AUTOR

Guillermo Zavala

Diamond V

Contenido disponible en: English (Inglés)

Los programas de control de calidad para la incubadora y las granjas de reproductoras deben estar diseñados de manera que puedan generarse datos que permitan documentar el resultado de todos los procedimientos de importancia implementados tanto en la granja como la incubadora.

La calidad de los pollitos producidos en la incubadora depende de diversos factores presentes en las granjas, durante el transporte de huevo, o en el ambiente y manejo de la planta incubadora. Esta breve guía es una forma simplificada de estimular a los gerentes de incubadoras a dar seguimiento a algunas de las áreas de manejo más importantes en incubación.

MANEJO & ALMACENAMIENTO

DE HUEVOS EN LA INCUBADORA

El primer requerimiento en sanidad de huevos es determinar que la temperatura del huevo incubable vaya siempre en descenso continuo desde su almacenamiento en la granja hasta su almacenamiento en la incubadora.

La temperatura del huevo no debe sufrir oscilaciones que puedan generar condensación de humedad sobre la superficie del cascarón. La temperatura del huevo en transporte debe ser ligeramente inferior a la temperatura del huevo en la granja. A su vez la temperatura del huevo en el cuarto frío de almacenamiento de huevo en la incubadora deberá ser ligeramente inferior a la temperatura registrada en transporte.

ZONA CON ALTA HUMEDAD

Si la incubadora está ubicada en una zona con alta humedad relativa y donde no existan sistemas de control de humedad relativa, será necesario almacenar el huevo a temperaturas no muy bajas.

De este modo, no se produce condensación de agua en la transición entre el cuarto  frío y la pre-incubación o incubación, pues este problema es uno de los mayores responsables de contaminación en las plantas de incubación y en pollitos recién nacidos.

DE HUEVOS EN LA GRANJA

Aunque el propósito de este artículo no es abordar específicamente los manejos de huevo en la granja es importante mencionar que:

  • Los sistemas de recolección de huevo
  • La frecuencia de recolección
  • La desinfección de huevo
  • El almacenamiento y temperaturas de transporte de huevo hacia la incubadora

Son aspectos para cada uno de los cuales debe existir un procedimiento definido y una serie de datos documentando cada procedimiento.

SANIDAD DE HUEVOS

El primer requerimiento en sanidad de huevos es de determinar con precisión el tipo y calidad de huevos que será aceptado por la planta incubadora para el propósito de la incubación.

La incubadora y el departamento de producción deberán conjuntamente establecer los parámetros de calidad de huevo fértil que son exigentes pero al mismo tiempo realistas, aceptables y económicamente viables para la empresa.

Posteriormente habrá que documentar datos como el porcentaje de huevo que no satisface los requerimientos de sanidad.

Por ejemplo, puede establecerse no utilizar huevo de piso después de las 30 semanas de edad. O bien, puede rechazarse cualquier huevo que tenga manchas de materia fecal o de sangre de más de medio centímetro de diámetro por ejemplo. Lo importante es establecer los parámetros y apegarse a ellos.

Hay muchos sistemas de desinfección de huevos, algunos de ellos basados en fumigación, otros en desinfección húmeda, termonebulización, y otros más a base de gases. Sin embargo, hoy día muchas empresas no desinfectan los huevos para incubación debido a restricciones de protección del medio ambiente o de salud pública para empleados.

TEMPERATURA DE ALMACENAMIENTO

Hay mucha investigación que documenta:

  • Las temperaturas promedio
  • La humedad
  • Las oscilaciones de temperatura
  • Los periodos cortos de pre-incubación
  • (SPIDES) durante el almacenamiento de huevos

Son muy importantes para la eficiencia en incubación y la calidad de los pollitos.

En muchos países existen todavía incubadoras en las que no hay posibilidad de controlar la humedad relativa de los cuartos de incubación o de cualquier otra área en la planta incubadora.

En estas circunstancias debe considerarse el almacenamiento de huevos a temperaturas no muy bajas para evitar que haya condensación de agua sobre la cáscara de los huevos al ser estos extraídos de la cámara fría.

 

SELECCIÓN DE HUEVOS

Toda incubadora tiene como objetivo mantener una alta utilización de huevos y de pollitos. Existe entonces una correlación negativa potencial entre la eficiencia de la planta y la calidad de huevos y pollitos.

Figura 4. Esta incubadora tiene problemas serios de selección y manejo de huevo incubable. Pueden verse huevos de tamaño muy irregular, deformes, con el cascarón roto y es evidente que la calidad del cascarón es pésima. Todos estos problemas pueden evitarse implementando un estricto programa de control de calidad en la incubadora

Esto quiere decir que muchas veces, para obtener una mejor calidad promedio de huevos y pollitos, es necesario descartar más huevos y más pollitos que no satisfagan los estándares prescritos.

Es importante mantener una alta exigencia para la calidad de los huevos y no solamente eliminar aquellos de calidad deficiente sino también documentar con precisión los porcentajes de huevos sucios, manchados, rotos, defectuosos o mal posicionados para entonces poder asignar responsabilidades e implementar medidas correctivas

EVALUACIÓN DE LA CALIDAD DEL CASCARÓN

Conforme avanza la edad de las gallinas disminuye la capacidad de estas para utilizar e incorporar calcio en forma de carbonato de calcio en el cascarón.

El tamaño de huevo tiende a incrementarse en lotes de gallinas de mayor edad y con ello se adelgaza el cascarón gradualmente, promoviéndose así la contaminación bacteriana, las rupturas en el cascarón y los porcentajes de huevos contaminados que llegan a explotar dentro de las máquinas al momento de la transferencia y ante la vacunación in ovo, contaminándose así el resto de los huevos.

Una manera práctica (aunque no la única) de evaluar la calidad del cascarón es midiendo la gravedad específica de los huevos.

Para ello se preparan soluciones salinas con por lo menos tres posibilidades de gravedad específica, incluyendo 1.075, 1.080 y 1.085.

En la Tabla 1 se incluye una guía para la preparación de soluciones de sal, de manera que pueda evaluarse la gravedad específica.

Es de primordial importancia que la temperatura de las soluciones sea mantenida siempre a 18°C para asegurar la exactitud de la prueba.

Los resultados de este procedimiento son más precisos cuando se utilizan huevos recién puestos pero atemperados a 18°C. Debe usarse un hidrómetro para determinar la cantidad de sal a adicionar a partir de la solución madre.

Los huevos se sumergen en las tres soluciones salinas comenzando por la solución con la menor gravedad específica. Se cuentan y retiran los huevos que floten en cada solución. Por ejemplo, si hay 100 huevos en la muestra y 20 de ellos flotan en la solución de 1.075; 50 en la solución de 1.080; y 30 en la solución de 1.085 entonces podríamos hacer el siguiente cálculo:

(20 x 1.075) + (50 x 1.080) + (30 x 1.085)

Gravedad específica promedio = 108.05/100 = 1.080

Las parvadas que producen huevos con una gravedad específica inferior a 1.080 tienden a presentar problemas en incubación, puesto que la calidad del cascarón es inferior a la deseada. El estándar mínimo debe ser 1.080 o mayor.

INSPECCIÓN DE LOS HUEVOS ANTES DE LA INCUBACIÓN

Los huevos deben ser inspeccionados físicamente para determinar defectos físicos como por ejemplo:

Estos y otros defectos son indicativos de mala calidad debiéndose vigilar y documentar cotidianamente.

OVOSCOPÍA

Las incubadoras de etapas múltiples se prestan mucho a facilitar la evaluación de la fertilidad mediante ovoscopía a los 7-12 días de incubación pues es fácil abrir las puertas de las máquinas, entrar en ellas y hacer una evaluación de los huevos que se encuentren en esta etapa de incubación.

Se puede hacer ovoscopía en máquinas de etapa única, pero al abrir las puertas de las máquinas pueden alterarse fácilmente las condiciones de incubación, además de que no es fácil el acceso a los huevos que se encuentran en la parte media y posterior de la máquina.

Los cálculos de fertilidad hechos a los 7-12 días de incubación son bastante más precisos para la evaluación de la fertilidad que las pruebas de embriodiagnóstico hechas a los 21 días de Incubación

Por ejemplo, es mucho más fácil identificar con precisión el disco germinal a los 10 días de incubación que a los 21 puesto que ya a los 21 días de edad este disco germinal ya no es tan fácilmente distinguible. Debe tomarse en cuenta que este tipo de huevos lleva ya 3 semanas a 37°C sin viabilidad y degradándose las proteínas progresivamente en ellos.

EVALUACIONES DEL MEDIO AMBIENTE

No sólo debemos concentrarnos en los huevos y los embriones o en los pollitos como indicadores de la calidad de los procesos. Para que los embriones se desarrollen adecuadamente y que los pollitos tengan una calidad excelente es de primordial importancia que las máquinas y el edificio de la incubadora funcionen perfectamente.

Las incubadoras modernas deben tener la capacidad de controlar perfectamente la temperatura, la humedad relativa, el flujo de aire y las presiones negativa
y positiva en cada área.

Debe contarse con instrumentos que permitan la vigilancia constante de cada uno de estos factores para poder entender el por qué puede haber habido problemas que afecten la calidad de los nacimientos y la calidad y viabilidad de los pollitos.

Por último, la microbiología ambiental es una parte esencial de la evaluación del medio ambiente y de los procesos de limpieza y desinfección de la planta incubadora.



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Marzo 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube