AUTOR

Serafín García Freire

Diamond V

La encefalomielitis aviar es una enfermedad infecciosa causada por un virus de la familia Picornaviridae llamado Tremovirus A.

Afecta a aves jóvenes (pollos y pavos) sin inmunidad pasiva de anticuerpos maternos y a aves adultas en puesta (gallinas, reproductoras y pavos) sin exposición previa a la infección natural/vacunal.

La encefalomielitis se transmite horizontalmente mediante una infección entérica por la ruta oral-fecal. El virus se elimina por las heces de 5 a 14 días y permanece con capacidad de infección durante largos períodos de tiempo, por ser muy resistente a las condiciones ambientales

También se transmite verticalmente. Las reproductoras, al ser infectadas, producen pollitos enfermos hasta 13 días posteriores a la infección.

La sintomatología en aves jóvenes es fundamentalmente nerviosa:

  • Embotamiento
  • Ataxia progresiva hasta la postración sobre tarsos e incluso postración lateral con movimiento de pedaleo
  • Temblores, sobre todo en la cabeza y el cuello (se hacen más evidentes si cogemos al ave con la mano y la agitamos ligeramente).

Además, las aves que sobreviven pueden desarrollar más tarde ceguera por opacidad corneal.

Las lesiones histológicas en el cerebro son específicas y tienen valor diagnóstico.

Los pollitos procedentes de madres

infectadas (transmisión vertical) presentarán síntomas en la primera semana de vida.

Los pollitos infectados en la incubadora o en la granja (transmisión horizontal) presentarán los síntomas sobre el décimo día de vida.

Después de las 2 a 3 semanas de edad, las aves se hacen resistentes a esta sintomatología. Incluso aves susceptibles expuestas al virus no presentarán sintomatología nerviosa.

La sintomatología en aves adultas (gallinas ponedoras, reproductoras, pavos) puede ser una infección subclínica o puede haber una bajada temporal en la producción de huevos, pero no desarrollan signos nerviosos ni se han descrito lesiones macroscópicas.

patología avícola

La vacunación de encefalomielitis aviar es práctica habitual en todo el mundo tanto en reproductoras como en gallinas de puesta, debido a la repercusión económica que puede ocasionar esta enfermedad.

La vacunación consiste en una vacuna viva en la recría (en agua de bebida o pinchada en la membrana del ala).

De esta forma, las futuras reproductoras producirán pollitos que portarán anticuerpos maternos que los harán resistentes a infecciones de campo durante las 2-3 primeras semanas de vida.

Si las reproductoras entran en contacto con el virus de campo en la nave de puesta, estas no trasmitirán el virus a través del huevo y no tendrán un descenso temporal de la producción.

En gallinas ponedoras, prevenimos la caída temporal en la puesta causada por la infección.

encefalomielitis

Evaluación de la vacunación de la encefalomielitis

Los títulos ELISA de anticuerpos vacunales de encefalomielitis alcanzan su máximo valor a las 12 semanas post-vacunación, si no

hay contacto con cepa de campo, se irán reduciendo hasta llegar a la mitad, a los 10 meses post-vacunación (Sytuo and Matsumoto; 1981).

Los valores de los títulos ELISA esperados tras la vacunación dependen del kit de diagnóstico utilizado:

encefalomieltis

Esta variabilidad de los títulos ELISA vacunales esperados dentro de cada kit de diagnostico, es debido a la influencia de varios factores:

  • Estado inmunitario del ave.
  • La eficacia de la aplicación de la vacuna.

Incluso pequeños detalles en la aplicación de la vacuna pueden no comprometemos su calidad sino la vacunación. Weber et al. 2015 comprobaron que el nivel de anticuerpos vacunales de encefalomielitis, en pavos reproductores vacunados a las 9 y 23 semanas de vida, variaba enormemente si las aves tenían o no un período de sed de 2 horas previo a la vacunación.

En las aves que no tienen acceso al agua 2 horas antes de la vacunación, la vacunación es más eficiente: los anticuerpos se detectaban una semana antes y la subida de los títulos, así como el nivel alcanzado a las 17 semanas de vida, era significativamente mayor.

Concentración de anticuerpos entre la 9 y 33 semanas de vida.

Tipo de alojamiento (en jaula suele haber valores más bajos que en aviario o suelo).

La vacunación en jaulas, frente a la vacunación en suelo o aviario, tiene el inconveniente añadido de que la recontaminación oral-fecal es mucho más limitada (la propagación del virus de encefalomielitis entre aves de jaula es más lenta que entre aves de suelo. Scheidere et al. 1967; Folkers et al. 1976). Por tanto, en caso de gallinas de jaula es aún más importante que todas las aves consuman una dosis de vacuna.

Vacunación en agua vs pinchada en ala

La cepa vacunal Calnek 1143 (utilizada en las 2 vacunas actualmente registradas para su uso en España) es altamente enterotrópica y poco neurotrópica. Por tanto, con tropismo claramente intestinal. En el desarrollo inicial de esta cepa vacunal, se vio que:

  • Por vía oral era capaz de inducir anticuerpos neutralizantes (Calnek et al, 1961; Hoekstra, 1964; Westbury & Sinkovic, 1978)
  • Se multiplicaba en las células epiteliales columnares del intestino delgado (Tannock & D. R. Shafren, 1994)
  • Se excretaba en las heces durante una 1 semana (Calnek et al, 1961; Shafren y Tannock, 1991)
  • La concentración de virus excretado en las heces era suficiente para infectar aves susceptibles por vía oral (Calnek et al, 1961; Westbury y Sinkovic, 1976).
  • Sería lógico pensar que la administración por agua de bebida facilitase la infección.

Westbury et al en 1976, utilizando la cepa vacunal NSW-I, compararon mediante test de neutralización, la respuesta de anticuerpos en diferentes rutas de vacunación: intramuscular, pinchazo en ala, gota en ojo y agua de bebida.

Los resultados fueron que la vacunación en agua de bebida es la aplicación que genera más títulos protectivos.

Unidades de medida de la titulación de una vacuna

El título viral de una vacuna es el número de partículas virales en una dosis vacunal. En este tipo de vacunas, se cuantifica en función de las DIE50 o dosis infectiva en embrión de pollo al 50%, que es la dilución de virus capaz de producir lesiones embrionarias macroscópicas en el 50% de los huevos inoculados.

En forma exponencial Expresado como un número potencial (a consumir por cada ave): 103 DIE50 = 1.000 DIE50

En forma logarítmica En lenguaje matemático, el logaritmo en base b de un número a se representa por logb a=c, y esta ecuación cumple esta otra: bc=a. Ejemplo: log10 1000 = 3, y por tanto 103=1000

En microbiología, una unidad usada para cuantificar el título de la infectividad de una disolución determinada es: a log10 Se refiere a la cantidad de virus que contiene una dilución, con respecto a la suspensión original. Matemáticamente hablando, no es una forma muy correcta, pero en microbiología se sigue usando.

Por tanto: a log10 es lo mismo que: 10ª Ejemplo: 5 log10 DIE50 = 105 DIE50 = 100.000 DIE50

Por otro lado, la vacunación en agua de bebida parece ser más segura que la vacunación en ala.

Aunque no es muy frecuente, en la literatura científica diversos autores han encontrado relación entre casos de encefalomielitis aviar y vacunación en ala.

Sentıes-Cue et al. en 2016 reportaron 3 granjas de recría de gallinas ponedoras con encefalomielitis clínica (letargia, aves postradas, bajo peso, deshidratadas, desigualdad y ligero aumento de la mortalidad).

En todos los casos, las aves habían sido vacunadas dos semanas antes de viruela y encefalomielitis aviar con un producto combinado aplicado en la membrana del ala. Rafael Monleon, responsable de BioChek para Asia en 2014, indica, basándose en su experiencia, que la vacunación en ala es más propensa a una aplicación incorrecta y que estos errores en la aplicación de la vacuna son la causa más frecuente de los casos clínicos de encefalomielitis.

Por otro lado, la vacunación en agua de bebida parece ser más segura que la vacunación en ala.

Aunque no es muy frecuente, en la literatura científica diversos autores han encontrado relación entre casos de encefalomielitis aviar y vacunación en ala.

Sentıes-Cue et al. en 2016 reportaron 3 granjas de recría de gallinas ponedoras con encefalomielitis clínica (letargia, aves postradas, bajo peso, deshidratadas, desigualdad y ligero aumento de la mortalidad).

Por otro lado, la vacunación en agua de bebida parece ser más segura que la vacunación en ala.

Aunque no es muy frecuente, en la literatura científica diversos autores han encontrado relación entre casos de encefalomielitis aviar y vacunación en ala.

Sentıes-Cue et al. en 2016 reportaron 3 granjas de recría de gallinas ponedoras con encefalomielitis clínica (letargia, aves postradas, bajo peso, deshidratadas, desigualdad y ligero aumento de la mortalidad).

Como conclusión

  • En la literatura científica diversos estudios indican que la vacunación de encefalomielitis aviar en agua de bebida es la aplicación que genera más títulos protectivos y la más segura.
  • La clave para generar una inmunidad protectiva es asegurar que cada una de las aves consuman una dosis vacunal completa, sobre todo cuando se recría en jaula donde no hay recontaminación oral-fecal.

Vacunación en agua

  • La vacuna debe almacenarse y transportarse en todo momento entre 2ºC y 8ºC.
  • Las aves no deben tener acceso al agua las 2 horas previas a la vacunación.
  • Es necesario purgar las tuberías de las tetinas con el agua vacunal.
  • Todas las aves deben beber agua vacunal durante aproximadamente 2 horas.
  • En instalaciones donde no se puede levantar las tetinas, durante el purgado de las tuberías, las luces deben estar apagadas (para evitar el consumo de agua no vacunal mientras se purga).

Vacunación pinchada en ala

  • La vacuna debe almacenarse y transportarse en todo momento entre 2ºC y 8ºC.
  • En sistema de jaulas, prever en que jaula se va a terminar el frasco vacunal.
  • Comprobar que el nivel del líquido es siempre suficiente para mojar las ranuras del punzón.
  • Evitar pinchar en músculo o hueso (sobre todo en sistemas de aviario).
  • No interrumpir la vacunación mientras no se termine el frasco.
  • Revisar en cada frasco, el número de dosis aplicadas con el número de aves vacunadas.
  • Examinar el punto de aplicación a los 7 días para cuantificar los porcentajes de “prendimiento” de la vacuna.

Si en el control serológico post-vacunación el porcentaje de aves positivas es menor de lo esperado, sería aconsejable realizar una segunda vacunación (como mínimo 4 semanas antes del inicio de la puesta) y revisar los procedimientos de vacunación.



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


aviagen
Logo Ceva
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube

 
Síguenos en Youtube AgrinewsTV