11 Dic. 2019

Patología & Salud animal

Patología & Salud animal

patología avícola

Diagnóstico de la coccidiosis: identificación, valoración y recuento

  • Diagnóstico de la coccidiosis: identificación, valoración y recuento de ooquistes

La cría de pollos a altas densidades de población en granjas intensivas favorece la infección, replicación de diferentes Eimerias y la aparición de casos de coccidiosis aviar. A pesar de los grandes avances en la prevención y control, la coccidiosis continúa siendo una de las principales enfermedades en las granjas avícolas -principalmente en la producción de broilers- por sus consecuencias tanto patológicas sobre la integridad intestinal como por su impacto económico

«Actualmente, la coccidiosis está bien controlada en la mayoría de las granjas avícolas intensivas, pero continúa siendo una amenaza importante donde las medidas de control no se aplican correctamente. Por este motivo, es fundamental implantar un “Sistema de Monitoreo de la Salud” -HTSi® – Health Tracking System- basado en necropsias periódicas y sistemáticas de animales representativos, para valorar la integridad intestinal y diagnosticar los eventuales casos de coccidiosis. Los cuales, si no se detectan y corrigen a tiempo, suponen grandes pérdidas económicas por la menor eficiencia productiva de las aves.»

El diagnóstico de coccidiosis se hace en base a los signos y las lesiones intestinales macroscópicas características de cada especie, que se correlacionan con la observación microscópica de un gran número de ooquistes o formas parasitarias intermedias del ciclo del coccidio -esquizontes y gametocitos-.

  • La técnica de lectura -o evaluación- de lesiones de coccidiosis de Johnson & Reid es la más utilizada y fundamental a la hora de valorar la gravedad de la enfermedad y nos permite puntuar del 0 al 4 según el grado creciente de lesiones; donde 0 = normal, sin lesiones y 4 = lesiones de grado máximo.
  • Es el instrumento que nos permite conocer en cada momento qué nivel de coccidiosis tiene un lote de aves -o una empresa-.

No debemos olvidar que un cierto nivel de coccidiosis es deseable y necesario si queremos despertar la inmunidad del ave, sin que ello suponga una coccidiosis.

La técnica de lectura de Johnson & Reid nos permite conocer en cada momento qué nivel de coccidiosis tiene un lote

Diagnóstico Diferencial

La coccidiosis se debe diferenciar de otras enfermedades aviares que cursan con enteritis y diarrea: la enteritis necrótica, la enteritis ulcerativa, la disbacteriosis, las micosis digestivas, la salmonelosis cecal, la histomoniasis cecal y la capilariasis intestinal. En ocasiones la coccidiosis puede estar desencadenada por enfermedades inmunodepresoras como la enfermedad de Gumboro, la enfermedad de Marek, la anemia infecciosa del pollo, y otros

Generalmente, las características de las lesiones y su localización en el tracto intestinal nos indican las especies de Eimeria causantes de la coccidiosis. Sin embargo, ante la duda, una observación microscópica permitirá una identificación definitiva.

La coccidiosis se debe diferenciar de otras enfermedades aviares que cursan con enteritis y diarrea: la enteritis necrótica, la enteritis ulcerativa, la disbacteriosis, las micosis digestivas, la salmonelosis cecal, la histomoniasis cecal y la capilariasis intestinal.

En ocasiones la coccidiosis puede estar desencadenada por enfermedades inmunodepresoras como la enfermedad de Gumboro, la enfermedad de Marek, la anemia infecciosa del pollo, y otros.

Recuento de ooquistes

En ocasiones se recurre al recuento de ooquistes como un sistema fiable para validar el examen macroscópico de lesiones y evaluar la situación en que se encuentra una granja, zona o integración frente a la coccidiosis. • La realización de un recuento de ooquistes exige una toma de muestras correcta: se toman como mínimo 20 heces, -que sean representativas de las que hay en cada zona de la nave- en un recorrido en zigzag por la misma, de manera que al final tengamos heces tomadas en todos los puntos de la misma, incluyendo descargas cecales.

  • La correcta identificación de las especies de coccidios es básica a la hora de establecer el tratamiento

Debemos siempre comparar resultados de muestras obtenidas en los mismos días de vida, ya que, en el actual modelo de producción, los picos de excreción de ooquistes se producen normalmente entre los 23 y 28 días de vida independientemente del tipo de nave, concentración de animales, etc… El aumento y posterior disminución de ooquistes nos indica cómo se produce el pico en una granja o en una zona.

Entre los 23 y 28 días de vida se producen los picos de excreción de ooquistes

patología aviar
patología aviar

El número de ooquistes en las heces es algo que tiene que ser interpretado con mucha cautela.

  • Cantidades superiores a 100.000 ooquistes/g tienen valor diagnóstico. Si el número es menor, hay que pensar en realizar una investigación más completa de la explotación avícola con la técnica de evaluación de lesiones de coccidiosis de Johnson & Reid.
  • En ocasiones, podemos encontrar recuentos de ooquistes superiores a 100.000 ooquistes/g sin grandes consecuencias patológicas ni económicas.
coccidiosis

Ante la sospecha de que podemos tener coccidiosis, lo más adecuado es visitar las naves y realizar una valoración de lesiones macroscópicas.

Cantidades superiores a 100.000 ooquistes/g tienen valor diagnóstico

En todo caso, la gravedad de la infección dependerá de:

  • Las características patológicas de la cepa de Eimeria en cuestión.
  • El programa anticoccidiósico aplicado.
  • El estado inmunitario de las aves y las condiciones de la cama.
patología aviar

En pollos y gallinas se han identificado siete especies de Eimeria -coccidias-:

  • E. acervulina
  • E. tenella
  • E. maxima
  • E. necatrix
  • E. brunetti
  • E. mitis
  • E. praecox

Generalmente, las características de las lesiones y su localización en el tracto intestinal nos indicaran las especies de Eimeria que están presentes en el intestino.

En broiler joven son tres las especies de Eimeria más prevalentes capaces de provocar coccidiosis con las consiguientes pérdidas económicas: E. acervulina, E. máxima y E. tenella.

En animales de mayor edad -más de 54 días- E. necatrix puede producir coccidiosis acompañada de importantes pérdidas. Por otro lado también observamos en campo esporádicamente animales afectados por E. brunetti.

patología aviarEimeria acervulina

Es la más común en campo y la de mayor repercusión económica ya que los casos de mortalidad son muy extraños, afecta fuertemente al Índice de Conversión y también a la Ganancia Media Diaria.

  • En el caso de pollo amarillo puede producir pérdida de coloración -duodeno y yeyuno son lugares esenciales para la absorción de carotenoides-.
  • Se observa con más frecuencia en primavera y otoño, periodos en el que puede tener una mayor incidencia, aunque está presente y puede producir situaciones patológicas todo el año.
  • Es la Eimeria que excreta mayor número de ooquistes, ya que tiene cuatro generaciones de esquizogonia, da lugar a elevados recuentos de ooquistes, estos son ovalados y de pequeño tamaño -menos de 20 micras, entre 18 y 15 de promedio

Causa lesiones necróticas en el tercio anterior del tracto intestinal, aunque podemos encontrarla extendiéndose en tramos posteriores hasta el divertículo de Meckel.

E. acervulina es un patógeno de moderada gravedad que puede pasar desapercibida en forma de coccidiosis subclínica

Afecta las criptas del epitelio duodenal, situándose de manera descendente en las mismas. Inicialmente da lugar a lesiones blanquecinas en forma de punteado, placas o estriaciones que posteriormente evolucionan a forma de escalera.

  • Al unirse, estas lesiones blanquecinas producen erosión de la mucosa y si aumentan dan lugar posteriormente a una desintegración del tejido de la mucosa.
  • Una proliferación importante de E. acervulina en intestino duodenal, puede confundirse exteriormente -si no fuera porque la porción de intestino afectada es distinta en cada caso- con Enteritis Necrótica.
  • Este tipo de coccidiosis se presenta frecuentemente a las 3-4 semanas de vida.
patología aviar

patología aviarEimeria  maxima

Causa enteritis moderada o grave con petequias en el tercio medio, a veces con marcada dilatación y engrosamiento de la pared intestinal.

  • El contenido suele ser sanguinolento -coloración anaranjada- con presencia de descamaciones epiteliales.
  • Los ooquistes son muy grandes -30 x 21 micras de promedio- y de tonalidad dorada al ajustar el micrómetro.
  • La patogenicidad de la E. maxima va de moderada a grave y los brotes suelen ocurrir a las 4-5 semanas de vida. En ocasiones hay infecciones mixtas con clostridios que dificultan el diagnóstico.

Produce lesiones en el intestino medio -yeyuno-, alrededor del divertículo de Meckel, inicialmente las lesiones son hemorragias puntiformes con moco anaranjado, que evolucionan lentamente a intestino hemorrágico.

  • Se observa engrosamiento del mismo cuando hay abundancia de lesiones en el mismo tramo del intestino, pudiéndose detectar a la palpación. • Tiene efectos importantes sobre la ganancia diaria de peso y en pollo amarillo puede también afectar a la coloración.
  • Las lesiones son producidas por los gametos de gran tamaño -fase de gametogonia- que lesionan las células de alrededor y desgarran los vasos cercanos -inflamación y hemorragias-.
  • Normalmente aparece a partir de los 32 a 40 días de vida.

E. maxima es la más común en el campo, afectando de manera severa al índice de conversión y a la ganancia media diaria

patología aviar

patología avícolaEimeria tenella

Causa una marcada inflamación de los ciegos -tiflitis- con ocasional implicación de las áreas adyacentes del intestino.

  • En las fases iniciales de la enfermedad generalmente hay sangre en los ciegos y en las heces -los esquizontes de segunda generación producen lesiones en las células de su entorno y desgarran vasos-; más tarde pueden encontrarse secuestros cecales caseosos.
  • En los raspados intestinales de la mucosa cecal se observan a microscopio grandes esquizontes y un número muy elevado de ooquistes de tamaño intermedio -22 x 19 micras de promedio-.

En los estadios iniciales de brotes de coccidiosis aguda hay mortalidad con lesiones muy graves en las que no hay presencia de ooquistes -pero sí esquizontes-; esto es debido a que la infección ha sido tan intensa que los animales mueren antes de que el coccidio haya finalizado su ciclo.

En estos casos, aunque pueda observarse sangre en las deyecciones, el número de ooquistes en las heces puede ser bajo y no indica la gravedad de la infección; pasados uno o dos días las aves restantes excretarán millones de ooquistes.

  • La E. tenella es un patógeno que causa una elevada mortalidad y los brotes suelen ocurrir entre las 3-5 semanas de vida.
  • Es un protozoo oportunista que se muestra con frecuencia cuando el sistema inmune se encuentra comprometido. Enfermedades o problemas inmunosupresores como Enfermedad de Gumboro, Enfermedad de Marek, CAV y otras, están ligados a su aparición.

La E. tenella es un patógeno grave que causa anemia y elevada mortalidad

patología avícola

patología aviarEimeria  necatrix

E. necatrix muy rara vez se observa en el pollo broiler, dado que el período actual de engorde, demasiado corto, no da el tiempo necesario para que manifieste su patogenicidad.

  • Si aparece, acostumbra a ser en animales que están en período de recría y normalmente asociada a un problema de componentes de pienso o de falta de inmunidad. También puede ser frecuente en estirpes de pollo de engorde de crecimiento lento.
  • La E. necatrix es un patógeno grave que a menudo causa alta mortalidad, anemia y desigualdad en las aves y los brotes suelen aparecer alrededor de las 9-12 semanas de vida

Causa grave enteritis en el tercio medio, pero en casos muy graves abarca todo el tracto intestinal. La enteritis a menudo se caracteriza por congestión, hemorragias, necrosis y heces sanguinolentas.

El tercio medio del intestino está marcadamente dilatado, inflamado y engrosado. En la serosa externa del intestino se observan petequias hemorrágicas y punteados blanquecinos -esquizontes- que le dan un aspecto de sal y pimienta característico.

En los raspados de la mucosa intestinal sólo se observa la presencia de grandes esquizontes; los ooquistes -20 x 17 micras de promedio- se detectan en el ciego y pueden no ser numerosos. La mortalidad puede preceder a la aparición de ooquistes en las heces.

El período actual de engorde del broiler no da tiempo necesario para que se manifieste la patogenicidad de E. necatrix

patología avicultura

Para conocer el resto del artículo descargue el PDF ADJUNTO






Deja tu comentario