La campilobacteriosis es la zoonosis más comúnmente reportada en humanos en la Unión Europea. Según el último informe resumido de la UE sobre tendencias y fuentes de zoonosis, agentes zoonóticos y brotes transmitidos por alimentos, la tasa de notificación de campilobacteriosis fue de 66.3 por 100.000 habitantes en 2016, correspondiente a un aumento del 6,1% con respecto a 2015. La mayoría de las infecciones en humanos son causadas por C. jejuni y C. coli.

Además del costo económico, la mortalidad y la morbilidad asociadas con la enfermedad, es preocupante la aparición alarmante de cepas resistentes a los antimicrobianos.

Aunque varias fuentes de la infección humana por Campylobacter spp. se han descrito (por ejemplo, leche, agua, carne de cerdo, carne de vacuno, contacto con mascotas o animales de granja), la carne de aves ha sido reconocida como la más importante.

Durante el procesamiento en el matadero, las canales de los pollos de engorde pueden contaminarse con Campylobacter spp. originalmente de la superficie externa de los animales o del tracto intestinal.

Además, las etapas críticas de procesamiento destinadas a evitar la contaminación de la carne de aves de corral (por ejemplo, escaldado y enfriamiento) no siempre son eficientes. Por lo tanto, parece necesario un enfoque preventivo centrado en reducir los niveles de prevalencia en la granja.

En las últimas dos décadas, la colonización de pollos de engorde por Campylobacter spp. se ha relacionado principalmente con una bioseguridad deficiente, es decir el traspaso de contaminación entre lotes consecutivos debido a medidas de higiene inadecuadas, el acceso de vectores a los gallineros (p. ej., insectos, roedores y aves silvestres), la presencia de otras especies animales en la granja, y agua potable no tratada.

Sin embargo, otros estudios han investigado la asociación bidireccional entre el bienestar animal durante los procedimientos previos al sacrificio y la carga de Campylobacter spp. Por ejemplo, se ha demostrado que la captura y colocación de aves en cajas para el transporte puede estar asociada con un aumento de las tasas de excreción de Campylobacter spp., pero los mecanismos precisos subyacentes a esta relación aún no se han entendido.

Campylobacter

En un reciente estudio hecho en la Universidad de Oporto en Portugal (ICBAS-UP) los investigadores tuvieron como objetivo específico (i) estimar la proporción de lotes de engorde con evidencia de presencia en las heces o la piel por Campylobacter spp., (ii) y medir el impacto de los factores relacionados con el transporte en las crecientes tasas de excreción esperadas desde la granja hasta el matadero.

Hubo evidencia de presencia de Campylobacter spp. en el 80% de las granjas, basada en al menos una muestra de piel o heces que dan positivo a través de métodos microbiológicos clásicos, pero el 95% de los lotes muestreados en el matadero dieron positivo para C. jejuni en muestras fecales hechas por biología molecular.

Estos resultados son similares a los reportados por otros estudios, que encontraron hasta 100% de prevalencia de Campylobacter spp. en muestras cecales en el matadero. Una encuesta de tres años en todo el Reino Unido encontró que el 79.2% de 1,174 lotes muestreados en el matadero fueron colonizadas con Campylobacter spp., siendo C. jejuni el más comúnmente diagnosticado. Sin embargo, la prevalencia de Campylobacter spp. en lotes de pollos de engorde varía mucho entre los diferentes países.

Las posibles consecuencias de este alto nivel de contaminación por Campylobacter spp. incluye lo siguiente:

  • Mayor probabilidad de propagación de Campylobacter spp. entre lotes debido a la corta distancia entre granjas y enlaces logísticos.
  • Alto riesgo de contaminación ambiental y propagación a diferentes especies animales.
  • Infección humana a través del consumo de carne de pollo por contaminación cruzada en el sacrificio o durante el procesamiento.

Los resultados actuales indican que después del transporte hay un aumento posterior en la cantidad de Campylobacter spp. en hisopos de piel, pero no en el de las muestras fecales.

El transporte puede afectar el desprendimiento de Campylobacter spp.. Se han sugerido varios elementos que podrían afectar, como:

  • El estrés del transporte,
  • La retirada de alimento,
  • La distancia de transporte
  • El tiempo de espera antes del sacrificio.

De hecho, el estrés inducido por la captura y el transporte puede aumentar el desprendimiento de bacterias intestinales, como Campylobacter spp. Los mecanismos precisos subyacentes al vínculo entre el estrés y la eliminación de patógenos en las aves de corral aún no se han determinado con precisión, pero se ha propuesto que podrían estar relacionados con trastornos intestinales.

Por lo tanto, es vital que nos centremos en los beneficios potenciales de la minimización del estrés durante la captura y el transporte como una forma de mejorar el bienestar animal y reducir la eliminación de patógenos entéricos de los pollos de engorde.

Con respecto al impacto potencial del ayuno de alimento, en promedio, el número de Campylobacter en la piel de los pollos aumenta dos veces y media entre la granja y el matadero. Además, con una alta excreción de Campylobacter a través de heces (que también aumenta entre explotación y matanza). Se esperará una mayor contaminación de las jaulas de transporte (con mayor probabilidad de vectorización para las explotaciones si la higiene no es 100% efectiva) y en toda la línea de sacrificio.

Por lo tanto, reducir la duración de la estancia en las jaulas o contenedores, reduciendo la contaminación fecal de la piel son aspectos clave para el cumplimiento límite de contaminación (en la piel del cuello después del sacrificio) actualmente en la legislación europea.

Campylobacter

Además, este estudio reunió información sobre posibles determinantes de riesgo para la prevalencia Campylobacter spp. en pollos de engorde. Ninguno de estos factores se encontró asociado con las variables de los resultados. Se esperaba que el número de aves en el lote o la densidad de población estuvieran correlacionados con los recuentos de Campylobacter spp., pero no fue así.

En un estudio danés se encontró que una alta densidad de población era un factor protector en los pollos de engorde, pero los autores argumentaron que esto podría ser engañoso, ya que aquellas granjas con la mayor densidad de población eran las que tenían las rutinas de manejo más estrictas y los niveles más altos de bioseguridad.

Las características de las granjas de alto rendimiento se midieron potencialmente con la relación covariable peso (kg) / edad (días). Sin embargo, en este estudio no encontró una asociación entre esta covariable y la cantidad de Campylobacter spp.. Las granjas de bajo rendimiento tenían más probabilidades de tener mayores cantidades de Campylobacter spp. en el primer aclarado, pero no se observaron diferencias en las etapas finales del crecimiento.

En este nuevo estudio, solo el 25.8% de los lotes estaban sujetos a aclarado al momento del muestreo, y no se observaron asociaciones entre esta práctica y los recuentos de Campylobacter spp..

Se ha demostrado que el tiempo de vacío sanitario insuficiente y la presencia de perros en la granja está asociado con lotes positivos a Campylobacter spp.

La detección en los sistemas de distribución de agua puede ser un desafío debido a sus estados relativamente no cultivables pero viables.

Se ha descubierto que el agua de bebida puede ser una fuente del patógeno en las aves de corral. Los resultados actuales no mostraron una diferencia significativa en la cantidad de Campylobacter spp. entre lotes que reciben aguas superficiales o de pozos de alta profundidad.

Hasta donde sabemos, ningún otro estudio ha comparado la presencia de Campylobacter spp. en granjas avícolas con estas dos fuentes de agua particulares.

En resumen, este estudio mostró que la proporción de lotes de pollos de engorde que dan positivo para Campylobacter spp. fue muy alta, con más de tres cuartos de todas las granjas con presencia de Campylobacter spp.

El tratamiento de infecciones por Campylobacter spp. en humanos puede ser difícil debido a la resistencia a los antimicrobianos.

Estas resistencias, reconocidas tanto por la CDC como por la OMS, generalmente se asocian con el uso de antibióticos en la producción primaria.

Helicobacter pullorum, una bacteria enterohepática que pertenece al grupo “organismos similares a Campylobacter”, se ha detectado en estudios recientes, tanto en aves como en humanos y se estima que en muchos casos se identificó por error como Campylobacter spp.

De hecho, hay múltiples especies de Campylobacter y no todas están implicadas en la legislación. Hay docenas de especies que, sin interferir con la enfermedad en las personas, influyen en la colonización de C. jejuni. Lo que parece suceder es que una mayor diversidad de especies de Campylobacter en el tracto intestinal del pollo reduce el valor absoluto de C. jejuni, reduciendo la amenaza de esta especie.

La principal amenaza para la diversidad de   Campylobacter spp. es la bioseguridad. Lo que es controvertido. La gestión de riesgos cuando se habla de Campylobacter en pollos siempre implica aumentar las medidas de bioseguridad. Lo que sabemos en la práctica es que la efectividad de estas medidas es nula en el combate a C.jejuni.

Para más información consulte:

External contamination of broilers by Campylobacter spp. increases from the farm to the slaughterhouse A. J. Mendesa, N. L. Santos-Ferreiraa , F. M. Costaa, E. P. Lopesa, J. Freitas-Silvaa,b,  A. S. Inácioa, F. A. Moreiraa,c and P. Martins da Costaa,b a ICBAS – Instituto de Ciências Biomédicas Abel Salazar, Universidade do Porto, Porto, Portugal; b CIIMAR – Centro Interdisciplinar de Investigação Marinha e Ambiental, Universidade do Porto, Matosinhos, Portugal; c Animal Science and Study Centre (CECA), Food and Agrarian Sciences and Technologies Institute (ICETA), University of Porto (UP), Porto, Portugal



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Junio 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube