06 Jul. 2019

Patología & Salud animal

Patología & Salud animal

Bronquitis Infecciosa: Cepa variante Q1, un nuevo desafío para Latinoamerica

En los últimos años se detectó en varios países de América del Sur una nueva cepa de campo de virus de Bronquitis Infecciosa (IBV), la cepa variante china «Q1» también conocido como «J2» o «T3».

Su aislamiento o detección molecular se correlacionó con cuadros clínicos observados en diversas empresas en Chile, Argentina, Perú y Colombia. Este artículo resume algunos hallazgos epidemiológicos, clínicos y diagnósticos recientes junto con las estrategias utilizadas para el control de la enfermedad a partir de la aparición de esta variante de IBV.

IBV

La IBV es una enfermedad aguda respiratoria altamente contagiosa de los pollos de distribución mundial.

El tejido primario para la replicación inicial es el epitelio de las vías respiratorias, donde se produce lesiones iniciales. Luego, de acuerdo al tropismo de cada cepa viral puede provocar lesiones en otros órganos y sistemas de las aves.

El agente causal es un Coro-navirus cuya característica biológica principal es su alta tasa de mutación en el campo, lo que da lugar a la generación de nuevos serotipos y genotipos, conocidos como variantes de IBV que, en general presentan escasa protección cruzada entre sí.

Durante los últimos años, en la región comenzaron a presentarse casos clínicos de IBV en pollos de engorde, reproductores y gallinas de alta postura donde las estrategias de prevención utilizadas no evidenciaban una respuesta eficaz en el control de la enfermedad. Por esta razón se comenzó a sospechar de la presencia de variantes de IBV que no eran controladas por las vacunas disponibles.

La cepa variante Q1 de IBV fue detectada por primera vez en China en el año 1998 y reportada poco después (Yu et al., 2001).

 

Su distribución geográfica actual es:

Colombia, Peru, Chile, Argentina, Italy, Iran, Saudi Arabia, Jordan, Taiwan, China y Russia

 

 

Yu et al. (2001), Han et al. (2011), Toffan et al. (2011), Ovchinnkova (2011), Jackwood (2012ab), de Wit et al. (2012), Alvarado (2012), Ababneh et al. (2012), Toffan et al. (2013), Sesti et al. (2014)

En Chile a partir del año 2008 infecciones por IBV fueron responsables de cuadros clínicos con graves problemas a nivel respiratorio, renal, reproductivo y mortalidad en pollos de engorde superior a 20% en lotes de aves vacunadas con vacunas Massachusetts.

Esta situación planteó la inquietud de si las variantes de IBV podrían estar involucradas ya que las vacunas Massachusetts no eran capaces de inducir un nivel suficiente de la protección cruzada.

Para investigar esta posibilidad, una serie de aislamientos de IBV de estos casos clínicos fueron analizados mediante determinación de su genotipo, patotipo y protectotipo.

Los resultados fueron concluyentes ya que 16 de los 17 aislamientos de campo chilenos mostraron ser del genotipo Q1 chino (de Wit et al., 2012).

COLOMBIA

A partir de muestras clínicas de Colombia obtenidas durante los años 2011 y 2012 se llevó a cabo un estudio en la Universidad de Georgia en  EE.UU., donde los aislamientos fueron caracterizados genéticamente (Jackwood, 2012; Alvarado, 2012). En este caso, 26 de los 38 aislamientos presentaron 98% de similitud genética (gen de la proteína S1) con la cepa Q1 China.

ARGENTINA

En Argentina y a partir de muestras clínicas tomadas entre los años 2011 y 2013 en la Provincia de Entre Ríos, investigaciones realizadas por el INTA junto con el SENASA determinaron que un alto porcentaje de los aislamientos caracterizados mediante secuenciación de una región del gen S1, estaban incluidos dentro del cluster A, grupo que tiene como secuencia de referencia la cepa Q1 de IBV (Vera, Terrera et al., 2014).

En todas las empresas, la detección de la cepa variante Q1 de IBV siempre se asoció con alta mortalidad hacia el final del ciclo en pollos de engorde, septicemia grave, muerte abrupta y diferentes niveles de lesiones renales. Por otro lado, en gallinas reproductoras y de alta postura se observaron cuadros a nivel renal y reproductivo.

Por su parte, la serología para IBV a la edad de faena parece ser una información de gran valor para determinar desafíos por cepas de IBV en lotes de pollos de engorde con problemas clínicos.

 

Con algunas pocas excepciones, casi todos los lotes clínicamente afectados por la cepa Q1 evidenciaron seroconversión más elevada de lo normal a la edad de faena. El siguiente gráfico muestra la seroconversión de dos lotes afectados por la cepa Q1 que fueron vacunados en planta de incubación sólo con una cepa Massachusetts.

IDEXX IBV ELISA KIT (idexx, westbrook, ME, USA)

 

En términos generales y antes de la aparición de la cepa variante Q1 de IBV, en todos estos países, los pollos de engorde eran vacunados frente a IBV al día de vida (aplicación por aspersión) y en algunos casos recibían una revacunación en el campo (14 a 16 días; aspersión o vía agua de bebida).

Las cepas vacunales comúnmente utilizadas eran IBV Massachusetts (H120, Mass) y / o Connecticut. Las evidencias clínicas permitieron concluir que independientemente del programa de vacunación utilizado, con estas cepas no se logró controlar la cepa Q1 de manera sostenible y eficaz incluso cuando se optimizaron las medidas de bioseguridad.

La falta de efectividad de los programas de vacunación que incluyen cepas Mass contra la variante Q1 es algo previsible (de Wit et al., 2011), ya que la similitud de la secuencia del gen de la proteína S1 entre la cepa Q1 y cepas Massachusetts es bastante baja.

De acuerdo a diferentes estudios, se encuentra en un rango de 77-82% con la cepa estándar (M41) y con las cepas vacunales Massachusetts (de Witt et al., 2012; Ababneh, 2012).

Con el fin de encontrar un protocolo de vacunación eficaz para proteger pollos de engorde contra la cepa variante Q1 de IBV, en los últimos años se llevaron a cabo diferentes ensayos en aves vacunadas con la combinación de dos cepas (de Wit et al., 2012; Sesti et al., 2014).

 

Estos ensayos utilizaron una asociación de una vacuna viva cepa Massachusetts con una cepa del tipo 793/B en los programas de vacunación.

Este enfoque ha dado lugar a una excelente protección evidenciada por:

la optimización en el desempeño de las aves (ganancia de peso),

la ausencia de enfermedad clínica; la disminución de la ciliostasis inducida por la variante Q1 que circula en América del Sur.

Una prueba evidente de esta protección se percibe claramente en los resultados zoo- técnicos observados en Chile y Argentina inmediatamente después de la aplicación del nuevo programa de vacunación lo cual, es un claro indicio de que la cepa variante Q1 de IBV logró ser controlada efectivamente por la combinación de tales cepas vacunales de IBV.

La diseminación de la cepa variante Q1 de IBV en América del Sur parece ser evidente y difícil de detener. En este sentido, ya está confirmada la presencia de esta variante en tres países (Chile, Argentina y Colombia) y en un cuarto país (Perú) las investigaciones que permitan con- firmar su presencia están muy avanzadas.

Las pérdidas económicas para la industria avícola en los países afectados han sido muy significativas, lo cual justificó un adecuado trabajo de relevamiento y diagnóstico y la evaluación de nuevos programas de vacunación para el control eficaz de los cuadros clínicos.

Los diferentes estudios de protectotipo realizados junto con los resultados observados en el campo durante los últimos años, han permitido concluir que la combinación de las vacunas IBV Mass y 793/B ha sido una alternativa eficaz para el control de la cepa variante Q1 de IBV circulante en esta región.

Finalmente, es importante mencionar que cualquier mejora implementada en las medidas de bioseguridad de los sistemas de producción será clave para un control fiable y prolongado de la enfermedad.

Deja tu comentario