacunación.
  • Existen vacunas con licencia Federal que contienen al serotipo cuatro, que es probablemente uno de los más abundantes en la industria avícola mundial. Sin embargo, dado que también se detectan otros serotipos con bastante frecuencia, es importante considerar la utilización de vacunas autógenas que contengan los serotipos residentes de cada empresa

Por esta razón hoy más que nunca es fundamental vacunar agresivamente a las reproductoras contra reovirus y anemia infecciosa

Finalmente, es interesante mencionar que algunas empresas del continente americano y de Asia que han tenido problemas crónicos y severos con adenovirus aviares han optado por programas de inmunización bastante agresivos y también llegan a utilizar antisueros inyectables en forma terapéutica para pollos de engorde ante brotes agudos de hepatitis. Esta práctica por supuesto requiere de mucha mano de obra y aunque es una medida de emergencia que funciona relativamente bien, no es una solución a largo plazo.

Los adenovirus aviares inducen varias importantes patologías que incluyen la hepatitis con cuerpos de inclusión, enteritis hemorrágica de los pavos y el síndrome de baja de postura. Todas estas enfermedades son en gran parte prevenibles mediante la combinación de bioseguridad, limpieza y desinfección, descanso sanitario, la no utilización de subproductos de origen animal sospechosos de estar contaminados con adenovirus y por último, la vacunación principalmente en las reproductoras, pero también en pollos cuando esté bien justificado para inducir una respuesta de anticuerpos neutralizantes.




REVISTA AVINEWS +


Noticias sectoriales

 
 

MONOGRÁFICOS

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Marzo 2021

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



logo