14 Oct 2019

Enfermedades avícolas frecuentes en reproductoras pesadas alrededor del mundo. Parte 1

patología reproducción avícola


AUTOR

Nick Dorko

Chefe Global de Serviços Técnicos Veterinários Aviagen Incorporated - Huntsville, Alabama

Diamond V

Las enfermedades avícolas observadas alrededor del mundo cambian constantemente en los distintos continentes, países y regiones. Muchas de estas dependen de las condiciones de bioseguridad, los programas de vacunación, la presencia de aves migratorias y movimientos globales de personas, entre otros numerosos factores.

Esta es la primera parte de una serie de dos artículos donde se hará un breve resumen de las enfermedades encontradas con mayor frecuencia por veterinarios, productores y el propio autor en las reproductoras pesadas en parvadas de reproductoras en varias zonas productoras de pollo de engorda del mundo.

Mycoplasma synoviae (MS)

Esta enfermedad ha estado presente de forma persistente, pero en los últimos 5 años parece haberse convertido en un problema de mayor envergadura. A menudo se presenta como una infección silenciosa en la que los lotes de reproductoras pueden seroconvertir (aparecer positivas en pruebas serológicas) a MS sin mostrar signos de la enfermedad ni observarse un impacto negativo sobre su rendimiento (que suele ser algo difícil de medir).

Hay algunas razones posibles que pudieran explicar la reemergencia de MS:

  • En primera instancia, parece haber más cepas patógenas de MS que en el pasado. Estas cepas pueden provocar:
    • Los típicos problemas de sinovitis (inflamaciones articulares y plantares) en los pollos provenientes de reproductoras infectadas
    • Problemas respiratorios secundarios (especialmente en broilers)
    • Un efecto relativamente nuevo observado en los huevos conocido como anomalías del vértice del huevo (del inglés, Eggshell Apex Abnormalities – EAA) o la conicidad del vértice (Top Coning) que ocurre con mayor frecuencia en ponedoras comerciales, pero que también se ha visto en reproductoras pesadas (Figura 1).
enfermedades reproductoras avicultura

Figura 1. Un ejemplo de anomalías del vértice del huevo (Eggshell Apex Abnormalities – EAA) o la conicidad del vértice (Top Coning) asociadas a MS.

 

  • Otra posible razón es las reducciones en el uso de antibióticos para controlar infecciones causadas por Mycoplasma. Esto se debe a un aumento en el número de empresas que han iniciado programas libres de antibióticos, o programas para minimizar el uso de los mismos. o como consecuencia de su prohibición en algunos países. Como resultado, ha habido un mayor número de parvadas de reproductoras serológicamente positivas a MS.
  • Otro factor es la introducción de las vacunas vivas de Mycoplasma gallisepticum (MG). Inicialmente, unas pocas vacunas vivas de MG fueron introducidos alrededor del mundo que aparentemente dieron buenos resultados. Las compañías que empezaron a usar estas vacunas dejaron de usar antibióticos continuamente en el alimento para el control de Mycoplasma. Esto también parece haber permitido una resurgencia y propagación del MS. Recientemente y debido a estos brotes, algunas compañías productoras de pollos han comenzado a usar vacunas de MS en combinación con vacunas de MG en sus reproductoras.
  • La última razón podría ser que las empresas productoras han mejorado sus programas de bioseguridad y realizan pruebas de detección de MS con mayor frecuencia y a medida también que estas pruebas son cada vez mas baratas. Vale la pena recalcar que buenas prácticas de manejo, bioseguridad y la obtención de reproductoras libres de MS es esencial para evitar esta enfermedad.

Coccidiosis

Esta enfermedad se observa con mayor frecuencia debido a malas prácticas de manejo siguiendo el uso de vacunas vivas de coccidiosis. Todo comienza con una vacunación adecuada en la planta de incubación (más común) o en el campo. La vacuna debe ser manejada correctamente (por ejemplo, la vacuna no debe congelarse) y administrada adecuadamente. Recordemos que durante la preparación de la vacuna los ooquistes pueden precipitarse en la solución rápidamente si no hay una agitación suave y continua.

Una vez que la vacunas son aplicadas correctamente, se deben tener condiciones adecuadas en la granja para permitir la esporulación de los ooquistes, promover su reciclaje entre las aves y su distribución a lo largo del galpón. Este proceso puede no ocurrir por numerosas razones tales como cama demasiado seca o húmeda, densidad de animales demasiado alta o baja, la administración de de productos anticoccidiósicos, etc.). Si alguno de estos eventos ocurre, las aves tendrán una reacción severa, provocando problemas de coccidiosis en poco tiempo (normalmente a los 14-30 días de vida) o, si no son expuestas a suficientes ooquistes vacunales y/o su reciclaje en la cama, el resultado suele ser un brote de coccidiosis semanas más tarde (6-20 semanas de vida).

La inmunosupresión severa, por ejemplo, si las aves han padecido la Enfermedad de Marek o la Anemia Infecciosa Aviar, es otra causa común que puede desencadenar brotes de coccidiosis incluso en aves vacunadas.

coccidiosis reproductoras

Virus de la Enfermedad de Newcastle Velogénica & Viscerotrópica (VVND)

enfermedades reproductorasEsta forma exótica del virus de la Enfermedad de Newcastle se ha detectado en muchas regiones del mundo. En áreas donde el virus es endémico, las aves deben vacunarse para protegerse frente a la morbilidad, la mortalidad y caída de la postura asociadas a la enfermedad.

En aves no vacunadas y expuestas a estos virus, la morbilidad y mortalidad puede llegar al 90-100%, similar a brotes con la influenza aviar altamente patógena (del inglés, highly pathogenic avian influenza o HPAI).

Comúnmente los programas de vacunación incluyen combinaciones de vacunas vivas e inactivadas para lograr altos títulos de protección. Vacunas de baja calidad, prácticas de vacunación deficientes y/o la administración de una cantidad insuficiente de vacuna puede resultar en niveles de anticuerpos incapaces de proteger a las aves contra la morbilidad, mortalidad y caída de la postura.

Si las aves no están suficientemente protegidas, es común ver una ligera caída de la postura (5-15%) y un ligero incremento de la mortalidad (0,5-1,0%). Entre los signos típicos de la enfermedad se observa:

  • Torticolis (cuello torcido, especialmente durante la recría – Figura 2)
  • Hemorragias petequiales en la tráquea, proventrículo, intestinos, tonsilas cecales y algunas veces, el cerebro
  • Un aumento súbito en los títulos de virus de la enfermedad de Newcastle
  • También pueden observarse alteraciones en la calidad de la cáscara, con adelgazamiento y color blanquecino (notorio en los huevos marrones) generalmente después de la caída de la postura.
enfermedades reproductoras

Histomoniasis (Enfermedad de la cabeza negra)

Esta enfermedad se presentaba solamente en los Estados Unidos, pero recientemente ha estado causando problemas en varios países de la Unión Europea y en algunas partes de Asia y América Latina. La razón por la que esta enfermedad se ha convertido en un problema es que, en la mayoría de los sitios, todos los productos terapéuticos o preventivos han sido retirados oficialmente del mercado.

En los Estados Unidos, la mayoría de los galpones tienen piso de tierra y a menudo reutilizan la cama, lo que hace difícil lograr una completa limpieza y desinfección para controlar a los portadores del protozoario Histomonas meleagridis que es el causante de la enfermedad (Figura 3)

enfermedades reproductoras

Los principales portadores de las histomonas son los nematodos cecales (Heterakis gallinarum) y algunas lombrices de tierra. Existen evidencias que los escarabajos de la cama también son portadores de este patógeno. También hay la creencia que incluso podría existir una transmisión directa entre las aves. La mejor forma de prevenir o controlar la enfermedad de la cabeza negra es a través de una completa y eficaz limpieza y desinfección de los galpones. En algunos casos se recomienda aplicar sal al piso o tratamientos químicos como el hipoclorito de sodio.

Es importante también limpiar las cajas y jaulas de transporte de pollitas, ya que estas pueden contaminarse y ayudar a la transmisión de las histomonas durante el proceso.

La enfermedad de la cabeza negra se ha visto en algunos galpones a partir de los 13 días. De tal manera los tratamientos tempranos y frecuentes contra parásitos internos (nematodos) es una forma muy eficaz para controlar la enfermedad. Esto implica administrar tratamientos hasta 4-5 veces antes del inicio de la postura y el uso de más de un producto antiparasitario. La administración de tratamientos durante más de un día también parece ayudar a que todas las aves reciban la dosis efectiva del producto desparasitador.

 



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Marzo 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube