06 May. 2019

Patología & Salud animal

Patología & Salud animal

patología avicultura

Debemos Recordar: Ornithobacterium rhinotracheale

En los tres últimos años en Estados Unidos ha sido grande el incremento de la presencia de este microorganismo sobre todo en los pavos, haciendo que la enfermedad se haya hecho preocupante. Si en 2015 su casuística la ponía en el número 7 de las enfermedades más frecuentes en pavos, en 2016 ocupó la cuarta posición y en el año 2017 ha ocupado la tercera plaza.

patología aviculturaORT es una bacteria gram positiva pleomórfica que produce:

  • Retraso en el crecimiento
  • Disminución de la puesta de huevos
  • En casos graves provoca mortalidad en todo tipo de aves, pero especialmente en pavos y pollos de engorde.

Se identificó por primera vez en 1994 y el ascenso de casos debido a esta enfermedad respiratoria, que es muy contagiosa, va aumentando año a año. Siendo más que probable que el agente patógeno haya sido pasado por alto durante años por falta de identificación y que casos de enfermedades respiratorias no hayan sido bien diagnosticadas. Siete serovariedades se han identificado de la bacteria –Empel y colbs. 1997–, siendo la tipo A la más frecuente con un 95 % de las identificaciones.

En pavos los casos de campo suelen ser más frecuentes entre las 23 y 42 semanas de vida y en los pollos de engorde entre las 4 y 6 semanas. Siendo el período de incubación de la enfermedad entre 48 y 72 horas

La vía aérea es la más rápida de transmisión y la usual, aunque también puede serlo la transovárica. Existen discrepancias en cuanto a su patogenicidad, variando según los aislamientos estudiados y el estado de las aves afectadas. Los signos clínicos producidos por este agente, su duración, morbilidad y mortalidad son extremadamente variables, siendo influenciados por el mal manejo (ventilación inadecuada, alta densidad de animales, pobre calidad de la cama, etc) y por otros agentes interrecurrentes.

Se ha observado un cuadro respiratorio más severo cuando se asocia especialmente con Escherichia coli. Los síntomas respiratorios observados son:

  • Rinitis
  • Tos con expectoración de moco sanguinolento
  • Inflamación senos infraorbitarios
  • Edema barbillas
  • Traqueítis
  • Conjuntivitis o disnea
  • Los signos nerviosos son debidos a inestabilidad por afección en la cabeza y los síntomas locomotores a procesos artríticos.
  • Las lesiones que se aprecian se limitan a senos infraorbitarios, tráqueas, sacos aéreos, pulmones y articulaciones femoro-tibio-tarsianas. –Foto 1–.

lesiones avicultura

En sacos aéreos torácicos y abdominales se observa la existencia de un exudado amarillento espumoso con acúmulos caseosos –Foto 2–.

patología avicultura

El diagnóstico en el campo suele ser difícil pues depende de la sintomatología y de las lesiones post mortem. El diagnóstico laboratorial con la confirmación positiva del ELISA o del aislamiento de la bacteria nos ayudan plenamente a la confirmación del diagnóstico. Pero el cultivo es complicado debido a las condiciones microaerofílicas y de antibióticos presentes en el cultivo que se necesitan para no ser enmascaradas por otras bacterias presentes. Dentro de las medidas de control sobre la enfermedad están el monitoreo serológico, muy aconsejable la realización de la técnica de PCR en tiempo real, el aislamiento y el antibiograma respectivo. Se recomienda la técnica de ELISA como muy adecuada para el diagnóstico de la infección en aves.

La administración de doxiciclina en el agua de bebida y de clorotetraciclina en el pienso compuesto reducen la acción de la bacteria. La administración de amoxicilina (250 ppm) durante 4 a 7 días también ofrece unos buenos resultados en la reducción de la mortalidad por parte de la bacteria. El uso de macrólidos como la tilosina y la tilvalosina son otra buena vía de actuación frente a la bacteria. Existe en el mercado vacuna inactivada y la posibilidad de hacer autovacunas para ayudar a controlar la enfermedad.

Se necesita más investigación para conocer mejor esta enfermedad y las opciones para controlarla, pues su interrelación con otros agentes víricos presentes en las explotaciones avícolas (sobre todo Bronquitis aviar y Micoplasma gallisepticum) pueden favorecer su patogenicidad.

Diamond V


Deja tu comentario