06 Abr 2014

Arranque de los pavipollos base de los resultados productivos

El desarrollo apropiado de la manada comienza con comprender  y cumplir de forma consistente las necesidades ambientales de los animales, entendiendo la importancia de tener controladas la humedad, temperatura y los gases tóxicos que se forman y la necesidad por tanto de medir adecuadamente estos parámetros para asegurar que los niveles permanecen en el intervalo óptimo.

Si tenemos el ambiente controlado podemos optimizar el crecimiento de los animales y la conversión alimenticia (IC).

El control del ambiente

El dióxido de carbono (CO2) es un gas inodoro e incoloro que tiende a concentrarse en el suelo de la nave si la ventilación no es la adecuada. Su origen se debe a la respiración de los pavipollos por un lado y a la combustión de las estufas o calentadores instalados en la nave.

arranque-pavipollos-responsable-resultados-productivosUna concentración de CO2 demasiada elevada provoca alteraciones en el metabolismo de los animales con un empeoramiento del aprovechamiento energético de los nutrientes (sobretodo la Glucosa) y un deterioro de la salud de los animales por la predisposición a sufrir procesos respiratorios.

Los pavipollos pueden en esta situación ser más sensibles al frío, incluso cuando aparentemente la temperatura es la adecuada, repercutiendo por tanto también en el aprovechamiento energético del pienso, que debe redirigirse hacia la generación de temperatura corporal.

La revisión y el mantenimiento de los equipos de calefacción tienen importancia en estas primeras etapas, ya que si no funcionan adecuadamente se produce monóxido de carbono (CO), que también es otro gas incoloro y inodoro muy pesado que se distribuye justo por encima de las camas y extremadamente tóxico.

Unos niveles relativamente bajos de 25ppm de CO durante periodos prolongados afectarán a la salud y al rendimiento del lote de pavipollos (ver figura 1).

arranque-pavipollos-responsable-resultados-productivos-2

Proceso de intoxicación por CO

Unas sencillas sondas distribuidas por el interior de la nave nos registraran los niveles de ambos en el ambiente y ayudará a determinar si el nivel es excesivo y por tanto habrá que revisar los equipos de calefacción o aumentar la ventilación.

La temperatura y la humedad son dos parámetros que también hay que controlar mediante las sondas situadas estratégicamente a lo largo de la nave. Niveles inferiores al 60% de humedad se consideran como los adecuados para mantener las camas secas pero hay que valorarla conjuntamente con la temperatura. La combinación temperatura-humedad es uno de los indicadores más importantes de confort que podemos valorar con la interpretación de los datos suministrados por las sondas.

Al aumentar la humedad se produce el efecto del estrés térmico ya sea por calor bochornoso o frío penetrante.

Ventilación adecuada

El primer paso para poder diseñar una ventilación adecuada es tener una nave que se pueda cerrar las entradas de aire y conseguir que únicamente entre por donde nosotros queramos, y así el flujo de aire puede ser dirigido y controlado a través del sistema de entrada de aire.

La extracción de aire debe de ser controlada por un termostato que regule la extracción según la temperatura y las necesidades de extracción por la edad de los animales. Los extractores deben disponer de cerramientos externos para evitar que entre aire por ellos cuando no funcionan. Las fugas del sistema de extracción repercuten en una renovación indebida y una mayor dificultad de secar las camas, así como un mayor gasto en calefacción.

El número de extractores y las dimensiones de la abertura para que entre el aire limpio del exterior son determinados por la capacidad mínima del propio extractor, de las características de la nave y de la capacidad de los calefactores, teniendo en cuenta también si estos tienen la salida de humos al exterior o no.

Control de la ventilación

En primer lugar hay que establecer una adecuada ventilación mínima de inicio por los animales presentes en la nave (Ver gráfica 1). A continuación se debe modificar según nos marque el control de gases de carbono (CO2 y CO) presentes en la nave y mantener la humedad ambiental por debajo del 60%.

arranque-pavipollos-responsable-resultados-productivos-gr1

Es muy importante mantener la humedad relativa por debajo del 60%, incluso aunque derive en un mayor consumo de calefacción para mantener la temperatura, ya que humedades superiores vienen acompañadas de camas húmedas que son muy perjudiciales sanitariamente para los pavos.

Ajuste del termostato a la variación mínima de 1°C por encima de la temperatura objetivo. Todos los extractores deben estar conectados a un solo ordenador de control ambiental que regulará secuencialmente la entrada en funcionamiento de ellos.

El sistema de ventilación tipo túnel es uno de los preferidos por la facilidad de control, sin embargo en algunas zonas puede ser rentable instalar sistemas mixtos túnel-transversal.

El primer paso para saber cuándo necesitamos  ventilar en invierno, es entender las variables que influyen en la calidad del aire. Un productor de pavos, además de la temperatura, debe controlar 3 variables en relación a la calidad del aire: el dióxido de carbono, la humedad relativa y el amoníaco.

Altas concentraciones de CO2 pueden producir letargia en los pavipollos y disminución de los rendimientos productivos. Una ventilación insuficiente también   puede dar lugar a un aumento de la humedad relativa.

Tratar de establecer la ventilación mínima necesaria para una explotación, equilibrando el bienestar de las aves y los costes de calefacción, siempre será un desafío. Por lo tanto, entender el objetivo de la tasa de ventilación mínima durante los períodos fríos, nos ayudará a mejorar la salud de las aves, a obtener mejores rendimientos y a controlar la ventilación que acarreará menos costes en la calefacción. (Ver gráfica 1). 

El gráfico 3 proporciona una manera de determinar las tasas mínimas de ventilación para controlar la humedad ambiental, el consumo diario de agua y la temperatura ambiental. Esta gráfica se basa en una temperatura exterior de 1º C.  Las tasas de ventilación mínima se pueden ajustar para enfrentarse a las distintas condiciones frente al frío.

arranque-pavipollos-responsable-resultados-productivos-gr3

El pavo por cada medio kilo de alimento consumido, beberá aproximadamente un litro de agua. Por lo tanto, a mayor cantidad de alimento ingerido, mayor cantidad de agua, con el consiguiente aumento de la humedad. Por ello, tenemos que utilizar la ventilación mínima para poder controlar la humedad ambiental. Si conocemos la cantidad de agua, la temperatura interior y exterior de la nave y fijamos la humedad relativa interior, entonces podemos realizar el cálculo de la ventilación mínima que necesitaremos para disminuir la humedad que aportan las aves.

Reducción de la estratificación del aire

Si en el interior de la nave no se consigue una homogeneidad del aire y se produce estratificación, se pueden instalar ventiladores de circulación, que son una gran herramienta para ayudar en la mezcla entrante de aire y reduciendo la estratificación del aire en la nave de forma que mantendrá las temperaturas homogéneas.

Un buen flujo de aire nos reducirá la estratificación y nos evitará que la cama se convierta en una esponja que absorba toda la humedad ambiental. Los pavos son especialmente sensibles a las pérdidas de temperatura corporal por las patas y enfermedades como la enteritis necrótica o las coccidias se ven favorecidas por camas húmedas.

Hay que considerar que si no estamos atentos el aire tiene la capacidad de contener más humedad La ventilación en los pavos tiene generalmente más importancia en controlar la humedad ambiental y de las camas que no la renovación de aire propiamente dicha.

El agua de bebida

Entre manadas es necesario preparar las líneas de agua mediante la eliminación de las biofilms que se acumulan durante el último lote. Es importante porque el biofilm es el soporte para las bacterias y otros patógenos dañinos en el agua y tienen un efecto negativo sobre la salud de las aves y su rendimiento.

La limpieza debe ser sistemática tan pronto como las aves salen de la instalación y las tuberías se llenan de soluciones anti-biofilm. El de peróxido de hidrógeno a dosis altas utilizado alrededor de 24 horas para eliminar todas los biofilms o encharques de cloro son las medidas necesarias.

El método más común para el saneamiento del agua se utiliza el cloro o el peróxido de hidrógeno. Hay que extremar las precauciones en su uso, pues en en el mercado hay muchos sistemas que a menudo ni tan solo tienen efecto residual.

Junto con el biocida se acostumbre a necesitar el control del pH del agua para lograr estar alrededor del 5,5 a 6,5. Cuando se utilicen vacunas vía agua sobretodo debe  tenerse en cuenta que los biocidas la pueden destruir.

Salud intestinal 

Las enteritis en los pavos puede ser causadas por un número de diferentes factores tales como la cantidad de carga bacteriana en su suministro de agua y la mala calidad del aire , que puede incluir alto nivel de gases tóxicos , entornos de alta humedad que pueden conducir a malos hábitos alimenticios o la alimentación compulsiva en los animales que los anima a comer basura y cuando tenemos alta humedad (en la instalación) las camas se humedecen  y se producen  altas cargas bacterianas .

Es el efecto retroactivo, pues las aves pierden resistencias debido a la cantidad de bacterias que se encuentran y que compromete la absorción de nutrientes. Los niveles de humedad de la cama y la nave se pueden elevar a causa de la formación de amoniaco ( bacterias , agua, y el calor ) y la humedad relativa que tengamos en la nave.

En estos casos los pavipollos están estresados y se incrementa la problemática sanitaria debido a enfermedades respiratorias.

La conversión alimenticia va a subir como la espuma debido a que las aves desvían recursos continuamente para aumentar la lucha defensiva en lugar de aportarlos  para el crecimiento. Lógicamente en estos casos disminuyen los pesos corporales y aumenta la mortalidad, afectándose la uniformidad de la partida de animales.

Retendremos que ….

Los gráficos por edad mínima para las tasas de ventilación pueden ser útiles, pero todavía es necesario monitorear y mantener los niveles de CO2 inferiores a 2.500 ppm y las de CO por debajo de 25 ppm.

La demanda de la ventilación en pavos se incrementa con el aumento de la humedad y el sistema tendrá que funcionar con más intensidad para controlarlo.

Las condiciones climáticas exteriores, época del año, la edad y la salud de la manada hacen que los requisitos de ventilación  puedan variar.

El control de la humedad así como mantenerla por debajo del 60 % condicionan el desarollo y crecimiento de los pavos. A medida que la humedad aumenta por encima del 60% la cama comienza a deteriorarse causando una mala evolución del lote y la presencia de niveles altos de amoníaco que pueden ocasionar problemas sanitarios.

Sobretodo en los primeros días de vida, alimento, agua y el ambiente adecuados, garantizan un correcto desarollo y resulta en un menor gasto de medicamentos, una mejora de la tasa de crecimiento diario y la eficiencia alimenticia .

Cuando lotes de pavipollos no se encuentran en adecuadas condiciones presentan predisposición a enfermar, siendo el estrés de los primeros días, la causa raíz o el factor desencadenante.



REVISTA AVINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Magazine aviNews aviNews América Latina Junio 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


aviagen
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revista en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
aviNews en
Youtube