AUTOR

Brian Fairchild

Michael Czarick

Diamond V

Se ha demostrado que las velocidades del aire a 3 metros por segundo o más, combinada con un sistema de refrigeración, no solamente ayuda a mantener la mortalidad relacionada con estrés por calor al mínimo, si no que facilita que los pollos sigan alimentándose y desarrollándose incluso durante los meses más calurosos del verano.

Sin embargo, si lo que queremos es asegurar el máximo rendimiento de las aves, la salud y el confort de todo el lote/toda la parvada, la ventilación túnel debe ser considerada como la herramienta fundamental en el caso de que las aves se encuentren sometidas a estrés por calor, ya tengan 60 o 5 días.

PERÍODOS DE CALOR EXTREMO

Aunque en general no se requiera la ventilación de túnel al comienzo del lote/parvada, se aconseja encarecidamente su uso durante períodos de calor extremo. En estos períodos de calor extremo, cuando la temperatura oscila entre 3 y 5 ºC por encima de los límites establecidos, comenzar los pollos a mostrar síntomas de estrés por calor -tumbándose en la cama extendidos o jadeando-

Cuando los animales empiezan a manifestar estrés por calor, debemos realizar un uso óptimo de los ventiladores y de la capacidad de los paneles refrigerantes para que los pollos puedan desarrollarse en un ambiente adecuado.

La ventilación túnel es la herramienta fundamental frente al estrés por calor en las aves

En la Figura 1 podemos observar una imagen térmica de pollos alojados en una nave con ventilación transversal en una tarde muy calurosa. La temperatura ambiental de la nave estaba cercana a los 37,7ºC; Sin embargo, la temperatura en el lóbulo auricular o conducto auditivo externo de los pollitos – zona que resulta ser muy buena indicadora de la temperatura corporal- marcaba algo más de 42,2ºC.

termografía de aves para ventilación

Imagen termográfica

Figura 1. Imagen térmica de pollos alojados en una nave con ventilación transversal en una tarde muy calurosa

Generalmente, el lóbulo auricular en las aves se encuentra un par de grados por debajo de la temperatura corporal, que ronda normalmente los 41,1ºC.

Cuando la temperatura sobrepasa los 41ºC los pollos empezarán a sufrir síntomas relacionados con el estrés por calor

Este caso en particular confirma la relación existente entre la temperatura del lóbulo auricular de los pollitos y de la temperatura corporal. Bajo estas condiciones de temperatura del lóbulo auricular, los pollitos jadeaban profundamente tumbándose sobre la cama con las alas extendidas. Además, debido a estas condiciones de estrés por calor muy pocos pollitos comían y bebían.Aunque la probabilidad de mortalidad no era demasiado elevada, en esta situación el desarrollo de las aves y su salud se veían bastante comprometidas.

Figura 2. Efectos del estrés cal.rico en aves jóvenes

ÍNDICE DE INTERCAMBIO DE AIRE

Como la cantidad de calor producida por un lote de pollitos jóvenes es relativamente baja, el número de ventiladores túnel a utilizar -para tener un índice adecuado de intercambio de aire- es menor que el número de ventiladores que se deben utilizar cuando las aves ya tienen el peso suficiente para ir al matadero -casi al final de su ciclo productivo-

Dado que la producción total de calor en las aves más jóvenes es sustancialmente más baja que en las aves al final de su ciclo productivo, la capacidad de ventilación túnel que necesitaríamos para ventilar será sustancialmente más baja, normalmente entre 0,45 – 0,9 m3/min/m2.

La diferencia de temperatura desde los paneles refrigerantes hasta los ventiladores debería monitorizarse a conciencia.

En el caso de que exista una diferencia de 2,2 a 2,7ºC , debemos emplear capacidad adicional de ventilación túnel

Es importante resaltar que las capacidades mínimas de los ventiladores en ventilación túnel representadas en la figura 3 hacen referencia a estimaciones.

Figura 3. Capacidad mínima de ventilación túnel que debe utilizarse en función de la edad de la ave

Una nave de 12 metros por 150 metros con pollos al final de su ciclo productivo, se requerirán aproximadamente 5.486,4 metros cúbicos por minuto de la capacidad del ventilador (12x150x 3,048m3/min/m2). Sin embargo, para aves de dos semanas de edad solamente se necesitarían 1.920,24 metros cúbicos (12x150x1,0668 m3/min/m2).

VENTANAS DE LA VENTILACIÓN TÚNEL

Debemos tener especial cuidado de no cerrar demasiado las ventanas o trampillas de la ventilación túnel, ya que esto puede traer consigo que se generen turbulencias de aire en la zona de entrada.

Si se va a realizar una apertura parcial del túnel deberá ser proporcional al número de ventiladores en funcionamiento. De esta manera se abrirán un tercio de las ventanas o trampillas de la ventilación túnel en el caso de que un tercio de los ventiladores estén en marcha.

VELOCIDAD DE AIRE

Es de vital importancia que la velocidad del aire sea apropiada para de esta manera asegurar una adecuada eliminación del calor y el enfriamiento del ambiente donde se encuentran las aves.

Debido a la cobertura mínima de plumaje de las aves jóvenes, así como a su alta relación superficie/peso, se requerirá una mínima velocidad del aire para eliminar el exceso de calor y así mantenerlas en un ambiente cómodo. Si la temperatura de la nave ronda los 32,2ºC, el hecho de producir velocidades de aire mayores no ocasionará daño en las aves. Sin embargo, sí es verdad que puede resultar en excesivo uso de energía.

Se recomienda que la velocidad del aire en ventilación túnel se mantenga por debajo de los 1,52 m/segundo durante las primeras dos semanas del lote/parvada

La imagen termográfica de la Figura 4 fue tomada en la misma nave que se mostraba la Figura 1, con una diferencia de 15 minutos después de que en la nave se pasará de ventilación transversal a ventilación túnel. El 30% de los ventiladores túnel de las naves operaban con un rendimiento de 0,45m3/ min/m2, produciendo una velocidad de aire de aproximadamente 5,66m3/minuto. Tras un corto período de tiempo la temperatura del lóbulo auricular de las aves cayó por debajo de los 40ºC y la mayoría de las aves dejó de jadear y comenzaron a beber y alimentarse.

Figura 4. Imagen termográfica de pollitos jóvenes en una nave con ventilación túnel

PANELES REFRIGERANTES O COOLING

Si las aves todavía muestran síntomas de estrés por calor después de cambiar el modo de ventilación a túnel, deberemos poner en marcha los paneles refrigerantes. En el caso de un mal funcionamiento de los paneles refrigerantes, aumentando en exceso la humedad de la nave, puede suceder que la temperatura de entrada del aire caiga por debajo de los valores deseados.

Esto puede traer consigo que los ventiladores se apaguen y que la ventilación de la nave pase a transversal o incluso que se encienda la calefacción

Para prevenir el enfriamiento excesivo del aire que entra en la nave por medio de los paneles refrigerantes, se aconseja no activar la refrigeración teniendo en cuenta únicamente la temperatura exterior de la nave.

La cantidad de aire refrigerado producido por los paneles refrigerantes no se detiene de manera instantánea al apagar los mismos.

Cuando se añade agua a un panel refrigerantes seco, la cantidad de aire refrigerado producido continúa aumentando durante los primeros diez minutos a medida que el agua fluye sobre el panel de celulosa y pasa al interior del mismo.

Incluso si se apagan las bombas de circulación después de haber estado en funcionamiento durante un par de minutos o menos, la temperatura del aire de entrada empezará a sufrir un descenso durante otros diez minutos a medida que el agua se adentra en el interior del panel.

Figura 5.Temperatura del aire entrante en la nave donde las bombas de circulación del sistema de enfriamiento estuvieron operativas durante dos minutos (2:09 pm a 2:11 pm)

La Figura 5 nos muestra cómo la temperatura del aire de entrada continuará descendiendo incluso después del apagado de los paneles de refrigeración.

  • Dicha temperatura era de 34,4ºC antes de la activación de los paneles de refrigeración. Éstas fueron brevemente activadas desde las 2:09 pm hasta las 2:11 pm.
  • Al cabo de un minuto desde la activación de los paneles, la temperatura del aire de entrada disminuyó aproximadamente dos grados hasta los 33,3ºC.
  • Un minuto después la temperatura del aire de entrada era de 31,6ºC y las bombas de circulación fueron apagadas.
  • Incluso cuando no había agua circulando sobre los paneles la temperatura de entrada siguió descendiendo hasta los 28,3ºC. Si en esta nave hubieran pollitos de una semana de vida, la reducción de 5ºC de la temperatura probablemente se hubiese traducido en un enfriamiento excesivo de las aves.

Para la cría de aves jóvenes debemos asegurarnos que la temperatura de entrada del aire no se encuentre por debajo de los 32,2ºC

A la hora de limitar el enfriamiento producido por un sistema de refrigeración por evaporación la mejor opción será, si es posible, humedecer únicamente la mitad del panel a cada lado de la nave. Además, las bombas de los paneles refrigerantes deberían estar operativas no sólo en función de la temperatura, sino también mediante un temporizador a intervalos.

Una vez que la temperatura de la nave es excesiva, los paneles refrigerantes se deberán configurar para que se pongan en funcionamiento al menos diez segundos cada 10 minutos. Es conveniente que los paneles refrigerantes funcionen durante un tiempo mínimo e ir incrementando el tiempo después de un ciclo o dos, siempre y cuando el enfriamiento sea insuficiente.

Es importante tener en cuenta que la velocidad del aire es fundamental para el enfriamiento de las aves más jóvenes, y que el sistema de refrigeración por evaporación debería utilizarse como herramienta secundaria

Si el panel refrigerante se humedece demasiado será muy complicado evitar el exceso de enfriamiento del aire que entra a la nave durante las próximas horas. Los paneles de refrigeración por evaporación no deberían emplearse como sustitutos para obtener un adecuado intercambio y velocidad de aire.

REPARTO UNIFORME DE LOS ANIMALES

También es importante que las aves de mayor edad estén repartidas uniformemente por toda la nave. Siguiendo esta lógica deducimos que a mayor distancia entre ellas será menor la cantidad de velocidad de aire requerida para mantener a las aves frescas. Si las aves se encuentran agrupadas en una zona de la nave, debemos considerar la opción de repartirlas por toda la superficie.



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Junio 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube