15 Jun 2020

Boehringer Ingelheim aplica la innovación tecnológica a la Escuela de Control Ambiental con las Smart Glasses

boehringer
get_the_title



AUTOR

Serafín García Freire Servicio técnico veterinario avicultura

Diamond V

LA ESCUELA DE CONTROL AMBIENTAL DE BOEHRINGER INGELHEIM OPTIMIZA LA ATENCIÓN AL CLIENTE CON LA PUESTA EN MARCHA DE UNA NUEVA HERRAMIENTA TECNOLÓGICA: LAS SMART GLASSES.

 

Boehringer Ingelheim ha puesto en marcha una innovadora iniciativa en la que, a través de gafas inteligentes, puede ver a través de los ojos de sus clientes en tiempo real para ofrecer un servicio técnico de atención pionero en España.

Serafín García Freire, asesor técnico de Avicultura de la compañía, nos cuenta los detalles de una propuesta que llega en el momento más indicado.

¿En qué consiste esta nueva iniciativa de la Escuela de Control Ambiental de Boehringer Ingelheim?

Se trata de apoyarnos con el uso de una nueva herramienta tecnológica. Son las llamadas Smart Glasses o gafas inteligentes. Esta tecnología permite literalmente ver a través de los ojos de otra persona, con la ventaja de interactuar en tiempo real, pudiendo compartir visión y, al mismo tiempo, hologramas, videos, esquemas.

En definitiva, permite tener al alcance todo lo necesario para solucionar posibles problemas, asesorar y/o dar formación en directo, sin importar las distancias. Además, su uso es muy sencillo. De hecho, las primeras veces que probamos las gafas inteligentes nos sorprendió lo fácil que resultaba utilizarlas: son prácticas y útiles.

¿Cuándo se empezó a gestar el proyecto?

Fue fruto de la “necesidad”. A medida que íbamos organizando reuniones para hablar sobre control ambiental y ventilación, se iban compartiendo experiencias, opiniones y generando debates. Esto hizo que, poco a poco, surgiera un interés creciente por estos temas.

Cada vez somos más conscientes de la estrecha relación entre el control ambiental y la prevención de patologías de origen ambiental (bajos crecimientos, pododermatitis, celulitis, problemas respiratorios, segundas); es decir, la relación entre el control ambiental y la rentabilidad. Por otro lado, el manejo de las aves es, hoy en día, el factor que queda por estandarizar y en el que tanto avicultores como veterinarios tenemos más margen de mejora.

Este interés creciente se traduce en que, en muchas ocasiones, surgían y surgen consultas urgentes que requerían una visita para valorar la situación. Son visitas en las que, básicamente, se van valorando, mediante un check list, multitud de parámetros de manejo (tetinas, velocidades de entrada de aire, etc.), equipos (precisión de sensores, RPM de extractores, etc.) y ajustes en la programación del ordenador ambiental (coeficiente de ventilación mínima, correcciones de la ventilación mínima, zona de confort, alarmas, etc).

Toda esta ocupación extra, se añade a las tareas como técnico de Boehringer Ingelheim (análisis de pruebas de campo, revisiones bibliográficas, interpretación de resultados analíticos, etc).

Ya hace varios meses que, en una reunión del equipo internacional de Boehringer Ingelheim, nuestros compañeros de Oriente Medio compartieron su experiencia con esta tecnología. Inmediatamente vimos que su aplicación sería muy útil para nuestra Escuela de Control Ambiental.

¿Se ha acelerado el lanzamiento debido a la situación excepcional que vivimos ocasionada por la pandemia de la Covid-19?

No. Lo cierto es que cuando se inició la pandemia ya estábamos acabando de probar las Smart Glasses e iniciando la fase de usarlas a nivel práctico. Obviamente con la situación actual de viajes restringidos y el distanciamiento social en vigencia, la necesidad de esta tecnología se hace aún más apremiante.

En una situación tan extrema como la que estamos viviendo, las empresas productoras de alimentos tan básicos como son la carne de ave y los huevos tienen una importancia transcendental para la población.

La reducción de la seguridad alimentaria o las interrupciones en la producción serían catastróficas para la sociedad. En estos momentos, cualquier ayuda que desde Boehringer Ingelheim podamos aportar, será positiva. Esta nueva tecnología nos permite estar disponibles de una manera sencilla, eficaz y segura para nuestros clientes con lo que llega en el momento más indicado.

¿Qué supone para Boehringer Ingelheim ser el primer laboratorio en España en poner en marcha este proyecto?

La visión de nuestra empresa a lo largo de toda su historia siempre ha sido la de aportar valor mediante el desarrollo de productos y soluciones innovadoras que ayuden a la prevención de enfermedades.

Esta es la base de nuestra filosofía Prevention Works. Nuestro objetivo es convertirnos en un socio de referencia para nuestros clientes, ayudando a la mejora de la rentabilidad a través la optimización de la producción animal.

La aplicación de la tecnología permitirá la actuación de los técnicos de Boehringer Ingelheim en las granjas en tiempo real, ¿en qué cuestiones del control ambiental está prevista la aplicación de esta iniciativa?

Aunque inicialmente el uso de estas gafas fue pensado como complemento en la Escuela de Control Ambiental en caso de consultas urgentes, hemos ampliado su uso para otras actividades como auditorías de vacunación en incubadora, vacunación en granja, proceso de matanza, formación a nuevos operarios de incubadora sobre el correcto manejo de las vacunas, necropsias en campo, etc. En un futuro inmediato, las utilizaremos para la revisión de equipos de vacunación.

¿Cuál pensáis que es su principal valor añadido?

El tiempo de respuesta es inmediato, por tanto, el servicio al cliente es más eficiente. Además, en la situación actual se requieren otras formas de trabajo que eviten la presencia física, con lo que nos encontramos ante una opción eficaz y segura.

¿Cómo funciona el sistema?

Las Smart Glasses disponen de una cámara de alta resolución que envía el video en tiempo real de lo que está viendo el usuario de las gafas al usuario remoto. Más allá de esto, el micrófono y los auriculares permiten la comunicación por audio.

Los cristales de las Smart Glasses son en realidad una pantalla donde se mezcla la visión real del usuario de las gafas (el veterinario en la granja, por ejemplo) y sobre esta visión real se superpone un holograma de alta definición, contraste y luminosidad de la persona que está en remoto (o en su caso los videos, gráficos o textos que la persona en remoto quiera compartir). El espacio de visualización no ocupado por el holograma es totalmente transparente. Incluso se puede escoger que el holograma se superponga en 3 dimensiones.

Tiene además la ventaja de que puede ser usado en exteriores, ya que dispone de un sensor de luz que va sombreado progresivamente el cristal para que podamos ver el holograma.

Pesan muy poco, por eso se pueden usar cómodamente durante mucho tiempo, incluso llevando gafas. En funcionamiento, la batería dura más de seis horas y la conexión a la red es muy sencilla, mediante un router.

¿Cuándo estará disponible?

A nivel internacional este proyecto se inició en 2019. En España, actualmente ya disponemos de las primeras unidades.

¿Cómo pueden tener acceso a estos servicios los técnicos interesados?

Como todos nuestros servicios englobados en Prevention Works, las empresas interesadas pueden solicitarlos contactando con el equipo de Boehringer Ingelheim.

 



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Junio 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube