22 Nov. 2018

Investigación Patología & Salud animal

Investigación Patología & Salud animal

¿Qué significa controlar la enfermedad de Gumboro?

Contenido disponible en: Português (Portugués, Brasil)

En los brotes de la enfermedad de Gumboro observados en las décadas de 1990 y 2000 en Brasil y en otros vários países de América Latina, virus altamente virulentos superaron los niveles medios de anticuerpos maternales (AcM) y llegaron a las bursas antes que las cepas vacunales suaves e intermediarias usadas en aquella época. Fue entonces necesario el uso de cepas más invasivas (Intermediarias Plus) para controlar la enfermedad.

  Otra dificultad para controlar la enfermedad fueron los errores en el proceso de vacunación realizado en el campo. Esta dificultad fue superada con el uso de vacunas que podían ser aplicadas en la planta de incubación, instalación que garantiza un mayor y mejor control del proceso de vacunación.

La vacuna complejo inmune, conteniendo la cepa intermediaria Plus Winterfield 2512, ganó relevancia, ya que atendió dos demandas necesarias para el control efectivo de Gumboro:

Contener un virus atenuado que se replica en las bursas rapidamente y en la presencia de niveles de anticuerpos maternales médios.

Ser aplicada en la planta de incubación. Por supuesto, éstas no son las únicas características que una vacuna complejo inmune debe reunir, el correcto balance de antígenos-anticuerpos en la fórmula también es fundamental, entre otras carcaterísticas.

Objetivos de la vacunación contra Gumboro en pollos de engorde 

Protección del ave

El objetivo primario de inmunizar las aves es para que sean resistentes a la infección por virus de campo. Un ave correctamente inmunizada estará protegida contra la enfermedad clínica, subclínica y inmunosupresión.

Es obvio que es más difícil verificar la eficacia de programas vacunales frente a casos subclínicos de la enfermedad, que en cuadros clínicos.

Disminución de la presión de infección

La composición química del virus de Gumboro permite que el agente sea altamente resistente a muchos desinfectantes y sobreviva varios meses fuera del ave, manteniéndose viáble en el ambiente, principalmente en la cama de los galpones.Prácticas comunes de limpieza y desinfección no eliminan todas las partículas virales infecciosas  de la cama ni de los galpones.

De esta forma, los programas sanitarios deben disminuir la presencia de virus virulentos en la cama y el ambiente donde las aves son alojadas, y substituirlos por virus vacunales.

Las infecciones subclínicas no causan efectos perceptibles, pero aumentam la presión de infección (más carga viral que será expuestas las aves en el próximo ciclo), y facilitan la selección de virus variantes más adaptables al ambiente y resistentes a las inmunizaciones.

FORMAS DE PRESENTACIÓN DE LA ENFERMEDAD DE GUMBORO

El virus de Gumboro ingresa por vía oral, y después de horas llega a la bursa. La intensidad y extensión de las alteraciones micro y macroscópicas dependerá de varios factores:

 Tipo y virulencia del agente viral

Linaje genético y edad del ave

 Nivel de resistencia y estatus de inmunidad pasiva y activa del ave

 Infecciones concomitantes y condiciones ambientales.

 

Sin embargo, para fines prácticos, son reconocidas tres formas. (Tabla 1).

 

Tabla 1 – Formas de presentación de la enfermedad de Gumboro

 

TECNOLOGÍAS DISPONIBLES PARA LA INMUNIZACIÓN DE

POLLOS DE ENGORDE

Desde la confirmación de la necesidad de programas vacunales para el control de la enfermedad de Gumboro, varios programas vacunales fueron implementados y evaluados.

Imunidad Pasiva

Hoy, se sabe de la importancia de tener lotes de pollitos de 1 día de edad con elevados niveles de AcM que los protejan contra las infecciones a las dos a tres primeras semanas de vida (inmunidad pasiva).  Estos AcM neutralizantes son obtenidos mediante programas vacunales en las reproductoras, los cuales incluyen la aplicación de vacunas vivas y refuerzo con vacuna inactivada.

La protección del ave, cuando los AcM caen a niveles bajos o no protectores, es obtenida mediante inmunizaciones de los pollos (inmunización activa). Inicialmente, esta inmunización era realizada con vacunaciones en las granjas con cepas atenuadas.

   Sin embargo, poco tiempo después, los fracasos de protección con esta estrategia mostraron que esta falta de protección estaba relacionada con la necesidad de conocer el momento correcto de la aplicación de la vacuna, además de los problemas de manejo relacionados a la vacunación en el campo.

Los virus vacunales atenuados aplicados precozmente son neutralizados por los AcM, entretanto, cuando son aplicados tardíamente, el virus de campo se replicará primero en la bursa, provocando a que aparezca la enfermedad.

El uso de vacunas vivas, que pueden ser administradas por sistema mecánico en todos los pollitos con el uso de la vacunación in ovo o subcutánea, con elevado grado de confianza tanto en la administración como en la cobertura vacunal, cambió bastante esta situación

Vacunas Complejo Inmune

 Consiste en la suspensión del virus de Gumboro vivo atenuado de tipo Intermediaria Plus combinados en proporciones bien definidas con anti-suero. Así, el virus vacunal es cubierto por inmunoglobulinas específicas (Inmunoglobulinas Protectoras de Virus, o VPI). De esta forma, el virus es protegido de ser reconocido por el sistema inmune de las aves.

Luego de la administración, las VPI son catabolizadas simultáneamente con los AcM y el virus vacunal es liberado.

La protección de la vacuna, que corresponde a la replicación del virus vacunal en la bursa, ocurre cuando los AcM llegan a un nivel que permita la protección por parte de la vacuna antes que el lote sea susceptible a la infección.

  La seguridad de las vacunas Complejo Inmune es similar al de las vacunas vivas de tipo Intermediarias, con la ventaja adicional que todas las aves son inmunizadas con la misma dosis bien controlada de vacuna.

Inmunizaciones con este tipo de tecnología, ciclo a ciclo, disminuyen la presión viral, y, en consecuencia, la presión por selección no ocurre en la población viral de la granja y se logra el “control” verdadero de la enfermedad.

Vacunas Vectorizadas

Estas vacunas son producidas a partir de virusgenéticamente modificados (vector HVT), cuyo genoma contiene el gen del virus de Gumboro específico que codifica la proteína VP2 de la cápsula viral.

A diferencia de las vacunas vivas, la vacuna recombinante no estimula todas las ramas del sistema inmune, pues no existe replicación del virus de Gumboro, sino sólo una respuesta de anticuerpos contra el antígeno VP2, inserido en el virus de Marek (rHVT).

Al contrario de las vacunas Intermediarias Plus, en que la protección completa aparece cerca de dos días después de la replicación del virus, la protección inducida por las vacunas rHVT-VP2 va aumentando lentamente, variando desde algunos días hasta varias semanas pos administración.

 

Figura 1. Inicio de protección inducida por vacunas de Gumboro de diferentes tecnologías.

 

 

Tabla 2. Principales diferencias entre vacunas Complejo Inmune y vectorizadas contra la enfermedad de Gumboro.

    La vacuna rHVT-VP2 no impide la replicación del virus de campo en las aves. Por eso, la presión en los galpones se mantiene, inclusive, aumenta.

     A corto plazo, la inmunidad inducida por las vacunas rHVT-VP2 es adecuada contra virus de campo homólogos, pero limitada en el caso de desafíos precoces, tal como ocurre en áreas de alta presión viral.

Es común ver lotes vacunados con vacunas rHVT-VP2 presentando signos de infección (lesiones macroscópicas y microscópicas con identificación de virus de campo por PCR en las bursas), siendo necesario completar el programa de vacunación con la vacuna viva atenuada.

A largo plazo, el hecho que la inmunidad sea específica para el tipo de antígeno, y no proteger igualmente contra todas las cepas virales de Gumboro, afecta negativamente la prevención de la enfermedad.

Las vacunas rHVT-VP2 confieren baja eficacia contra infección y excreción, y esa protección es inclusive menor contra algunas cepas, favoreciendo de esta forma el surgimiento de nuevas variantes.

 

El control eficaz de la enfermedad de Gumboro en pollos de engorde incluye el uso de un programa inmunoproxiláctico que incluya vacunaciones en las reproductoras y en los pollos que permitan:

   Proteger a las aves de las tres formas de presentación de la enfermedad (inmunosupresora, clínica y subclínica)

   Reducir la presión de infección en la granja, para que los próximos lotes sean alojados en ambientes menos contaminados.

M.V. MSc. PhD. Jorge Chacón, Servicios Veterinarios Ceva Salud Animal

 

 

Diamond V





Deja tu comentario